República Cinéfila | Infierno en La Tormenta

Las películas de cocodrilos asesinos siempre han estado a la sombra de sus hermanas mayores, las cintas de tiburones. Es que las segundas cuentan con “Tiburón” (“Jaws”, 1975) en su currículum, probablemente la mejor y mas perfecta cinta en toda la filmografia del cineasta Steven Spielberg y una de las mejores de la historia, y nadie ha hecho hasta ahora una obra maestra que sea todo un icono de la cultura popular con cocodrilos. Por ahí en el recuerdo cinefilo andan “El Cocodrilo” (“Lake Placid”, 1999) con Bill Pullman y Bridget Fonda, pequeño fenómeno del VHS noventero, divertida pero irregular cuanto menos; también “Rogue” (2007) mucho más visceral y efectiva, del director de “El Cazador de Wolf Creek” (“Wolf Creek”, 2005) Greg McLean. Entonces, ¿Tenía que llegar el director de cine francés Alexandre Aja pera darnos finalmente a la mejor película de cocodrilos jamás filmada? Puede ser, aunque “Infierno en La Tormenta” es bastante más que eso, ya que narra la siguiente historia en su sinopsis oficial, cuando un terrible huracán azota la población de Florida, la ciudad natal de Haley (Kaya Scodelario) ella ignora las órdenes de evacuación para buscar a su padre (Barry Pepper), que está desaparecido. Después de encontrarlo gravemente herido en su casa, los dos quedan atrapados en una zona muy estrecha, que además se inunda rápidamente con el agua del huracán. Mientras el tiempo para escapar de la tormenta se agota, Haley y su papá descubren que el creciente nivel de inundación en su casa, es el menor de sus problemas.
 
En una película como esta, sobre cintas de animales acuáticos, esta el balance entre el horror y las relaciones familiares, con el ritmo y la edición; también se centra en la estupenda elección de Aja como director, con el apoyo que le brindaron los productores en las tomas más complicadas, con los cocodrilos y sus efectos especiales y con Sam Raimi (“Evil Dead”, “Spider-Man”) en una producción fílmica de desastres mitad animales enojados. Porque estamos ante una película de conceptos claros que estira su premisa hasta límites, digamos, gratamente sorpresivos; de hecho, la podemos describir como una mezcla feliz entre “No Respires” (2016) y “Miedo Profundo” (2016). Todo arranca con un prologo intenso de mucho ritmo, fundamental para poner en marcha la maquinaria narrativa, presentando rápidamente a los protagonistas, Haley y su padre Dave en la dinámica de la relación entre ambos y con un fuerte huracán como escenario del drama y contexto maravilloso para la aparición de los cocodrilos. La trama es básica durante el transcurso del huracán Wendy, Haley va a la casa de su padre para reavisar que este se encuentra bien, dado que no responde el teléfono y lo encuentra desmayado en el sótano junto con un cocodrilo que los acecha; lo que viene después es una visceral y claustrofóbica lucha por la supervivencia. El regreso de Aja al camino del bien no podría ser mejor en una película de presupuesto limitado, pero lista para dar el batacazo en el medio de la omnipresente oferta de Disney en nuestras pantallas. Podemos decir con justicia que estamos ante la “Un Lugar en Silencio” del 2019.
 
Infierno en La Tormenta
 
Hay que recordar que en el Hollywood de la década de los años 80 apareció un buen número de películas, en los géneros fílmicos con producciones dramáticas, en comedias y en tragedias, que en el subtexto intentaron vender a su público un ideal de familia que ya desde entonces evidenciaba lo rancio de su estructura y que hacían eco -a veces de manera premeditada y otras no- del puritanismo que invadió a la vida común de los Estados Unidos y que alcanzó su esplendor con la presidencia de Ronald Reagan, semilla de la ideología que en buena medida acomodó a Donald Trump en la presidencia de ese país. Y es eso, el subtexto. Por eso en ese apartado de películas pro familia tradicional caben tanto “Footloose” (1984) como “Poltergeist” (1982), “La Sociedad de Los Poetas Muertos” (1989), “Hechizo de Luna” (1987), “Quisiera Ser Grande” (1988), “Pretty in Pink” (1986) y si nos apuramos y ponemos un poco cínicos llegamos hasta “Duro de Matar” (1988). Por supuesto hubo respuestas -involuntarias y no- a esa racha y ahí podemos ubicar, aunque se trata de otro tema, a “Educando a Arizona” (1987) de Joel Coen y a “El Resplandor” (1980) que al lado de “Star Wars – Episodio V: El Imperio Contraataca” (1980) inauguró la década con figuras paternas tóxicas y traumatizantes.
 
Lo dicho, otra historia. Ahora con “Infierno en La Tormenta” podemos tomarnos las mismas libertades y nadar un poco más profundo en esta historia de desastres y animales enojados que podría tener más que una lectura ecologista que representaría un primer y barato galardón a la película con los cocodrilos sueltos dentro de la típica casa americana amenazando la unión familiar en medio de una tormenta evidentemente fruto del cambio climático, ¿no son símbolo de una naturaleza que ejercita venganza sobre la descuidada humanidad? Ese “más allá” en la película tampoco está en la historia de supervivencia que vende Hollywood de unos años para acá con un descaro que, curiosamente, aquí tiene un toque más discreto.
 
Y sin embargo es esa historia de supervivencia la que puede llevarnos a la muestra interesante que la narración de Alexandre Aja esconde sin muchas ganas. En medio de esa tormenta la película elabora un magnífico dulce de entretenimiento muy cercano en efectividad al que el propio Aja había mostrado con mucho humor y todo en la fórmula en “Piraña 3D” (2010) con guión de Pete Goldfinger y Josh Stolberg. Aquí con guión de Michael y Shawn Rasmussen que son algo así como especialistas en persecuciones encerradas logra un acierto a partir de un disparate y eso, como ejercicio de entretenimiento debe ser considerado ya una cualidad, especialmente con la incontable cantidad de intentos fallidos que aparecen cada semana. En ese acierto y con un par de secuencias que le cambian el tono para bien en las confesiones familiares y el ejercicio de hablar del pasado en medio de la amenaza, “Infierno en La Tormenta” dibuja la figura de un padre que pierde la brújula en su obsesión por convertir a su hija en un ser humano alfa, ganador y dominante, en una superviviente en toda forma y como dicta la tradición.
 
Efectivamente, la meta del padre se logra hay que ver cómo nada Kaya Scodelario y cómo aguanta toda la película mojada sin sufrir un asomo de hipotermia y el encuadre final de la película lo deja más que claro. Pero en el intento vemos cómo esa hija se deshace del tóxico pasado con su padre y comprende algo del egoísmo de su madre mientras en imágenes, Aja muestra esquina por esquina una casa que se cae a pedazos ante el embate de la tormenta, desde el tétrico sótano con un hogar casi natural del terror interno gringo hasta el ático que es donde los recuerdos de la familia americana se guardan celosamente, pasando por el quicio en el que cada año se marcan los centímetros que crecen los hijos en esos buenos tiempos. Todo se viene abajo, todo se destruye, los secretos salen a la luz y aunque alimentan la razón para sobrevivir, dejan ver también que esa forma de familia muestra ya de manera innegable sus debilidades ante el embate de todo lo que hay afuera. En pocas palabras, debajo de la muy americana historia de los supervivientes está la de las familias tradicionales incapaces de soportar esas formas rotas, ya muy agrietadas; en la necesidad de derrumbar esa casa típica o mejor aún, la imposibilidad de mantenerla en pie nadando en el chapoteadero creyendo que es la fosa de los clavados. Quizá, pero si en estas películas uno no lo hace, termina devorado por los peligrosos cocodrilos. Como diría la bella superviviente alfa: “hoy no es el día” y aquí se nota en esta formidable cinta.
 
Infierno en La Tormenta
 
Mi 9 de calificación bine ganado a “Infierno en La Tormenta” porque un cineasta como Alexandre Aja vuelve al camino del bien con una película muy brutal y bastante tensa, que es como una mezcla feliz de “No Respires” y “Miedo Profundo”. Con este filme recuerda a las buenas producciones cinematográficas de los años 70 y 80, con el primer y principal acierto de la película que se toma su tiempo para dar cuenta de los personajes, por los cuales sentimos una empatía desde el principio y que se convierten en nuestros héroes inmediatamente. Esto puede parecer una obviedad, pero en los clichés de las películas hollywoodenses de animales asesinos está lleno de personajes de cartón muy planos, cuyo destino nos importa realmente muy poco. También digamos que la resistencia sobrehumana que tienen tanto Haley como Dave a los ataques brutales de los depredadores es un poco inverosímil en la forma, aunque también es una licencia necesaria que este subgénero debe tomarse en serio en el llamativo drama de su fondo.
 
Es cierto que los actores secundarios caen como moscas ante la tormenta y los peligrosos cocodrilos, pero debemos sentir también que nuestros protagonistas son capaces de enfrentarse y sobrevivir al menos a un ataque de los monstruos. El segundo gran acierto de Aja es la manera brillante en la que construye y dosifica el atractivo suspenso, pero sobre todo  la tensión. De alguna manera esta híper calculada pero también mágica, la película parece no sacar nunca el pie del acelerador, siempre está redoblando la apuesta y esto, en lugar de cansarnos, nos atrae más a querer seguir mirando el destino ingrato de nuestros héroes. Encima, cuando parece que estamos para relajarnos y ver el final, el filme nos regala un tramo final brillante, violento y sin respiro. Es mi recomendación absoluta para quien guste de las emociones fuertes ya que es de lo mejor en el genero del horror y terror con un bien llevado drama familiar, esta cinta reivindica el hasta ahora infravalorado talento de un competente director en el cine de genero como Aja y es de lo mas destacado del año.
 
 
Lic. Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

Un comentario en “República Cinéfila | Infierno en La Tormenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: