Viernes de Críptidos | Bestiario Mexicano: Ahuizotl

Celebrando el mes patrio y el reinicio de esta sección hemos preparado un artículo especial, por lo regular publicamos a cerca de criaturas de todas partes del mundo pero en esta ocasión quisimos presentarles uno de los tantos críptidos mexicanos de la rica cultura del Anáhuac, específicamente la mitología mexica.

El Ahuizotl

Una de las criaturas más temibles del panteón azteca es el Ahuizotl, según las leyendas era una criatura acuática que habitaba el lago de Texcoco.

La descripción del animal fue hecha por los informantes de Fray Bernardino de Sahagún y es la siguiente:

“es tamaño como un perrillo, tiene el pelo muy lezne y pequeño, tiene las orejitas pequeñas y puntiagudas, tiene en cuerpo negro y muy liso, tiene la cola larga y en el cabo de la cola una como mano de persona; tiene pies y manos, y las manos y pies como de mona; habita este animal en los profundos manantiales de las aguas.”

Disponía también de una cola larguísima rematada con una mano y con la que atrapaba a todo aquel que se acercara a las charcas y cursos de agua donde habitaba y lo ahogaba, a menudo se le describe con el cuerpo lleno de afiladas espinas.

El ataque del ahuízotl, que estaba al servicio de las divinidades de la lluvia, conocidos como Tlalocas divinades menores al servicio de Tlaloc señor de la lluvia suponía que los dioses habían elegido a la víctima y sus almas eran portadas al paraíso.

Los cuerpos de los infortunados, que sólo podían ser tocados por sacerdotes debido al interés de los dioses por sus almas, siempre aparecían a los pocos días del ahogamiento y a todos ellos, la bestia les había arrancado los ojos, las uñas y los dientes en el interior de su gruta subacuática. Generalmente, el ahuízotl atraía a los humanos, especialmente a los pescadores, llorando como un bebé desde las orillas y a veces provocaba remolinos que expulsaban fuera del agua a
peces y ranas.

Según la ciencia.

Al ser un nombre poco común los cronistas pusieron poca atención en traducirlo, lo más general es encontrar su significado como “nutria” o “perro de aguas”. El historiador Enrique Vela lo analiza desde un punto etimológico y propone la traducción como “el espinoso del agua”; que sería su sentido original pero en el uso diario debió referirse exclusivamente para nombrar al animal. Se ha propuesto que podría tratarse de un animal hoy extinto del Lago de Texcoco, emparentado con las nutrias, y por su rareza, mitificado tanto en hábitos como aspecto

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: