El gran fiasco de Netflix, Death Note.

El gran fiasco de Netflix

Por Allan Márquez

Es sábado por la noche y quise seguir el mame de ver Death Note,  pésima decisión. No soy un experto en temas de anime y mangas, pero Death Note fue una serie que me gustó mucho y  como cineasta quise darle una oportunidad a pesar de las funestas publicaciones en las redes sociales.

¿Qué hay que analizar en esta nefasta adaptación?

La verdad no mucho, aunque nunca leí el manga, si vi la serie dos veces y pude analizar no sólo el lenguaje visual, sino también la psicología de los personajes, sobre todo en “Kira” y “L”.

Desde el incio la película va por una parte diferente al anime, vemos a  un Lite (Kira) como un chico promedio, desde el físico, recordemos que el Lite de dicho anime posee un personalidad fuerte, es un ser muy analítico y estudioso de todo, características que no se muestran dentro de la película, es más bien un joven gringo pusilánime que es buleado  en su escuela y que durante una tormenta se le aparece la Death Note, misma que utiliza de inmediato después de ser golpeado por el típico brabucón de las películas gringas para adolescentes , incitado por “Riuk” el ángel de la muerte que custodia la Death Note.

Este es otro gran error, no sólo la han cagado con la personalidad de Lite, sino que ahora Riuk es un ser “malvado”  sumergido en la ignominia y un mero incitador, no hay más para decir realmente de Riuk, cuando es parte fundamental de la historia original.

¿Y qué decir de L?

Es el peor para mi sentir y observación, “L” es un personaje aún más analítico que Kira y esto no se muestra en la película, si bien es una adaptación de una hora y cuarenta minutos, no es pretexto para no utilizar recursos visuales que te muestren la sicología de cada personaje y no sólo aventar personajes por cumplimiento.

Cada uno de los personajes carecen de un carácter esencial, mismos que se ven en el anime,  además de tener un casting muy por debajo de lo visto en la historia japonesa, incluyendo a  “Mía” y al papá de Kira.

Dentro de la historia hay saltos abruptos salpicados estúpidamente de una justificación visual entre planos y elipsis erróneas. Nunca vemos realmente el actuar de cada  personaje,  no existe una conexión establecida entre los personajes, son solo esbozos intermitentes entre cada uno de ellos.

En su totalidad la película carece de la complejidad psicológica y visual de la serie original, ¿Netflix apostó por tener solo más rating acaso? Al parecer si, convirtió un gran producto en un churro juvenil disfrazado de thriller, que ni por el par de efectos  gore que aparecen es digna de ver.

Salpicada de referencias visuales de refritos de otras series gringas y de blockbusters estudiantiles,  así como de clichés racistas, plot points mediocres, dignos de –repito- de una serie de jóvenes queriendo ser CSI  y cambiar toda la interacción de los personajes, hace que recuerde,  el  porque prefiero ver las producciones de la BBC.

(Por cierto el score y soundtrack es mierda)

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: