República Cinéfila | Avengers: Infinity War

Infinity War es la superproducción más esperada del año, la primera parte de la batalla de Marvel que supondrá un antes y un después en este universo y arranque en una montaña rusa apoteósica e imparable de principio a fin.
 
Como ha pasado el tiempo, ya han llegado diez años desde que el formidable filme “Iron Man” (2008) diera comienzo al llamado Universo Cinemático Marvel, en una década moldeada por obra y astucia de competentes creadores y realizadores fílmicos como los cineastas Jon Favreau, Joss Whedon o James Gunn, artífices de las mejores cintas de superheroes en la historia actual del cine en Hollywood. 
 
Porque las películas de la Casa de las Ideas llevan la firma de sus autores impresa en cada toma y en cada palabra del guion, pero han sido precisamente los hermanos Anthony y Joe Russo los que han encumbrado a los superhéroes a lo más alto del Séptimo Arte con el don, o el superpoder, de estos directores, que sobrepasan las expectativas. Hicieron de un thriller de espías uno de los mejores filmes de Marvel en “Capitán América: El Soldado de Invierno” (2014) y redimieron a los Vengadores tras “Era de Ultrón” (2015) en la excelente “Capitán América: Civil War” (2016), corrigiendo viejos vicios del MCU por el camino en la repetición de fórmulas, los villanos mediocres, los crossovers con más de cinco héroes en pantalla, las batallas facilonas, etc. 
 
Esta guerra abarca también más frentes que cualquier pelea hasta el momento con las espectaculares batallas galácticas que brillan tanto como sus combatientes espaciales, como el cara a cara entre Thanos y la tropa de Iron Man se ha ganado un puesto entre las brillantes luchas para la posteridad del MCU, el enfrentamiento en la ciudad de Nueva York es el mejor hechizo lanzado por Doctor Strange, y una estación escocesa se convierte en un campo de batalla inesperadamente efectivo.
 
Una pena que la promocionada guerra en Wakanda hogar de Pantera Negra y los allí reunidos T’Challa, Steve Rogers, los monstruos con pinta de simbionte que parecen haberse escapado de Venom, sean los que menos luzcan en un tercer acto en el que lo espacial machaca a lo terrenal. Es una de la mejores apariciónes de los Vengadores, tiene la espectacularidad y la trama para dejarte picado para el capítulo final de esta era. Y sí, espera una escena postcréditos que te robará el aire. En la sinopsis oficial de la trama en esta historia dividida en dos partes, la distancia que han tomado todos los Vengadores se ve reducida cuando una entidad maligna surge en la inmensidad del cosmos, es el poderoso villano Thanos (Josh Brolin), quien está dispuesto a hacer lo que sea por obtener las seis Gemas del Infinito y con ellas conseguir el poder que le permitirá diezmar una buena parte del universo.
 
Avengers: Infinity War
 
Esta es una gran película coral con una excelente cohesión orgánica entre la aventura, la acción y el humor, el espacio y la Tierra, con humanos y dioses, en los superhéroes divididos con destreza en minigrupos. Un universo en el que Star-Lord compite contra Thor por ver quién tiene un historial familiar más deprimente, el Dios del trueno y Capitán América comentan sus cambios de look en plena lucha, Drax se cree invisible mientras alaba los bíceps de Chris Hemsworth o Spider-Man mantiene una conversación sobre la cinta “Footloose” (1984) con Star-Lord nada más conocerse.
 
Esta es toda una revolución cósmica, solo al alcance de la genialidad de los Russo, que saben pasar en la comedia de los Guardianes de La Galaxia al romance entre Wanda y Visión, o del sarcasmo de Doctor Strange a la grandilocuencia de Steve Rogers sin despeinarse.
 
También es la película donde un Thor tuerto y un Bruce Banner como Hulk menos verde en su pasmo y bipolaridad encumbran a Mark Ruffalo al Olimpo de los superhéroes, se cobran con intereses esas escenas que no tuvieron en “Civil War”, mientras las nuevas incorporaciones de Vengadores como los Guardianes de La Galaxia o Doctor Strange se comen a veteranos como Rogers como Capitán America, quien no solo ha perdido el escudo, sino también el liderazgo.
 
Y es que ese es el segundo superpoder de los Russo, introducir nuevos personajes en un ya de por sí saturado universo, y arreglandoselas para dar su espacio a cada uno de ellos, explotando su potencial incluso más que en sus películas en solitario. “Infinity War” es, ante todo, un homenaje colosal al MCU y a sus superhéroes. Al veterano y socarrón Iron Man, a los renovados y jocosos Thor y Hulk, o a los nuevos y afinadísimos Doctor Strange y Star-Lord. También es un tributo a tus líneas de diálogo favoritas (“Nosotros tenemos a Hulk”, “¿Recuerdas esa película tan antigua?”, “¿Cómo puedo ser el amigo y vecino Spider-Man si no hay vecindario?”), los guiones ingeniosos, las películas bien rodadas que roza la exquisitez de “Capitán América: Civil War”, las sorpresas inesperadas donde se ha colado algún viejo conocido que no esperas ver y los clímax finales tan violentos como emocionales.
 
Ver interactuar a estos superhéroes, conducidos por los Russo que no pierden el tiempo presentando a personajes, y eso permite que la acción se haga presente en una de las secuencias iniciales con el pavimento levantado, autos chocados y edificios caídos que son la carta de presentación de esta cinta, en lo mejor que puede ver en una película de capas y mallas. No se si Chris Evans y compañía ampliarán su contrato de trabajo tras la Fase 3, pero yo, con estos hermanos cineastas, firmamos como mínimo por diez años más.  Thanos arrasa con todo en una nueva lección magistral de cine de superhéroes y en este filme los hermanos Russo son el verdadero superpoder del universo Marvel, en un gran blockbuster que es en verdad muy impresionante.
 
Avengers: Infinity War
 

Mi 9 de calificación a “Avengers: Infinity War”, prometiendo y cumpliendo en esta primera entrega los hermanos Russo el principio del fin, en un estupendo filme centrado en Thanos, y por el que diez años persiguiendo gemas del infinito habrían merecido la pena.

También juraron conjugar el ego de Star-Lord, la verborrea de Spider-Man, la solemnidad del Capitán América y el nuevo corte de pelo de Thor como ningún cómic o película lo habia hecho antes. Dicho y hecho aquí está la épica reunión heroica que los comiqueros esperaban y los seguidores del MCU amarán. La superproducción más esperada del año 2018 es la primera parte de la batalla que supondrá un antes y un después en este universo.

En las actuaciones, quien no cede ni un segundo de carisma ni frases irónicas, y esperemos que no lo haga por mucho años, es un Robert Downey Jr. capaz de engrandecer el filme con solo mirar fijamente el nombre de Steve Rogers en los contactos del celular. Qué bueno eres, Tony Stark que no te mueras nunca. Sin embargo, Thanos es el protagonista indiscutible.

En un universo de villanos mediocres, este es un gigante morado al que solo habíamos visto mover la mandíbula en contadas ocasiones que no parecía la apuesta más segura para calcinar a nuestros héroes favoritos. Pero el Titán Loco ya forma parte de los mejores antagonistas de Marvel con la emotiva y visceral interpretación de Josh Brolin, en su afán por acabar con la sobrepoblación cargándose a la mitad del universo por compasión, o tal vez su amor paternal por Gamora. Será que nos ha sorprendido al no ser otro destructor sin miramientos, sino un manipulador emocional de cuidado. Los directores se toman con calma el planteamiento de la situación en la que se encuentra cada clan con la finalidad de aportar, paulatinamente, más sal a la herida del conflicto principal; así que no esperes explosiones cada cinco minutos.

Las expectativas se dan en los momentos cumbres para algunas situaciones como los caídos en batalla, hay otras que realmente te tomarán por sorpresa. En ambos casos, el cómo y el quién es lo que te hará lanzar suspiros, carcajadas y aplausos; como los sacrificios constantes, la muerte de inmortales, los reencuentros obligados, los choques de egos y, claro, el cameo de Stan Lee con el humor que ha acompañado a las cintas de este universo que también está presente. ¿La mejor película de superhéroes del año 2018 hasta el momento? Sin lugar a dudas, “Vengadores: Guerra Infinita” ha sido por mucho la mejor entrega de Marvel, en un tercer acto muy digno y con un gran villano de cimientos e interesantes motivaciones profundas, formidable en fondo y forma.

 
Lic.Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: