Altered Carbon: 2 de Febrero por Netflix.

Basada en la clásica novela ciberpunk de Richard K. Morgan, Altered Carbon es una intrigante historia de asesinato, amor, sexo y traición que toma lugar 300 años en el futuro. La sociedad ha sido transformada por las nuevas tecnologías: la conciencia puede ser digitalizada, los cuerpos humanos son intercambiables, la muerte ya no es permanente. Altered Carbon se estrenará en Netflix el viernes 2 de febrero.

De la creadora y productora ejecutiva Laeta Kalogridis, Altered Carbon es protagonizada por Joel Kinnaman, James Purefoy, Martha Higareda, Renee Elise Goldsberry, Will Yun Lee y Dichen Lachman.

netflix.com/alteredcarbon

Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman) es un anacronismo.
Un rebelde de otro siglo revivido trescientos años después de que lo congelaran. Misión: resolver un asesinato a cambio de una nueva vida. Primera parada: entrevistar a la víctima. En Altered Carbon, la muerte
no es inevitable. Los humanos pueden descargar su conciencia y traspasarla a otro cuerpo o “funda”. Los más ricos, sin embargo, que viven en las nubes, pueden hacer algo más: personalizar sus fundas y clonarse a sí mismos. Laurens Bancroft (James Purefoy) no solo es uno de los hombres más ricos y poderosos de la Tierra, sino que de todas las colonias, y ha estado haciendo justamente eso por varios siglos, hasta que alguien lo asesinó y evaporó una de sus pilas corticales. Kovacs llega a Bay City, un territorio extremadamente violento de la Tierra, lleno de sombras, enigmas y callejones oscuros. ¿Quién habitaba su cuerpo antes? ¿Dónde está ahora la mujer que alguna vez amó? ¿Por qué la teniente Kristin Ortega (Martha Higareda) lo sigue tan de cerca? ¿Puede confiar en Elliott (Ato Essandoh), un exmilitar, o en Poe (Chris Conner), la entidad de inteligencia artificial del hotel El cuervo?

Altered Carbon llega recargada de efectos visuales revolucionarios, acción salvaje y paisajes futuristas alucinantes. La serie está inspirada en la novela ciberpunk de Richard K. Morgan, y fue creada por Laeta Kalogridis (Alita: Battle Angel, La isla siniestra) y producida por Skydance Television para Netflix.

Altered Carbon
Martha Higareda en Altered Carbon
 
Martha Higareda nos habla de su personaje en Altered Carbon
 
“Yo soy Ortega” es un video en el cual Martha Higareda nos lleva detrás de cámaras y nos platica sobre los retos de interpretar a Kristin Ortega en la serie original de Netflix, Altered Carbon.
 
 
Ningún CUERPO vive por siempre … ni siquiera en el mundo desafiante de Altered Carbon, donde la inmortalidad es fácilmente obtenible y el cuerpo físico es tan desechable como un par de zapatos.  
 

UN MISTERIO RETORCIDO EN UNA NUEVA REALIDAD

“No hay seguridad de este lado de la tumba”

Robert A. Heinlein, Forastero en tierra extraña (1961)

 

“Ponte la nueva carne como un guante prestado
y quémate los dedos una vez más”

Richard K. Morgan, Carbono alterado (2002)

 

Lo que fuimos, lo que somos, lo que podemos ser y lo que podemos destruir, todo depende de cómo comienzan y terminan las historias. Altered Carbon se desarrolla en un mundo de líneas borrosas y luces de neón, elegante y peligroso, adicto a la tecnología y moralmente vacío, a cientos de años de distancia. Allí las personas puede almacenar sus mentes en discos que se alojan en la cervical:las pilas corticales. Los datos que componen la mente humana, o DH (Digitalización Humana), pueden transmitirse con estas pilas de cuerpo en cuerpo.

En el tiempo que lleva copiar los datos mentales en la nube, el individuo ya está listo para vivir otra vez: un día, una semana o siglos después. La tecnología surge de avances extraterrestres perfeccionados por un personaje revolucionario del siglo XXI y llevados a extremos violentos y perturbadores en el siglo XXIV.

Con esta tecnología, un guerrero de otra época regresa a la vida para resolver un asesinato, específicamente el homicidio del hombre más rico de la Tierra, que todavía está vivo…

La clave de este misterio alucinante es la clase gobernante, o los “mat” (de Matusalén). Su hogar es Aerium, un mundo de lujo y decadencia entre las nubes, donde la conciencia de los habitantes se guarda cada 48 horas para después poder ser implantada en “fundas de diseñador” o en clones de sus antiguos cuerpos. Es decir, son inmortales. Quienes no viven en ese mundo de privilegios se llaman “terrícolas” y viven precariamente en las calles sucias y peligrosas de la Tierra. Algunos, por caso, despiertan en fundas alquiladas o asignadas a tareas de servidumbre (seguridad, prostitución, etc.); otros, simplemente siguen las órdenes del Protectorado, el organismo encargado de hacer cumplir la ley interplanetaria.

Altered Carbon

También están los que viven en cuerpos viejos o dañados, los únicos al alcance de su bolsillo. Niños, incluso, despiertan en fundas viejas; familiares o seres queridos continúan sus relaciones con fundas de géneros y razas diferentes. Un mundo hiperconectado, lleno de gente reenfundada una y otra vez, que pone la psique al borde del abismo y de los brotes psicóticos. Al fin de cuentas, la vida, cuando no es más que un valor de cambio, cambia de significado: tiene un costo que nunca tuvo antes.

Por otra parte, hay personas que deciden no vivir de nuevo y se entregan a la “muerte real”. Pero para los superpoderosos matusalenes la muerte nunca es real, ni permanente. Viven en una sucesión infinita de cuerpos, siempre bajo su control. Entonces todo puede comprarse, venderse y corromperse, y la línea entre el bien y el mal se borra completamente.

Esto descubre Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman, que actuó en House of Cards, The Killing, Escuadrón Suicida, Robocop, entre otros títulos) en sus primeras semanas en la Tierra, cerca de 250 años después de haber sido asesinado. Nació en un planeta colonizado por trabajadores japoneses y eslavos, y fue un “Enviado”, un soldado rebelde. Reenfundado y perseguido por el fantasma de un amor inconcluso hace más de dos siglos, revive “alquilado”. Laurens Bancroft (James Purefoy, que actuó en Hap and Leonard y Roma: Imperio de sangre, entre otros), un matusalén que pagó por implantar la conciencia y las habilidades de Kovacs en una nueva funda, pronto revela su motivación: el cuerpo anterior de Bancroft fue víctima de un asesinato y quiere que Kovacs encuentre al culpable. Si lo logra, promete otorgarle la libertad.

Atrapar al asesino del hombre que tiene enfrente es su boleto de salida, y acepta la misión. Tiene el apoyo de la detective Kristin Ortega (Martha Higareda, que actuó en Royal Pains y Street Kings, entre otros), un hueso duro de roer de la policía de Bay City en la división de Daño Orgánico que tiene un extraña conexión con ambos. Lo que le depara el futuro a Kovacs, así como lo que surge del pasado, es inimaginable.

Altered Carbon

DAR VIDA A UN NUEVO MUNDO

 

El impresionante y detallado mundo de Carbono alterado, la aclamada novela de ciencia ficción ciberpunk de Richard K. Morgan, desde su publicación en 2002, inundó la imaginación de sus lectores, que ansiaban una versión cinematográfica hacía rato. La adaptación no fue para nada sencilla. Recién se concretó cuando Laeta Kalogridis, creadora y productora ejecutiva, se sumó a Skydance Television y Netflix para lanzar una serie de diez episodios con una narrativa revolucionaria y expansiva basada en la novela.

El salto a la pantalla tubo valores de producción sorprendentes, secuencias de acción superelaboradas y una estructura elegante que deja espacio para el desarrollo de la historia en su totalidad. “En televisión se veían cada vez más series cortas y cinematográficas, con una energía diferente”, dice Kalogridis. “Por eso pudimos crear una historia con aspecto de película extendida”.

Kalogridis, guionista de La isla siniestra, Terminator Génesis y Alita: Battle Angel, próxima a salir, y productora de La caída de la Casa Blanca y Avatar, el taquillazo de James Cameron, dice que su amor por la historia de Morgan (que ganó el premio Philip K. Dick a mejor novela en 2003 y luego tuvo dos continuaciones) y su conexión con los temas elementales de la humanidad despertaron en ella la necesidad de hacer una adaptación de Carbono alterado. La primera temporada sigue los sucesos del libro, pero también se sostiene por sí sola.

“El libro de Morgan es un texto seminal de ciencia ficción”, dice Kalogridis. “La trama aborda el tema de una tecnología que permite vivir eternamente con la seriedad del caso y sin dejar de lado las emociones más humanas. Cumple con todas las reglas de la ciencia ficción, pero el corazón de la historia es muy humano. Además, tiene elementos de las novelas negras, que me encantan”.

“El libro redefine lo que significa ser humano”, agrega Kalogridis. “En el mundo de Carbono alterado, puedes existir en cualquier cuerpo. Es una idea fascinante. Los humanos evolucionaron por millones de años para existir independientemente de su cuerpo físico”.

“Lo que imaginó Morgan es tan vasto y alucinante que harían falta diez temporadas para capturarlo por completo”, dice Kalogridis. “El grado de detalle es increíble: las colonias, la tecnología y las ruinas extraterrestres, los avances tecnológicos y la mitología… Estoy muy contenta de que podamos mostrar al menos la superficie, pero nos queda muchísimo por explorar”.

Kinnaman dice que la adaptación de Kalogridis le dio mucha tela para cortar sobre el papel que iba a interpretar, Takeshi Kovacs.

Altered Carbon

“Me encanta trabajar con Laeta”, dice Kinnaman. “Cuando leí el libro, yo tenía una visión de Kovacs y Laeta tenía otra. Después entendí lo que veía ella y nos pusimos de acuerdo, creamos un personaje que ninguno de los dos había imaginado. Discutimos ideas y salió algo nuevo”.

“Laeta tiene todo el universo de la historia en su cabeza”, agrega Kinnaman. “No bien empiezas a hablar de algún detalle, ella te cuenta todo el contexto, así que le puedes preguntar cualquier cosa. Está sumergida en ese mundo y le contagió su pasión a toda la producción”.

La pasión por los detalles más ínfimos se volcó en las líneas de tiempo y en las subtramas de la serie. Para Kalogridis, una parte importante de la estructura de los episodios es pensar sutilmente cómo trasladar el mundo actual al futuro de Altered Carbon.

“Nuestra intención es que ese futuro parezca lo más real y verosímil posible”, explica Kalogridis. “Un elemento muy consistente del mundo de Altered Carbon es que las clases sociales nunca desaparecieron; al contrario, se vuelven cada vez más desiguales. El futuro es hermoso para la aristocracia, porque no tiene límites, pero para la gente de abajo, que tiene cada vez menos, es una pesadilla”.

“Especialmente porque los ricos y poderosos no pueden morir”, dice. “Un grupo concentrado tiene todos los recursos y se aferra al más preciado de todos ellos, la vida, para siempre. El resto es materia prima. Se trata del peor rasgo de la naturaleza humana, y ese aspecto de la historia es abrumadoramente real”.

Al igual que las mejores historias de ciencia ficción, Altered Carbon expone conflictos éticos o sociales. De este modo, el género atraviesa nuestras esperanzas, nuestros valores, nuestros sueños y nuestra visión de lo que vendrá.

“La pila cortical es la clave de la evolución en esta línea temporal de la civilización humana”, dice James Middleton, productor ejecutivo. “Se implanta en la cervical y permite almacenar la mente, por lo que si muere el cuerpo la mente sobrevive en otro cuerpo. Todos reciben la pila cuando cumplen un año. Desde su descubrimiento las cosas cambiaron tanto que los cuerpos se consideran descartables”.

“En la serie, la división entre ricos y pobres refleja las desigualdades que se ven actualmente”, dice Higareda. “Hay un grupo exclusivo de personas con mucho dinero y los demás son simples terrícolas, que se sienten perjudicados por los ricos, ya que ellos que puede clonarse y vivir para siempre. Los terrícolas solo puede cambiar de cuerpo si les pasa algo, por ejemplo, un accidente de tránsito, o si ocurre una injusticia; entonces sí pueden obtener una funda nueva, aunque no la pueden elegir”.

Altered Carbon

“La idea central de esta historia futurista es, básicamente, que los seres humanos se convirtieron en dioses… Dioses con muchos defectos”, dice Kalogridis. “Sus preocupaciones son egoístas: qué puedo obtener, mantener y desear para el futuro, eternamente”.

Según Purefoy, estos temas tienen un atractivo universal.

“Creo que los espectadores se relacionan con las historias que hablan de amor, pérdida, esperanza, tragedia, muerte, duelo o pena, cosas que todos sentimos”, dice Purefoy. “No importa si se desarrolló hace quinientos o mil años, o dentro de quinientos años. Siempre y cuando los actores, directores, guionistas y productores sean minuciosos con estos temas elementales, el resultado será resonante”.

“La mitología de la novela es compleja, pero también muy verosímil”, dice Kalogridis. “La tecnología ha cambiado muchísimo estos últimos años. Hace quince años no pensábamos que tendríamos las cosas que hoy damos por sentado”.

“Por eso es un desafío crear un mundo ficcional con una tecnología revolucionaria que cambió todo, como internet a nosotros”, agrega. “Probablemente eso sea lo más difícil de adaptar. Tratamos con una premisa central que, si bien parece simple, tiene una carga ética muy compleja”.

Para Middleton, la dualidad intoxicante, al estilo de un policial negro, es parte del atractivo, así como la conexión que tiene Kovacs con las mujeres de su pasado y su presente.

 Altered Carbon tiene una trama detectivesca, pero también es una historia romántica”, dice Middleton. “Takeshi Kovacs es un personaje que transporta al amor de su vida cientos de años. Muchos espectadores se identificarán con este gesto romántico aunque esté en un ambiente de ciencia ficción”.

Todos estos elementos se sintetizan en un protagonista que es tan retro como ultramoderno.

“El eje central de Altered Carbon es el profundo trauma de Takeshi Kovacs”, dice Kalogridis. “Él se ve a sí mismo como una especie de sociópata, pero no lo es, para nada. Se convence de que nada le importa, pero eso tampoco es cierto. De repente aterrizó en una realidad que no le pertenece. Su existencia pende de un hilo muy delgado”.

“Kovacs es un veterano de una rebelión fallida hace siglos, y un hombre en guerra consigo mismo”, continúa. “De joven, era una suerte de asesino en operaciones clandestinas. Después, cuando los ricos empezaron a usar las fundas y a eternizarse literalmente en el poder, se produjo la Rebelión, y entonces empezó a entrenarse con la mujer que luego sería el amor de su vida”.

“Tras el fracaso de la Rebelión, se convirtió en mercenario y le quitaron todo. Lo que fue y lo que terminó siendo está en crisis. En el presente de la historia, revive en otra funda y en otro época, pero el revolucionario sigue estando allí”.

Para Kinnaman, Kovacs es un hombre que lucha contra las injusticias en una sociedad sin límites, donde los poderosos se eternizan y se expanden por el espacio a través de cuerpos descartables.

“Creo que Kovacs tiene un ética muy estricta”, dice Kinnaman. “Está lejos de ser perfecto, pero diferencia el bien del mal. Volver en una funda es una segunda oportunidad y cuando acepta el caso recupera la voluntad de vivir, tanto por la realidad que enfrenta como por la gente que conoce en el camino”.

Altered Carbon

EN LO PROFUNDO DE ALTERED CARBON

 

El arte visionario siempre está lleno de desafíos, pero Altered Carbon ofrece un mosaico de tramas entrelazadas y profundas con terminología propia y leyes universales que la vuelven particularmente única.

En este universo, Takeshi Kovacs tiene dos identidades: la de su nacimiento, hace 250 años en Harlan; y la de la nueva funda, en el primer episodio. El gobierno totalitario conocido como el Protectorado tiene influencia interplanetaria, y Harlan fue colonizado por trabajadores japoneses y eslavos de la Tierra (de allí el origen multicultural de Kovacs). El “Kovacs de nacimiento” y su hermana menor, Reileen, sobrevivieron a un padre abusivo. Cuando era chico, Takeshi demostró una valentía y una habilidad para la lucha fuera de lo común y fue reclutado por un agente de operaciones clandestinas. Entonces su hermana pierde contacto con él y termina en un orfanato, algo que tendrá un efecto dominó en la personalidad de ella.

Años después, ya adulto, Kovacs (interpretado por Will Yun Lee, que actuó en Hawaii Five-O, San Andrés y Wolverine inmortal, entre otros) es reclutado por los Enviados, un grupo de revolucionarios que se oponen al gobierno totalitario de los matusalenes y del Protectorado, así como de la inmortalidad en sí misma. Además, antes de que Harlan quedara bajo el control del Protectorado, Kovacs tuvo un romance con la temeraria líder de los Enviados, Quellcrist Falconer (Renée Elise Goldsberry, que actuó en La vida inmortal de Henrietta Lacks y en The Good Wife, entre otros, y ganó un Tony por el papel de Angelica Schuyler en Hamilton, el fenómeno de Broadway).

Los Enviados declararon la rebelión cuando los grupos de aristócratas llamados matusalenes o “mat” empezaron a implementar su plan de pilas y fundas para vivir por siempre. “El objetivo de la guerra era evitar que los matusalenes llegaran a existir”, dice Kalogridis. “Para Quellcrist, la vida eterna terminaría autoseleccionando a los más corruptos y despiadados. Y si seguían acumulando riquezas sin fin, su poder crecería de igual forma. Esta división entre los que tienen y los que no produjo una grieta terrible”.

Al morir el “Kovacs de nacimiento”, su pila se congeló en una especie de cárcel virtual y cerca de 250 años después despierta en Bay City (antes San Francisco), en el cuerpo de un policía caído en desgracia cuya Digitalización Humana ha sido congelada a la espera de un juicio. Este, además, era compañero y amante de la detective Ortega, que acepta ayudar a Kovacs por razones que se irán revelando poco a poco. Un detalle singular del personaje de Ortega es que tomó la determinación de no “reenfundarse” para respetar sus creencias religiosas y éticas, por lo que su mente morirá junto con su cuerpo.

A pesar de los siglos que la mente de Kovacs pasó congelada, Quellcrist sigue siendo parte de su subconsciente. “La memoria de ella se manifiesta en la mente de Kovacs”, dice Kalogridis. “Escucha su voz y ve fantasmas de ella que le dicen enigmáticamente que tiene una misión que cumplir en su nueva funda. Además, ahora los Enviados son recordados como terroristas”.

Para Goldsberry: “Quell existe en la mente de Kovacs. Cuando su mente se transfiere a una nueva funda, la lleva con él y se le manifiesta en los momentos más críticos. Se convierte en su intuición, en su conciencia… En la persona que lo cuida como un ángel guardián en un mundo extremadamente peligroso. A medida que avanza la historia, se entiende mejor su relevancia”.

Reileen (interpretada por Dichen Lachman, que actuó en The Last Ship, Agents of S.H.I.E.L.D., Shameless y Los 100, entre otros) tampoco se queda en el pasado de Kovacs y eventualmente reaparece en su vida, con todo lo que implica volver a ver a alguien que creía enterrada en otra vida.

Pero volvamos a Laurens Bancroft, el matusalén poderoso e influyente que, gracias a su enorme riqueza, puede crear infinitos clones de su mente y vivir eternamente en distintas fundas. Cuando aprueba la transferencia de la pila de Kovacs a otra funda, él sabe que, por ser el último de los Enviados, tiene habilidades especiales que lo favorecen. Entonces le ofrece un amnistía a cambio de encontrar al culpable de asesinarlo y simular que se trató de un suicidio. Es decir, el reluciente clon de Bancroft es quien exige esclarecer el asesinato, que además ocurrió en el espacio en blanco de su memoria que se produce justo antes de hacer una copia de seguridad de sí misma. Las copias de seguridad se hacen cada 48 horas.

“Bancroft tiene 375 años, pero en el momento de su asesinato estaban haciendo una copia de seguridad de toda su personalidad y memoria, que simultáneamente se transfiere a un satélite”, explica Purefoy. “Bancroft está en una campaña eterna para expandir y perpetuar su imperio. Invierte todo su tiempo en eso. Si no se expande en la Tierra, lo hace en las colonias”.

“Uno de los temas principales de la serie es la corrupción que produce la inmortalidad”, agrega. “Si pudieras ser inmortal, ¿tu alma se terminaría corrompiendo? Al meditar un poco la pregunta, para mí, la respuesta es un sí claro y rotundo”.

Altered Carbon

“La pila contiene todo tu ser: la personalidad, la mente, los recuerdos”, dice Kalogridis. “La mente se almacena en la pila cortical en forma de pulsos eléctricos. Bancroft guarda una copia en un satélite, por lo tanto puede descargarla tantas veces y en tantos clones como quiera. Lo único que no sabe es quién y por qué lo mató”.

“Un rasgo que me parece fascinante de Laurens Bancroft es que debería resultarnos familiar”, dice Kalogridis. “No pertenece a la elite del 1 % de la sociedad, sino que a la del 0,00001 %… Proviene de nuestra época y de nuestra cultura, y desde el siglo XXI se viene clonando en el mismo cuerpo. Aunque tiene cerca de 350 años, su cuerpo siempre parece tener entre 45 y 55, según él mismo, la edad en que se obtiene el verdadero poder”. A su vez, la esposa de Bancroft, Miriam (Kristin Lehman), se ha ido transfiriendo a clones cada vez más fuertes y hermosos de su cuerpo original, y son pareja desde hace 118 años.

Vernon Elliot (Ato Essandoh, que actuó en Chicago Med, Vinyl y Jason Bourne, entre otros), es un personaje que tendrá un gran peso en la investigación de Kovacs y Ortega. Es un exmédico de las fuerzas militares del Protectorado que siente culpa por el encarcelamiento de su esposa y tiene visiones relacionadas con su hija Lizzie, un alma perdida y una drogadicta que, sin que Elliott lo sepa, murió asesinada mientras trabajaba de prostituta en Bay City.

“La esposa de Elliott hacía infiltraciones, es decir, se colaba ilegalmente en las vidas de los ricos y famosos por períodos breves de tiempo, y la atraparon”, dice Kalogridis. “La condenaron a pasar treinta años con la mente congelada, y a su cuerpo se lo vendieron a un negociador corporativo”. Este hecho tiene consecuencias trágicas en su hija, con quien Elliott quiere reconectarse en el mundo virtual a toda costa.

Otro personaje crucial de la historia es la reencarnación de un famoso escritor estadounidense. Edgar I. A. Poe, o simplemente “Poe” (interpretado por Chris Conner, que actuó en Crímenes americanos: El caso O. J. Simpson, entre otros), es un sistema de inteligencia artificial superdesarrollado que funciona dentro de un hermoso hotel retro llamado El cuervo, en Bay City, donde vive Kovacs. Es un sistema operativo autoconsciente que además se manifiesta en un avatar del cuerpo del escritor y ayuda a Kovacs con sus dudas y problemas, y le da consejos sobre el caso de Bancroft. Es un espíritu alegre y fascinado por los modos de otra época que, en sus ratos libres, juega al póker con otras inteligencias artificiales.

Las inteligencias artificiales son una de las cosas más fascinantes del universo de Altered Carbon. Si bien fueron creadas por el hombre, son independientes”, dice Middleton. “Poe es una inteligencia artificial independiente que administra un hotel. Lo fascina todo lo que sea humano, aunque no haya tenido huéspedes por décadas. Kovacs es el primero en mucho tiempo, y Poe se convierte en una especie de compañero. Tiene una nobleza que cualquier persona envidiaría y lo ayuda mucho a resolver los conflictos”.

“Las inteligencias artificiales son otra especie más”, explica Kalogridis. “Algunas inteligencias artificiales odian a los humanos, otras quieren ser como ellos. Poe, por su parte, busca entender la condición humana, por eso adopta el personaje del famoso escritor. Además, encaja perfecto con el tinte de policial negro de Altered Carbon, ya que Edgar A. Poe inventó el género moderno de cuento policial en el siglo XIX”.

Los temas de Altered Carbon no solo obligan a pensar acerca de la complejidad del futuro, sino también acerca de la complejidad del presente.

Altered Carbon

“El tema más común de la ciencia ficción, ‘ten cuidado con lo que deseas’, está presente. También la capacidad de los seres humanos de crear tecnología que los lleva por el mal camino”, dice Kalogridis. “Pero además exploramos la idea del desequilibrio de recursos. Cuando un grupo pequeño se queda con prácticamente todo y el resto no tiene suficiente, los peligros son terribles. Toda distopía como esta aborda las grandes incógnitas de la ciencia ficción: ¿qué significa ser humano? ¿Cuál es nuestra responsabilidad cuando la humanidad se degrada completamente?”.

La ambientación de policial negro es ideal para tratar la idea de la redención; particularmente, porque Kovacs no solo busca encontrar al culpable de un asesinato.

“En el policial negro nunca se logra la redención para uno mismo, y sus protagonistas lo saben o lo sospechan. Kovacs tiene esas características, pero en otros aspectos es diferente”, dice Kalogridis. “Los héroes del género saben que tienen pocas chances de sobrevivir, pero que al final su sacrificio beneficiará a otras personas. Pueden parecer nihilistas, pero no lo son. Kovacs trata de redimirse de actos que, a pesar de sus intenciones, terminaron mal”.

UN EQUIPO PARA LA ETERNIDAD

 

Dar vida a Altered Carbon exigía un elenco que sepa apreciar el pasado y el futuro de sus personajes, porque contienen multitudes. Para Kalogridis, el eje era Joel Kinnaman, que aportó su carácter duro e perspicaz a películas como Escuadrón suicida, Robocop y La chica del dragón tatuado, o a series como The Killing. En el papel de Kovacs, Kinnaman retoma la tradición de los detectives más famosos del cine de la posguerra, que buscaban la verdad a toda costa y seguían su propio código moral.

“Joel es genial”, dice Kalogridis. “Se compenetra con el personaje de una manera increíble. Kovacs vive en él, con todos sus matices. Cuando lo ves actuar no puedes imaginar a nadie mejor para ese papel. También es un poco irónico, porque en la primera temporada el personaje de Kovacs aparece en otras dos fundas… La interpretación es impecable. El público se va a quedar con la boca abierta”.

“En la novela, obviamente, se puede explorar la vida interna de los personajes sin ver sus expresiones”, continúa Kalogridis. “Pero cuando ves a los personajes en pantalla, respondes a sus gestos. La historia se vive a través de los actores. Por eso puede ser confuso cuando le cambias el rostro a un personaje. De algún modo, establecemos una conversación metatextual con el espectador para mostrarle un personaje en cuerpos diferentes sin que pierda el hilo de la historia. El espectador tiene que pensar que ese es Kovacs y que aquel otro también lo es. Igualmente, el físico de Joel va justo con el personaje”.

“Kovacs es demoledor cuando pelea”, dice. “¡Asusta! El Kovacs de Joel es carismático y, cuando se enoja, muy intenso”.

Larnell Stovall, coordinador de dobles, habla de la importancia y singularidad del estilo de combate de Kovacs y de la dedicación de Kinnaman para que parezca real.

“Me gusta como Kovacs se adapta al nuevo mundo y a su nueva funda. Siempre camina con ojos en la nuca y nunca se olvida de lo que aprendió hace cientos de años. Está en contacto con el cuerpo de su pasado”, dice. “A Joel le encanta hacer todas sus escenas de riesgo, claro que dentro de ciertos límites de seguridad. Se entrega al máximo en cada secuencia de acción, con total profesionalismo. Se aprende la coreografía y la interpreta con todo”.

Martha Higareda, que hace de la teniente Kristin Ortega, es una megaestrella en su México natal. Su papel tiene una presencia abrumadora que refuerza la humanidad de Kovacs, además de darle apoyo y consejos.

“Martha tiene la misma intensidad que Joel”, dice Kalogridis. “Ambos se comprometen sin reparos y se potencian entre sí. La interpretación de Ortega muestra a una mujer que vive en el seno de Bay City y de su propia cultura”.

“Su vitalidad es admirable”, agrega Kalogridis. “Comprende a Ortega de una manera que nadie más podría, porque el personaje viene de una familia muy religiosa y conflictiva, y Martha aporta su propia experiencia de vida y cultura a la caracterización. Es grandiosa”.

“Otra pieza del rompecabezas es el significado del amor. Es un elemento fundamental del arco narrativo de Ortega. ¿Hasta qué punto es químico, físico o espiritual? La conexión entre Ortega y Kovacs toca ese punto”.

Para Will Yun Lee, la composición psicológica de lo que la producción de Altered Carbon llama “Kovacs de nacimiento” o “Kovacs original” tenía que resonar en todas las líneas argumentales y temporales. Su solución surge del corazón.

“Tenía que encontrar los hilos conductores que el público iba a seguir a lo largo de la serie y, para mí, son las dos relaciones más importantes de Kovacs: Quellcrist y Reileen, su hermana”, dice Lee. “Esa sería la constante del Kovacs del futuro durante toda la temporada. Esas relaciones son amor puro. Lo hablamos con Laeta: Quell fue la primera persona que fue al rescate de Kovacs tras ser capturado por el Protectorado. Ese tenía que ser el punto de quiebre. Kovacs creció solo y los Enviados fueron su primera familia gracias a Quell”.

La complejidad, la humanidad y la fuerza de los personajes femeninos de Altered Carbon están a tono con la época que corre.

“Me encanta que los personajes femeninos sean tan poderosos y peligrosos a su manera”, dice Goldsberry. “Y me encanta que Quell tenga un contrapunto con Reileen o que pueda enamorarse aunque parezca impenetrable. Tiene un componente frágil. Es femenina y una heroína al mismo tiempo. Es inteligente, calculadora y peligrosa. La serie muestra todo eso con orgullo”.

“Me parece un error decir que la ciencia ficción es un género masculino, o que solo muestran aparatitos y guerras interestelares y no hay lugar para el drama. Estoy completamente en desacuerdo,” dice Goldsberry. “Lo que siempre me gustó del género es que, más allá de todos los atractivos visuales, los personajes pueden ser muy profundos. Las relaciones y los conflictos emocionales pueden tener un desarrollo muy complejo. Más allá de que la trama sea oscura, el amor entre Kovacs y Quell, o entre Ortega y Kovacs, hacen que la historia sea más interesante y universal”.

“Soy muy fan de la ciencia ficción, pero gente que todavía no disfruta el género se engancha con esta serie, porque no puedes encasillarla”, agrega Goldsberry. “A todos nos gustan las historias bien escritas y comprometidas, y Altered Carbon lo tiene todo. Además es muy internacional y, sobre todo, muy Netflix. No abarca solo un grupo demográfico, país o idioma. Es más que eso, como el mundo actual, y Laeta lo plasma con su arte”.

Higareda coincide acerca de los personajes femeninos de Altered Carbon. “Kristin Ortega es una mujer fuerte y atraviesa un montón de problemas”, dice Higareda. “Es resistente, pero al mismo tiempo está frágil por el estrés que soporta. Es muy inteligente y su gran motivación es la justicia”.

Dichen Lachman comenta que Reileen, la hermana de Takeshi Kovacs, pondrá a prueba la lealtad del público, y que comprender eso fue crucial para comprender el personaje.

“Reileen es muy contradictoria”, dice Lachman. “Cree profundamente en su lucha y tuvo un pasado traumático que la vuelven sombría, pero eso no quita que ame a Takeshi más que nada en el mundo. Es un desafío dar humanidad a un personaje con un lado tan perverso”.

 

“Ella lucha por el amor de su hermano y por su perdón, pero también lucha por la inmortalidad, y para mí no puede imaginar seguir ese camino sin él”, dice Lachman. “Está construyendo un imperio porque sueña con volverse a reunir con Takeshi y que él la perdonará y vivirán para siempre juntos. En Harlan, él era todo para ella, pero en su nueva funda, en el siglo XXIV, ella está involucrada en asuntos turbios y solo piensa en el dinero y el poder. Es muy interesante cómo la serie muestra diferentes tipos de mujeres, no solo sus las fortalezas y las debilidades, sino también la diversidad y los orígenes”.

Kalogridis conoce bien los clásicos de ciencia ficción y cómo llevar el género hacia nuevos horizontes.

“El tema más común de la ciencia ficción, ‘ten cuidado con lo que deseas’, está presente. También la capacidad de los seres humanos de crear tecnología que los lleva por el mal camino”, dice Kalogridis. “Pero además exploramos la idea del desequilibrio de recursos. Cuando un grupo pequeño se queda con prácticamente todo y el resto no tiene suficiente, los peligros son terribles. Toda distopía como esta aborda las grandes incógnitas de la ciencia ficción: ¿qué significa ser humano? ¿Cuál es nuestra responsabilidad cuando la humanidad se degrada completamente?”.

 

Kalogridis convocó un equipo superlativo de cineastas para dirigir la primera temporada.

 

“Son todos increíbles”, dice Kalogridis. “Miguel Sapochnik (Game of Thrones; Iron Fist; House) es un visionario y su inteligencia marca el tono de la serie. Es fundamental tener una visión sólida, porque estamos creando un futuro mitológico para Altered Carbon. Nick Hurran (Sherlock; Doctor Who), el director de producción, tiene el ojo superafilado y da apoyo constante a todo el proceso”.

“Uta Briesewitz, Peter Hoar, Andy Goddard, Alex Graves y todos los directores son diferentes y aportan su estilo personal a Altered Carbon”, dice Kalogridis. “Son quienes ponen en marcha el mundo ficcional”.

Para Essandoh: “Tener varios directores en la misma temporada ayuda a perfeccionar los personajes, porque cada uno tiene una interpretación diferente que aporta matices. Además, tienen personalidades distintas, obviamente, y capturan las escenas con sensibilidades distintas. Richard Morgan imaginó un universo increíble y escribió un libro brutal, oscuro y violento con gran detalle y tecnología. A partir de eso, Laeta creó una serie verdaderamente épica”.

Altered Carbon

DISEÑO VISUAL IMPACTANTE, ACCIÓN INTENSA Y TECNOLOGÍA SALVAJE:
LA SANTÍSIMA TRINIDAD FUTURISTA

La ciencia ficción revolucionaria siempre trató de entrelazar la estética ultrafuturista con las narraciones visionarias. Las películas Viaje a la Luna (1902) y Viaje a través del imposible (1904), de George Méliès; La vida futura (1936), de William Cameron Menzies; La máquina del tiempo (1960), de George Pal; 2001: Odisea del espacio (1968), de Stanley Kubrick; Blade Runner (1982) y la secuela Blade Runner 2049 (2017), de Ridley Scott, son alegorías perfectas de ciencia ficción que revelan las nociones más inquietantes del futuro.

Altered Carbon da el próximo salto. Kalogridis se propuso adaptar la novela distópica de Richard Morgan al lenguaje televiso de Netflix, y el trabajo de producción no podía ser menos ambicioso.

“La adaptación llevó el tiempo que llevó porque el libro tiene tantas capas y tantos desafíos que no podría ser de otra forma”, dice Kalogridis. “Exploramos temas intrincados desde los puntos de vista tecnológico y filosófico, y los hicimos con efectos especiales alucinantes. Trabajamos con efectos de cámara, prótesis, fondos verdes y azules, entre otros, y combinamos todo de manera espectacular, pero también muy orgánica”.

Everett Burrell, supervisor de efectos visuales, estaba más que ansioso por diseñar el mundo de Altered Carbon, con todos sus detalles minuciosos y elegantes y sus escenas explosivas de acción.

“Me reuní con Laeta y Steve Blackman y me contaron su visión de ese mundo ficcional”, dice Burrell. “Apenas vi los bosquejos, me enganché completamente”.

Para Burrell, los elementos de diseño de la serie están repletos de ideas provocativas en todos los niveles.

“La San Francisco del futuro, que se llama Bay City, sigue teniendo algunos emblemas como el puente Golden Gate, pero nosotros agregamos toques únicos al ambiente. Por ejemplo, hay una represa gigantesca en la bahía de San Francisco que se levantó para contener la suba del nivel del mar a causa del calentamiento global”.

“Para las calles usamos más que nada efectos prácticos”, dice. “Construimos un set enorme para la ciudad con efectos de cámara increíbles. Bay City tiene varios niveles: la parte baja es para los terrícolas, con pocos ingresos. La clase media vive en una zona intermedia llamada Crepúsculo. Encima está Aerium, donde viven los matusalenes, el 0,00001 % de la población de la Tierra. La parte más baja es sucia y tiene humo y smog permanente. Un poco más arriba hay condominios con vista parcial del cielo. En la cima, solo hay torres de marfil, riqueza, privilegios y exceso… La vida en las nubes”.

Carey Meyer, diseñador de producción de Altered Carbon, encuentra influencias de otras historias de ciencia ficción en el diseño de los terrícolas.

“Hay diferencias con el libro de Morgan, porque también buscamos inspiración en los clásicos del género, como la primera Blade Runner”, dice Meyer. “El set que más disfruté diseñando fue el urbano. Es la primera visión que tuve para el proyecto”.

“Lo más importante fueron las texturas y la paleta de colores de las calles principales”, dice Meyer. “En ese mundo prepondera el concreto, el óxido y el deterioro. El set urbano es la parte baja de Bay City, así que hay humedad, óxido y cemento rajado por todas partes. Es el peor lugar para vivir en la ciudad y queríamos que se note en sus texturas”.

“Dedicamos mucho tiempo a encontrar la cantidad justa de humo, dudando si realmente necesitábamos un fondo azul aquí o allá”, dice Burrell. “Al final, Laeta, Carey Meyer, los directores de fotografía y yo tomamos la decisión de que los efectos del ambiente de los terrícolas fueran todos de cámara”.

Otro aspecto de Altered Carbon que exige muchísima calidad técnica son las escenas de acción, incluida una batalla en gravedad cero.

“En esa secuencia con Kovacs hay una arena de combate interminable y si los luchadores se caen afuera de la zona de gravedad cero mueren”, dice Meyer. “Entran y salen de la gravedad mientras luchan y caminan por paredes, chocan con el techo, pegan saltos para agarrar armas… Es impresionante”.

 

Para Larnell Stovall, el coordinador de escenas de riesgo, fue una escena ideal.

 

“Todos los episodios tienen varias escenas de combate, pero la batalla en gravedad cero se destaca”, dice Stovall. “Teníamos que poner todas las medidas de seguridad para que los actores no se lastimen mientras estaban suspendidos en aire, y ensayar mucho, porque, además de intensa y brutal, la escena tenía que ser creíble. Fue un gran desafío”.

Stovall tuvo que encontrar los estilos de pelea adecuados para cada personaje, especialmente Kovacs y Ortega, a lo largo de la primera temporada de Altered Carbon.

“Combinamos diferentes estilos en cada personaje”, agrega. “Parecía entrenamiento militar básico. Hacíamos simulacros tácticos con todo tipo de armas. Kovacs tiene mucha experiencia militar y Ortega es policía, y sus movimientos tenían que reflejar eso, pero también queríamos que cada uno tenga un estilo distintivo”.

“Kovacs en su vida anterior había sido un Enviado y estaba superentrenado. Tratamos de adaptar sus conocimientos a las nuevas tecnologías del futuro”, dice. “Desarrollamos un híbrido con estilos militares estadounidenses y rusos, algo de artes marciales como hapkido, judo y taekwondo, y combate con cuchillos. Además, algo de artes marciales kali y estilos de Indonesia como el silat”.

 

Para Stovall, los actores afrontaron esta parte del trabajo con mucho placer.

 

“Joel empezó con judo y jiu-jitsu, y siguió con las coreografías. Estaba todo el día revolcándose en el gimnasio”, dice. “Su dedicación es evidente en pantalla. La mayoría de la veces no usamos dobles con él”.

“Tengo mucha experiencia con escenas de acción, pero nunca tan exigentes como estas”, dice Kinnaman. “La secuencia en gravedad cero fue un delirio. Esas escenas solo se ven en películas con gran presupuesto… Por eso esta serie es tan emocionante. Aparte hicimos un montón de escenas de combate con cables que son impresionantes”.

“Martha se las arregla muy bien con los puños, así que el estilo de Kristin Ortega se basa en el boxeo”, dice Stovall. “También usa patadas bajas y tácticas que podría usar una policía. Es una mezcla entre boxeo callejero y técnicas policiales. Quería que el estilo sea acorde a la personalidad del personaje, que es muy pasional. Ella no se rinde nunca y su estilo refleja eso”.

Por su parte, Will Yun Lee tuvo que cambiar de estilo de vida para estar a la altura de las exigencias físicas de Altered Carbon.

Altered Carbon

“Laeta y yo somos amigos desde hace mucho. Un día me mandó un mensaje algo impreciso donde me preguntaba cuánto tiempo me llevaría ponerme en forma”, recuerda Lee. “Había aumentado 12 kilos para otro papel y justo me llega su mensaje… Para colmo, estaba con mi esposa yendo a comprar un pastel enorme que se nos había antojado… Después de leer el mensaje de Laeta le dije a mi esposa que, aunque no sabía bien que quería, ya no podía comprar el pastel”.

“Desde entonces me tuve que poner a entrenar duro y comer brócoli y otras cosas que odio todos los días”, dice Lee.

Otra faceta atrayente de la serie es la tecnología intoxicante y por veces siniestra que cimienta el sistema de castas del siglo XXIV, donde la muerte es un inconveniente y la ética un valor de cambio como todo lo demás. Un dispositivo que se destaca es el ONI.

¿Qué es un ONI? Burrell tiene la respuesta: “En el universo de Altered Carbon existe un implante ocular que se conecta al sistema nervioso y funciona como una interfaz de usuario. Es parecido a un lente de contacto, pero que incluye un iPad superavanzado que controlas con el cerebro. Además, detecta los pensamientos y los patrones de movimiento del ojo. Puede parecer extravagante, pero no falta mucho para que se haga realidad en nuestro mundo también”.

Para Nevin Swain: “El ONI se inserta con un pequeño dispositivo: los pones delante del ojo, presionas un botón y se inyecta un lente de contacto. Los personajes también tienen dispositivos para controlar los ONI, esa es otra particularidad”.

Burrell continúa: “El ONI se personaliza para cada individuo y los actores tenían que incorporar esto a su interpretación. Es igual a tener un iPhone hoy en día: algunos le ponen pegatinas o usan emojis cuando escriben… Con el ONI pasa lo mismo, cada personaje lo usa de un modo diferente. Ortega, por ejemplo, tiene una versión militar que nadie más tiene. Desarrollar este concepto y pensar el ONI de cada personaje fue todo un reto, pero valió la pena”.

 

Kalogridis revela el doble sentido de la palabra ONI.

 

“Oni en japonés también quiere decir demonio”, dice. “Estábamos improvisando y pensamos que nadie iba a ponerse un aparato en la oreja en 250 años. Se nos ocurrió que el ONI sería una forma más natural de comunicarse”.

“Al principio del proyecto nos fijamos en las tecnologías más avanzadas del momento”, dice Kalogridis. “Por ejemplo, el Google Glass y el casco óptico. Nos interesaba la idea de una interfaz completamente integrada. De todas maneras, seguramente en 250 años la tecnología va a ser mucho más avanzada de lo que podemos imaginar hoy”.

“Siempre me gustó esa escena de Blade Runner donde Harrison Ford, en el rol de Rick Deckard, está en un bar y llama a Sean Young, que hacía de Rachel, en un ‘videófono’, que parece una antigua TV de pocas pulgadas. En 1982 esperaban que 2019 sea así, y mira dónde estamos…”.

Para Burrell: “El ONI es un elemento siniestro de la serie. ¡Sería una pesadilla tener toda esa información todo el tiempo!”.

Meyer, que en su diseño de producción entrelazó diferentes estéticas, mundos y temas, dice que al final de cuentas las imágenes de Altered Carbon se unen de forma completamente innovadora.

“En un mundo tan visual como este, es más importante crear un aspecto y ser consistente con él al diseñar la estética del futuro”, dice Meyer. “No podemos simplemente poner un pantalla holográfica por aquí y un aparato de alta tecnología por allá. Son muchas capas que se conectan. Lo más importante es ser consistente y crear una estética futurista que sea verosímil y orgánica, así queda grabada en la memoria”.

 

Netflix presenta ALTERED CARBON: TEMPORADA 1, creada por Laeta Kalogridis y basada en la novela de Richard K. Morgan. Dirección: Uta Briesewitz, Peter Hoar, Nick Hurran, Andy Goddard, Alex Graves y Miguel Sapochnik. Guion: Brian Nelson, Steve Blackman, Laeta Kalogridis, David H. Goodman, Nevin Densham, Russel Friend, Garrett Lerner y Casey Fisher. Producción: John G. Lenic, Brad Fischer y James Vanderbilt. Coproducción: Allen Marshall Palmer. Producción asociada: Adam Banks. Producción ejecutiva: Steve Blackman, Nick Hurran, Laeta Kalogridis, James Middleton, Mike Medavoy, Arnold Messer y Ralph Winter. Coproducción ejecutiva: Brian Nelson. Dirección de fotografía: Martin Ahlgren y Neville Kidd. Edición: Barry Alexander Brown, Julian Clarke, Jonathan Chibnall, Amy Fleming, Bryon Smith, Monty Degraff y Glenn Garland. Diseño de producción: Carey Meyer. Dirección artística: Chris Beach y Harrison Yurkiw. Dirección de vestuario: Christine Wada (episodio 1) y Ann Foley (episodios 1 a 10). Dirección de utilería: Nevin Swain. Supervisión de VFX: Everett Burrell. Coordinación de escenas de riego: Larnell Stovall y Larry Lam.

 

Erick Contreras Ayala

Diseñador Gráfico. Freelancer. Locutor en UTA Radio.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: