República Cinéfila | Godzilla 2: El Rey de Los Monstruos

En el año de 2014, el filme “Godzilla” del director Gareth Evans dividió a los críticos de cine, a base de escatimar demoliciones por la forma en favor del drama humano por su fondo. Ahora, el cineasta Michael Dougherty (“Krampus”) ha estrenado “Godzilla 2: El Rey de Los Monstruos” ¿Esta es una obra maestra? ¿O todo un desastre? Al menos la prensa especializada en Estados Unidos solo coinciden en una cosa, en el gran regreso del kaiju que nos hará verlo todo muy negro. Con el retorno del lagarto japonés de 90 metros de altura acompañado esta vez de otras estrellas del kaiju eiga como Rodan, Mothra y el propio Ghidorah es una película que sino es excelente, no es un desastre sin paliativos a pesar de la oscura fotografía del filme que pone algo difícil enterarse de lo que ocurre en pantalla, prepárate para ver una película entera basada en el concepto de que, cuando tres monstruos gigantes luchan entre ellos, crean tormentas tropicales, lluvia torrencial y un montón de nubes.

En la sinopsis oficial en esta nueva historia que relata los esfuerzos heroicos de la agencia criptozoológica, Monarch, cuyos integrantes se enfrentan a una legión de monstruos gigantescos, incluido el poderoso Godzilla, que enfrentará a Mothra, Rodan y a su máximo némesis con tres cabezas: el Rey Ghidorah. En el momento en que estas antiguas superespecies –que se creía que eran tan solo un mito– resurgen, pelearán por la supremacía y pondrán la existencia de la especie humana al borde de la extinción. Y es que mucho se ha hablado en el mundo del séptimo arte actual de la posibilidad de traer de regreso antiguas mitologías a los tiempos que corren de la compañía fílmica Warner Bros. y muchas veces se ha errado en el intento, donde la falla más grande ha sido la de la saga de los superhéroes de DC que como estudio cinematográfico abarató tanto la apuesta que hizo irrelevante el papel del héroe por excelencia. Desafortunadamente esta cinta no se libra del todo de ese error. Porque es una lástima que esa ambición empresarial que aprieta sus garras en las criaturas se deja ver también en el actuar de los estudios fílmicos que pudieron regalar estupendas secuencias de lucha monstruosa como éstas con un fondo más rico, más vivo, menos lánguido;perdiendo la oportunidad de generar una nueva leyenda con unos nuevos titanes.

Godzilla 2 - El Rey de Los Monstruos
Godzilla 2 – El Rey de Los Monstruos

Al igual que sagas como las de “Jurassic Park”, el filme de “Godzilla 2: El Rey de Los Monstruos” es en el fondo un drama afectivo y familiar, que apuesta a que sea la mirada y las peripecias de los seres humanos las que nos introduzcan a un mundo abismal que nos supera un poco en su despliegue. Pero es precisamente el factor humano el que falla, a pesar de que el filme cuenta con un elenco y reparto en verdad excelente, donde también reaparecen nombres como los de Ken Watanabe, Sally Hawkins y David Strathairn, y se suman otros como Ziyi Zhan, Charles Dance y Bradley Whitford. No hay ningún personaje que genere una verdadera empatía o que presente una suma de conflictivos que esté enhebrada apropiadamente.

En realidad, asistimos a una suma de estereotipos cuya única funcionalidad es explicar lo que está pasando o las leyendas que rodean a los monstruos, por ejemplo esta una escena donde el personaje de Farmiga explica sus motivaciones con un largo discurso –repleto de lugares comunes ambientalistas- al que encima le superpone imágenes como para que todo quede claro y no haya ningún tipo de confusiones. A lo sumo se puede destacar un par de actos sacrificiales donde solo el desempeño de los actores hace posible que sean secuencias mínimamente conmovedoras. Si todo se tratara únicamente del despliegue visual y la espectacularidad en las escenas de acción, “Godzilla 2: El Rey de Los Monstruos” sería un entretenimiento más que aceptable. Pero claro, en el medio hay una necesidad –totalmente lógica y pertinente- de construir una historia, con sus conflictos y personajes, que se suma a otro requerimiento –con una lógica más propia del mercado-, que es la de sustentar una estructura más grande, correspondiente a una franquicia y un mundo cinematográfico más amplio. Allí es donde el filme evidencia fallas que ya venían arrastrando sus predecesoras, “Godzilla” (2014) y “Kong: La Isla Calavera” (2017). 

En esta nueva entrega del universo de monstruos de Warner Bros., con Michael Dougherty a cargo de la dirección, se procura una expansión del mundo y la mitología de esas criaturas gigantescas, casi como dioses antiguos. Ahí lo tenemos entonces a Godzilla teniendo que enfrentarse a numerosos contrincantes, incluido el Rey Guidorah, una bestia de tres cabezas, mientras la agencia cripto-zoológica Monarch busca contener todo el asunto y debe lidiar con un grupo terrorista ecologista con sus propios planes. En paralelo, hay una científica interpretada por Farmiga que ha diseñado un sistema para comunicarse con estos seres prehistóricos, su ex marido Kyle Chandler que considera que ese invento es sumamente peligroso y la hija de ambos Millie Bobby Brown. Todas estas subtramas se van entrecruzando y llevando a choques de potencias que ponen a la humanidad al borde de la extinción. La única vía por la cual “Godzilla 2: El Rey de Los Monstruos” balancea su historia endeble y falta de humanidad es justamente por el lado de lo monstruoso. Por más que solo se dedica a reproducir un imaginario que ya venía construido de antemano, es innegable que el trabajo estético de la película es impactante desde su hábil combinación de lo bello y lo terrorífico. Esa galería de seres grandiosos y destructivos, con enfrentamientos propios de los dioses griegos en los que incluso interviene lo pasional y en donde Godzilla juega un rol de héroe a su pesar, merecían una cinta más arriesgada desde su entramado narrativo. Todavía queda por delante ese gran choque final que promete ser “Godzilla vs. Kong”, pero mientras tanto este es un filme con apenas un puñado de hallazgos visuales, pero sin mucho más para ofrecer, solo entretenimiento puro y simple.

Godzilla 2 - El Rey de Los Monstruos
Godzilla 2 – El Rey de Los Monstruos

Mi 8.5 de calificación a esta producción, mientras que “Godzilla” de 2014 nos hacía esperar demasiado tiempo para los planos gordos de monstruos –perdiendo el tiempo con personajes humanos sin interés– esta cinta ofrece una historia familiar que emociona gracias al esfuerzo interpretativo de Millie Bobby Brown, Vera Farmiga y Kyle Chandler, por no mencionar un torrente de esa acción muy trepidante que te lleva a ver una película como esta. Y esa acción, a diferencia de “Pacific Rim” (2013), no queda oculta todo el rato por la oscuridad y la lluvia, y la noche y la niebla que no es una obra maestra, pero al menos rodea a sus personajes humanos sin fuste con secuencias tremendas de monstruos sembrando el caos. Aunque “Godzilla 2 – El Rey de Los Monstruos” es algo incomprensible narrativamente como visualmente, con un elenco aún mayor de actores sobrecualificados para sostener su insípida trama y tratando de hacer que las aberrantes historias de sus personajes parezcan medio creíbles. Es hasta el momento la más satisfactoria de sus aventuras producidas en Hollywood y es como un primo respetable de su larguísima saga japonesa. Y es que la extinción masiva nunca ha tenido tan buena pinta porque durante sus 132 apabullantes minutos, el realizador Michael Dougherty hace picadillo a la humanidad con tremendos retablos coloreados con azul fantasmal y oro viejo, dando pie a paisajes visuales dignos del pincel de Aivazovsky.

Es una pena que el mundo levantado en torno a esa alucinante batalla de monstruos sea oscura en su imagen por la fotografía y es que la palabra clave es criaturas en plural. En este filme Godzilla no es el único dios que vuelve, y si quiere recuperar al mundo, tendrá que luchar por él. Y no sólo contra nosotros, los molestos humanos que cinco años después de la película “Godzilla” de Edwards sabemos que estos monstruos titánicos existen y le hemos otorgado a la organización criptozoológica Monarch amplios poderes y fondos para la construcción de equipo militar. Dougherty hace una evolución de Godzilla contando una historia donde la criatura fuera de verdad el personaje principal, que explora quien es y nuestra relación con él. ¿Ello la acerca más a la enorme saga de los estudios Toho? Algo, pero de forma bastante manoseada y presurosa. En donde sí se parece es justo en el choque de sus gigantes que, hay que decirlo, siendo el último recurso de la película para sobrevivir ante nuestra mirada, sí son -en verdad- irracionalmente atractivos, emocionantes, una golosina en toda forma con la excesiva en el contexto pero satisfactoria en la intimidad de una historia que se ha reducido a un mínimo de sinsentidos y sorpresas de segunda categoría. Con escenas de peleas bien diseñadas, muy bien sonorizadas, acompañadas de otros valores de producción obvios para su función pero a veces descuidados en producciones semejantes con una muy buena animación, buena cámara y la estupenda música de Bear McGreary que a veces va a lo maléfico, trágico, épico y otras hasta quiere parecerse a la “Sinfonía de Los Planetas” del compositor de música clásica Gustav Holst, esas peleas son el único premio que recibiremos después de que esta película se desvincula del fondo de la de Edwards. No podía ser sólo un monstruo gigantesco que se aparece y destroza la ciudad, tenía que tener más contexto y este filme en resumidas cuentas, le regresa de alguna manera lo divino a Godzilla. 

Godzilla 2 - El Rey de Los Monstruos

Lic.Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

Un comentario en “República Cinéfila | Godzilla 2: El Rey de Los Monstruos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: