La piedra de la Iguana Nocturna: Caifanes 30 años en que los dioses se niegan a ocultarse.

Un once de abril pero este de 1987 una banda que mas bien parecía una copia mas de The Cure anuncia su primera tocada en aquél mítico rockotitlan que vivió demasiados pasajes del rock nacional, esta banda que simulaba ser una banda darkie mas, se volvió uno de los mas grandes de eso que se le llamaba “rock en tu idioma”, pero en la opinión de su servidor ellos trascendieron a algo mejor; Caifanes fue toda un movimiento por si solo.

Todos los fans utilizaron el día de hoy el hastag #Caifanes30Años en redes sociales, sus conciertos siguen generando expectativas y su música sigue siendo descargada sin duda y no necesito buscar un dato para demostrarlo; sólo necesitaron cuatro discos para quedar en la memoria musical de este país, el homónimo, el diablito, el silencio y el nervio del volcán dejaron una huella que después de su separación se mantuvo y que ni Alejandro Marcovich como solista y el fallido Jaguares no pudieron superar, si acaso solo mantenian la llama de ese romance caifanesco con su público.

Es una banda que ha vivido demasiado; las ya dos separaciones de Alejandro Marcovich, la lesión de cuerdas vocales de Saúl Hernández y parecería nunca terminar, es como si sus mismos fans fueran los que aún los mantienen con vida aunque en opinión de muchos ya no deberían estar, hubieran optado con un retiro con gloria, sus arreglos y letras esotéricas y de una poética poco común se mantienen, y muchos fans, muchos periodistas queremos que sigan tocando mas tiempo, hay una escena que los extrañaba y que los quiere tener un rato mas, si ya no hay nuevo material no importa, pueden reciclar esos cuatro álbumes una y otra vez, pero es como si llenaran un hueco que aún nadie mas cubre (para bien o para mal).

Porque aún queremos dar una vuelta al cielo, porque aún queremos bailar con la negra tomasa, aún no sabemos donde están los dioses ocultos y necesitamos saberlo, aún con todos sus problemas, aún con las carencias que ya puedan tener, hay un morbo, hay un deseo de ver que mas nos pueden ofrecer, por lo pronto esperemos en Giant metal robotto poder presenciar su próximo concierto en la Arena Ciudad de México y ver como son capaces de domar ese enorme monstruo.

¿será por eso que no me dejan salir? ¿Será por eso que me dan electroshocks? 

 

 

 

 

Guillermo Tellez Luna

Soy fotografo, locutor, periodista musical, mercadologo y junto con mi ayudante Kato y mi vehiculo blindado Black Beauty protegemos la ciudad en nuestros ratos libres.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: