RUMBO AL HELL AND HEAVEN (OVER KILL)

TRASH METAL SOBRE EL ASESINO

Por Allan Márquez

 

Tarde soleada en la ciudad, Paquito camina afuera de la escuela, retraído como siempre, con sus libros de poesía y cuentos de horror en las manos, sus pantalones rotos entubados y una playera sucia y roída que muestra la imagen tipográfica “Over Kill” mientras en la mochila lleva algunas libretas donde él escribe sus propias historias y sus propios poemas. Desde sus anchos audífonos se escucha música estruendosa, alegorías profanas sobre caos y devastación social acompañados de riffs sangrientos de metal, de ¡trash metal!

Durante el camino a su casa observa a muchedumbre, entes sociales que lo observan inquisitivamente por su percha, ensimismado e introyecto, Paquito no pone mayor atención a las miradas y comentarios que se hacen aquellos seres al verlo pasar. Del interior de una habitación emerge una luz cálida y abrumadora, mientras se escuchan gritos femeninos llenos de dolor por los golpes secos que recibe en la habitación contigua. La música desenfrenada aumenta en el modular de la habitación, los primeros riffs de “Nice Day For A Funeral” se comienzan a escuchar, mientras el volumen aumenta cada vez más hasta ver en la pequeña pantalla el máximo treinta. Los golpes y gritos se opacan por la batería y el bajo retumbante golpeador sobre las paredes del cuarto, el cual esta tapizado con posters de Over Kill.  Al fondo esta Paquito recostado en su cama, con guitarra en pecho tratando de seguir los riffs de la guitarra sin conseguirlo, pero a él no le importa y sigue tocando aunque esta completamente perdido con los trastes, no da uno solo bien, sus pisadas son pobres y lentas.

La canción ha terminado y a lo lejos se escucha un disparo, una seca y amortiguadora detonación. Un cuerpo pérfido cae al suelo, mermelada de fresa emerge del cráneo encefalético. Par de zapatillas deambulan el esternón marchito del miembro abandonado en la estancia hogareña que viste de negro.

-¿Listo mijo? pregunta la voz forzada y femenina de Pablo por las hormonas. 

Paquito asiente con la cabeza, deja su guitarra sobre la cama, se levanta y toma su chamarra rota y cubierta con parches de trash metal. Paquito toma de la mano ensangrentada a Pablo, quien lleva las uñas rotas por los forcejeos anteriores.

-Ya ni pedo jefe, te perderas el Hell and Heaven-

Paquito, se acerca al cuerpo ensangrentado y deformado cranealmente, deja el boleto de entrada al festival sobre la frente de su padre. Pablo toma de nuevo a Paquito de la mano, lentamente Pablo comienza a desvanecerse, de su espalda emerge sangre dolorosa que muestra la herida del puñal enterrado, dado por las decisiones tomadas previamente de no ser él sino ella.

Ambos caminan y súbitamente Pablo se desvanece soltando a Paquito, herida coagulante brota de la espalda baja de Pablo; el cuerpo yace inmóvil, Paquito se acerca a él, mira el bolso que cuelga del hombro libre de Pablo, lo abre y saca un boleto del festival. Paquito se levanta sin mirara a Pablo da la espalda a éste y saca del bolsillo de su pantalón su celular y marca.

-¿Santa? ¿Qué onda, si vas a querer ir? Ahuevo ya lo conseguí. Te veo afuera de CD. Deportiva-

Paquito coloca sus audífonos en sus oídos y de ellos emerge “Coma” de Over Kill.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: