FESTIVAL MARVIN

MARVIN PARA RATO

Por Allan Márquez

 

Sábado  19 de mayo, un día después del 38 aniversario luctuoso de Ian Curtis, a quien le dediqué un pequeño poema y espero lo hayan leído mis robottines, son las seis de la tarde y voy llegando al metrobus Álvaro Obregón. Me encuentro un poco desvelado y puteado por ir a un tributo a Joy Division la noche anterior y desmañanarme para asistir a la escuela, lo que comprueba una vez más que ya no estoy para los desmadres trasnochadores rockanroleros. Sin embargo estoy listo para darle al disfrute con el festival Marvin, la cual es mi primera edición.

Salgo del metrobus y hago una llamada al buen Guillermo Téllez, quien acude a mi llegada, me comenta como está el desmadre en el festival, checo un itinerario que me proporciona un compita que acompaña a Guillermo, miro el cielo y veo que está a punto de valer madres y comenzará a llover, Memo y su acompañante me sacan de mi letargo indicándome que en Bizarro estaba Chingadazo de Kung Fu, veo el horario y señalo que ya acabaron, que no alcanzaremos pero que hay que ver que pedo con las otras bandas, así que emprendemos el camino al foro, el cual es uno de los tantos lugares donde el festival se llevó a cabo.

En nuestro transcurso al lugar algunas gotas se dejan caer, miro de nuevo al cielo, Memo se despide de su copa y de su servidor, él al igual que yo se ve muy desmadrado, al irse su compa y yo seguimos nuestro camino. Frente al Bizarro este chico hace una llamada, cuelga y me dice que se lanza al Plaza Condesa, lugar donde las acreditaciones fueron limitadas e incluso nulas, él va por una de fotógrafo que le rolaran -que chingón pienso- así que inmediatamente nos despedimos.

El chico se ha ido, yo me dirijo a la entrada y me revisan mis cosas, subo las escaleras que me lleva al recinto mientras observo que bastante gente baja por las mismas y sale del lugar. Al entrar me voy directo al escenario, observo que hay una banda haciendo su soundcheck, la música suena como en muchos foros, demasiado saturada y muy mal ecualizada, la voz no se escucha para nada.  Así que resignado a otro sonido de la chingada, saco mi cámara de la mochila, hago unas pruebas de luz y espero a  que la banda comience a tocar oficialmente.

De pronto se escuchó el poder, un punk ácido con miras de garaje  que retumban en el Bizarro, desafortunadamente, el vocal no se escucha ni madres, pero eso no impide que el público comience a armar el slam y los brincos al ritmo de la música provocando un gran desmadre y entre empujones y risas disparo algunas fotos. Veinte minutos después la banda a ha terminado su participación llevándose las palmas del respetable.

Entre la gente me abro camino mientras la banda se desconecta, voy hacia un asiento y reviso las fotos que he tomado y comienzo a eliminar aquellas que no funcionan. Veo unas botas pasar frente a mí, levanto la vista y son integrantes de la próxima banda, comienzan el ritual de pruebas, solo se escucha ruido saturado de nuevo y nada de voz. Minutos después se dejan oír los primeros rasgueos, me levanto y con la cámara inicio los disparos gráficos.

El sonido me envuelve, me traslada a los 70, década punk de nuevo pero más oscura, casi arañando el post, hombres más maduros que la banda anterior están frente al público, al cual invitan al desorden, ellos obedecen y lo inician. Otros 20 minutos pasan desde su primer canción y terminan, el público está agitado y extasiado, no dejan de aplaudir.

Yo voy al asiento en el que estaba minutos antes y hago lo mismo, eliminar fotos no idóneas, miembros del staff de la siguiente banda se encuentra sentado a mi lado, esperan a que la banda punk descienda del escenario, al hacerlo ellos se montan en el mismo, y repiten la sesión catártica de conectar todo. El sonido sigue del asco, alguien se acerca a lso miembros de la banda y les indica que tocan más tarde, el vocal nos informa lo propio así que veo la programación y decido salir del foro para dirigirme a otro y escuchar a Editors.

Al llegar al lugar me percato que fue mala elección, el recito está a reventar, guardias de seguridad están bloqueando el paso a más personas, así que es imposible entrar y lo peor es que de nuevo la lluvia se deja caer estrepitosamente, así que decido apurarme y regresar a Bizarro –pienso al menos ahí estoy calientito-.

Al volver a ingresar el chico de seguridad solo me saluda y ya no revisa mis cosas, subo rápido porque la banda ya está tocando, de inmediato saco mi cámara y me acerco al frente, comienzo a tomar alguna que otra foto, las reviso y no me convencen, tomo otras más e incluso del público que de inmediato arma el slam, siento los empujones, veo un performance gracioso donde el protagonista es una máscara de un ojo que posee a quien se la coloca. Durante el show el guitarrista baja del escenario interactúa con el respetable, en su mayoría millenials que disfrutan del distor cabronamente y del slam como si se tratará de una banda ochentera con toques de surf, el guitarrista de un momento a otro decide lanzarse al público, es atrapado y paseado por un momento con todo y su guitarra, así a la Jack Black en Escuela del Rock.

Al igual que las otras bandas tocan 20 minutos y se bajan del escenario, inmediatamente llegan muchos músicos a conectarse, me acerco y miro dos baterías, un bajo 4 guitarras, un teclado, un pandero. El sonido comienza, es demasiado ruido y pocas nueces, todo a mi parecer suena plano, parejo, esta todo saturado, sonarían igual si fueran solo 4 o 5 músicos, no habría diferencia. Me dedico a sacar unas cuantas fotos, pero el sonido me aturde- y seso que escucho black metal, death y otras cosas muy escandalosas- sin embargo esto me saca de onda, así que guardo mi cámara, me asomo a la entrada y observo que ya no llueve y decido retirarme antes de que la lluvia regrese y me deje atrapado en el Bizarro escuchando al DJ que acababa de llegar momentos antes.

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: