Especial Día del orgullo geek: Star Wars, la película a la que nadie tenía fe.

 

Por Markoz Sáenz /@Saenz001

 

Hoy en día Star Wars es sinónimo de éxito cinematográfico. El nombre evoca a una de las sagas más redituables en el cine de Hollywood y nos recuerdan a George Lucas como un prolífico productor y cineasta. Pero al principio de todo esto existe un entorno de poca fe hacia la visión de un joven optimista, que casi provoca que la historia de Luke Skywalker no se estrene.

 

George Lucas ideó su historia de piratas espaciales mientras trabajaba como asistente de producción con Francis Ford Coppola. Lucas tenía la intención de homenajear las cintas con los que había crecido, como Flash Gordon y las películas de samuráis de Akira Kurosawa. Coppola recomendó al aspirante a cineasta que intentara primero realizar otras historias antes de aventurarse con su trama de espadachines espaciales.

Para 1968 con ayuda y financiamiento de Coppola, George Lucas lleva su proyecto de tesis a la pantalla grande, THX 1138 se estrena con un mediano éxito. Lucas pronto empezó con su siguiente proyecto pero Coppola no pudo ayudar a su amigo por estar involucrado al 100 % con “El Padrino”, por lo cual decide fundar su propia productora, LucasFilm Ltd con la que filma “American Graffiti”, que fue un gran éxito de taquilla y critica, lo que puso en la mira de las productoras al joven cineasta.

Aun así para Lucas fue un viacrucis encontrar quien financiara su obra, nadie creía en su sueño de una Space Opera con caballeros y espadas de luz. Al final la Twentieth Century Fox decide darle parte del dinero necesario para empezar y prestarle los estudios no usados para la filmación. Lucas se endeudó con tal de hacer realidad su visión. La película se rodó en Túnez y España, los sitios más baratos que la Fox le pudo conseguir, por ello mucha de la producción se hizo en Londres, en los estudios donde Stanley Kubrick filmó su Odisea del Espacio. Para complacer sus exigencias técnicas Lucas crea Industria Light & Magic, encargada de los efectos especiales y un estudio de mezcla de sonido, que se llamaría después Skywalker Sound Studio, eso implicaba más deudas y más retrasos, los estudios y productores ya ponían en duda el éxito de la película.

Tras meses de una ardua y accidentada filmación el primer corte estuvo listo, sin embargo, al estudio y al propio Lucas no les gustó nada. El cineasta despide al editor otorgado por la Fox y busca uno nuevo. Con nuevo editor Lucas supervisó la edición para quedar acorde a su visión. La versión previa al estreno, “la final”, se la mostró a sus amigos, entre ellos Brain de Palma, Steven Spielberg y los guionistas Willard Huyck y Gloria Katz, a esa versión aún le faltaban sonidos, algunos efectos y la música. No les agrado, Lucas se sentía morir. Trabajando al vapor se le agregaron los elementos faltantes y sólo al oír la música compuesta por John Williams fue que Lucas volvió a tener fe.

Por fin la versión final estaba lista, justo en la semana del estreno, 25 de mayo de 1977. La Twentieth Century Fox no había querido estrenar la película en verano, temían un fracaso aún mayor si se proyectaba a lado de cintas que auguraban un éxito en taquilla. Sumado a esto la película tuvo poca aceptación de parte de los proyectores, todos veían en la baja promoción de la Fox una alerta sobre lo atractivo de la película. Además, la historia iba en contra de todo lo exitoso en aquellos días.

Recordemos que al final de la década de los setenta la mayoría del cine estaba dominado de narraciones violentas y adultas, como “Taxi Driver”, “El Exorcista”, “Rocky”, “Todos los hombres del presidente”, entre otras.

Al día del estreno solo 43 salas decidieron proyectar Star Wars. Pero todo mundo estaba equivocado, la gente estaba ávida de una historia esperanzadora, emocionante, es por eso que días antes, cuando los avances se exhibieron, chicos y grandes ya hablaban de la historia del espacio, de aventuras y fantasía y esperaban con ansias su proyección. Ese 25 de mayo las 43 sala se abarrotaron, fue una bofetada para todos los que no creyeron en la Fuerza y una bocanada de aire para el joven Lucas. Para finales de agosto de 1977 la película se exhibía en más de 1,000 cines, era un éxito total. El resto es historia.

Star Wars cambió por completo la industria del cine. Creó el termino blockbuster, se renovó la forma en que se promueve un filme y marcó el inicio de la forma en que se comercializa toda la mercancía alrededor de la película. Hoy 25 de mayo, día del orgullo geek, es buen momento de recordar que a pesar de las adversidades si crees en un sueño y luchas con todo para lograrlo podrás crear un bombazo, así como lo hizo George Lucas con su Star Wars.

Feliz día del orgullo geek y  Que la Fuerza los acompañe siempre.

 

 

Un comentario en “ Especial Día del orgullo geek: Star Wars, la película a la que nadie tenía fe.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: