Cineastas desafían a la industria japonesa a cambiar o morir.

La industria cinematográfica de Japón es la segunda más grande de Asia en términos de taquilla: los ingresos totalizaron $ 1.14 mil millones de 115 millones de entradas en las profundidades de la pandemia en 2021, pero como los expertos saben desde hace décadas, no es la más saludable según los estándares mundiales o incluso regionales. .

Para muchos en la industria, particularmente aquellos en el sector indie, las horas son terribles, los contratos son inexistentes y el acoso sexual y de poder son hechos de la vida profesional.

E incluso los directores cuyo trabajo se proyecta en los principales festivales del extranjero a menudo tienen dificultades para recaudar dinero para su próximo proyecto o ganarse la vida como clase media solo con la realización de películas.
En junio de este año, el ganador de la Palma de Oro en Cannes, Kore-eda Hirokazu, y otros seis directores pertenecientes a un grupo llamado Eiga Kantoku Yushi no Kai (traducción: Asociación Voluntaria de Directores de Cine) lanzaron action4cinema/Coalition for the Establishment of a Japan CNC. (A4C), una organización sin fines de lucro dedicada a abordar problemas arraigados en la industria.
Los miembros de A4C tienen como objetivo establecer una versión japonesa del Centre National du Cinema et de l’Image Anime (CNC) de Francia.

“Nuestro objetivo principal es cambiar la estructura de flujo de dinero de la industria cinematográfica japonesa y crear un sistema sostenible que apoye no solo las películas comerciales sino también las películas de autor que han sido durante mucho tiempo el mayor encanto del cine japonés”, dice el veterano director y A4C. miembro fundador Funahashi Atsushi.

En 2019, la industria cinematográfica local recibió un total de 3.500 millones de JPY (24,5 millones de dólares) del gobierno japonés, mientras que en Francia, la CNC asignó unos 287 millones de dólares para apoyar la producción cinematográfica.

El impulso por un CNC japonés comenzó a fines de 2020 cuando COVID cerró los cines y derrotó al sector de cine de autor de Japón. “Necesitábamos construir un sistema de seguridad para la industria cinematográfica japonesa”, dice Funahashi. “¿Qué pasa si otra pandemia o desastre golpea de nuevo?”

Estimulado por este sentido de urgencia existencial, el grupo inició reuniones mensuales sobre la creación de una red de seguridad con la Asociación de Productores de Películas de Japón (Eiren), el organismo de la industria dirigido por los cuatro conglomerados cinematográficos más grandes del país: Toho, Toei, Shochiku y Kadokawa.

Examinaron cómo CNC y organismos similares en Corea y el Reino Unido trabajan para sostener la industria local a través de capacitación, subsidios y otras iniciativas. “Pensamos que el organismo central debería gobernar el flujo de dinero y recaudar algún tipo de impuesto de los teatros, la televisión, los videos y el VOD web para mantener la infraestructura e invertir para el futuro”, explica Funahashi.

Al cuarteto fundador (Kore-Eda, Funahashi, Suwa Nobuhiro y Fukada Koji) se unieron los directores Nishikawa Miwa, Sode Yukiko y Uchiyama Takuya y el abogado de entretenimiento Shinomiya Takashi para formar el cuerpo que luego se convirtió en A4C.

Otro objetivo clave de A4C es librar a la industria del acoso sexual que había sido generalizado durante mucho tiempo, pero que en su mayoría estaba oculto hasta que una serie de revelaciones recientes en los medios japoneses sacaron a la luz el comportamiento sexualmente abusivo de los directores veteranos Sono Sion y Sakaki Hideo, entre otros. Sono y Sakaki no han sido acusados ​​de ningún delito, pero la industria se ha vuelto en gran medida contra ellos.
En abril, el actor Suiren Midori hizo pública una entrevista con el semanario Tosho Shimbun. Afirmó que, siete años antes, Sakaki había abusado sexualmente de ella en una sesión de ensayo privada. Sakaki emitió una disculpa general, pero no admitió actos específicos.

Ese mes, Suiren se unió a otras personas con experiencias similares y a sus seguidores para formar la «Asociación para poner fin al abuso sexual en la industria cinematográfica y de imágenes en movimiento». Desde entonces, el grupo ha agregado miembros, mientras se alía informalmente con A4C.

Demasiados en el negocio todavía consideran el abuso sexual como “un problema de otra persona”, dice Suiren. “Muchas personas esperan en silencio que este problema desaparezca”.

Suiren cree que la razón principal de esta larga omerta de la industria son “las relaciones de tipo piramidal que se han establecido, con directores y productores en la cima”. La mayoría de los poderosos son hombres. A pesar de un lento aumento, las mujeres representaron solo el 12% de los directores de todos los largometrajes estrenados en 2020, según un estudio del grupo activista Japan Film Project.

Pero la industria ahora reconoce que ignorar el problema ya no es una opción. El 27 de abril, Eiren emitió un comunicado que decía: “Creemos que cualquier tipo de violencia, incluida la violencia sexual, y todo tipo de acoso nunca deben tolerarse, y nos oponemos firmemente a estos actos”.

Un avance en el tema del abuso de poder fue la demanda que ex empleados del operador y distribuidor de teatro Uplink presentaron contra el entonces presidente Asai Takashi en junio de 2020 por acoso escolar. La demanda se resolvió más tarde, pero A4C ha hecho de la erradicación del abuso de poder una alta prioridad.

Sus esfuerzos están comenzando a dar frutos: el 1 de septiembre, A4C informó que la Agencia de Asuntos Culturales de Japón había incorporado medidas contra el acoso en su solicitud de presupuesto para 2023 al Parlamento. Quiere que las producciones individuales reciban fondos de la Agencia de 200,00 JPY ($1,400) para capacitación contra el acoso y medidas relacionadas.

Como observador y participante en los escenarios de películas japonesas durante más de dos décadas como periodista, fotógrafo, actor y director, Norman England, nacido en Estados Unidos, ha visto y experimentado acoso de primera mano, desde insultos hasta bofetadas y patadas. “La intimidación está integrada en la cultura”, dice, refiriéndose a la relación tradicional senpai-kohai (senior-junior), en la que el primero tiene autoridad absoluta sobre el segundo: “Te intimidan y, cuando tienes la oportunidad, te intimidar a alguien más bajo”.

La solución, cree England, no son las pautas voluntarias, sino los contratos que especifican todo, desde el comportamiento prohibido hasta las horas de trabajo y la paga. “Algunos no creen que eso funcione en Japón”, dice. “Creo que lo haría porque sería un documento legal”.

Según una investigación del Ministerio de Economía, Comercio e Industria, más del 60% de los autónomos de la industria cinematográfica japonesa trabajan actualmente sin contratos firmados. “Eso es absolutamente incorrecto”, dice Funahashi.

Sin estas y otras reformas, la industria cinematográfica japonesa puede continuar su largo y lento declive como imán para los jóvenes talentos creativos. “Para ellos, el cine japonés ya no es donde sueñan trabajar, a diferencia de los años 30 a 50, la era dorada de los estudios japoneses”, dice Funahashi. “Tenemos que hacer cambios fundamentales para que los platós de rodaje vuelvan a ser lugares donde a la gente le encanta dedicar su energía y pasión”.

 

Con texto de Variety.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: