#TheDefendersWeek presenta: No hay heroína como Jessica Jones, al menos, entre los superhéroes

Les voy a ser sincero… tenía yo muchísimos prejuicios contra este show. De entrada, Krysten Ritten nomás de verla me caía gorda. Se me hizo insoportable en «Breaking Bad» y esa pinta de mamona marginal me saca de quicio. Súmenle las críticas en internet: «Jessica Jones viene a empoderar a las mujeres»; «por fin una super heroina que demuestra que las chicas somos tan cool como los hombres» y pendejadas del estilo, me alejaron de ver este producto de Netflix. Me caga ése afán de algunas personas por «demostrar» que las mujeres son chingonas, esa necesidad de atención denota una falta de autoestima que me repugna, y yo erróneamente asumí que ése era el tono en Jessica Jones.

Fue hasta que mi propio hermano me dijo que la serie estaba de huevos que me decidí a darle chance y en verdad: No me arrepiento.

No… la Jones no es ninguna «luchona». No tiene la imperiosa necesidad de demostrarle al mundo que el «sexo débil» en realidad es el más fuerte ni imbecilidades así. Jessica es una mujer destruida, tridimensional e imperfecta. Es una persona con súper poderes, capaz de partir a un ser humano normal a la mitad y con una «encantadora» personalidad intimidante… pero aún así, vive muerta de miedo. Y todo gracias a David Tennant, con su increíble interpretación de «Purple Man». Qué villano tan sui géneris: Atemorizante, psicópata, obsesivo y al mismo tiempo patético. Porque al final de cuentas, este miserable no pasa de ser un «niño berrinchudo», lo cual esta ligado a su superpoder. No hay otra forma de construir la psicología de un ser que puede conseguir lo que se le de su santa voluntad; Purple Man al final de cuentas es un imbécil que no puede tolerar la frustración.

Muchas veces he escuchado por parte de amigas y conocidas que «uno como hombre jamás sabrá lo que se siente tener un hijo o abortar». Y es cierto, la gama de emociones que tales eventos desatan es algo desconocido y prácticamente imposible de experimentar en toda su magnitud por un hombre. Pero hay un arco argumental en Jessica Jones que me hizo entender lo que implica para una mujer el aborto del producto de una violación, y fue cuando una de las víctimas de Killgrave le confiesa a la investigadora que le pagó a otras presidiarias para que la golpearan y le causaran la pérdida de su hijo nonato, además le hace notar que el niño… sería el producto de un monstruo…

Ah, cabrón…

¿Cuántas víctimas de violación en el mundo real no habrán pensado lo mismo? Terminar la vida de un ser que heredará los genes de un maldito capaz de dañar a alguien con tal de satisfacer sus necesidades primitivas.
Y es que Jessica Jones está llena de alegorías en sus tramas, sus villanos, sus situaciones. Por ejemplo, Killegrave es el ex-novio autodestructivo, el que acosa y presiona aún cuando la chica lo haya mandado por un tubo. El terror de Jessica Jones es palpable porque está inspirado en situaciones y mecánicas de la vida real. Y por eso es verosímil que una mujer capaz de aplastar autos y de vencer a tipos del doble de su peso, entre en pánico con un alfeñique como Purple Man, porque el poder que ejerce este sobre aquella es de naturaleza psicológica, no física. Muy parecido a lo que sucede en la mecánica que se da en los adictos a las relaciones destructivas.

Un amigo me señaló que a diferencia de Wilson Fisk, Killgrave mata gente inocente. Mientras que el hampón neoyorkino (tal vez sin proponérselo) sólo ejecuta con sus propias manos a mafiosos rusos, o a un padre abusivo, gente que de alguna manera paga con su vida el llevar a cabo actos de vileza… Killgrave pasa por encima de cualquiera, sin pensarlo dos veces, con tal de salirse con la suya. Este ojete es sin duda alguna, el mejor villano de Marvel en el mundo audiovisual.

Así es como esta borracha gruñona y disfuncional se ganó mi respeto. No es una «feminista» poniendo en alto a las de su género; no es «una guerrera luchona» que busca que vivamos en un mundo donde «todos entendamos que las diferencias de sexo no son un obstáculo para vivir juntos y en armonía». No… Jessica Jones antes que nada es un personaje interesante y los guionistas tienen una historia qué contar al respecto. Esta serie ha sabido transformar problemáticas del mundo femenino en situaciones de superhéroes sin que suenen «fantásticas», ridículas o fársicas. Muy por el contrario, hicieron de Jessica Jones un ser humano con fuerzas y debilidades, con imperfecciones y terribles defectos. Y precisamente por eso es muy, pero muy interesante su serie.

Te recomendamos otros artículos de #TheDefendersWeek en robotto.space…

https://robotto.mx/la-cuenta-regresiva-thedefendersweek

https://robotto.mx/los-primeros-episodios-the-defenders

https://robotto.mx/thedefendersweek-presenta-daredevil-batman-rojo

https://robotto.mx/the-defenders-los-videojuegos-thedefendersweek

Daniel Garcia Garduño

Daniel Garcia Garduño

Dibujante de cómics y animador. He trabajado en "La Familia Del Barrio", "El Chapulín Colorado Animado" entre otras producciones de cine y tv. Produzco el cómic "Volt" (ni lo busques, saco tirajes cortos y nadie me pela) y pronto otro título más de corte cómico-erótico.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: