República Cinéfila | Maze Runner: La Cura Mortal

Esta película es la tercera parte de la interesante saga literaria “Maze Runner: El Corredor Del Laberinto”, hubo fuertes rumores de que la tercera parte de esta franquicia sería cancelada, esto debido a que su protagonista, el joven actor Dylan O´Brien se accidentó durante la filmación y tuvieron que retrasar la cinta poco mas de un año. Ahora ya se estreno mundialmente “Maze Runner: La Cura Mortal”, acallando esos rumores falsos y para buenas noticias de los seguidores de esta historia, basada en los populares libros escritos por el autor norteamericano James Dashner pudimos ver el épico cierre de la trilogía. 

El cineasta Wes Ball repite por tercera ocasión como director para esta nueva película y cuenta en su reparto estelar con el protagonista O’Biren, la guapa Kaya Scodelario y Thomas Brodie-Sangster.

En la sinopsis oficial en la trama de esta tercera entrega, veremos al personaje de Thomas (O’Brien) que consigue sobrevivir pero se encuentra separado de sus compañeros y no puede confiar en su nuevo equipo para tratar de sobrevivir al peligroso laberinto y poder escapar de una vez por todas. También descubrirán los alcances de la enfermedad que acabó con millones de personas y tratarán de buscar una cura. Y es que Thomas no puede confiar en la organización CRUEL que le borró todos sus recuerdos y lo encerró en el laberinto. Luego lo dejó al borde de la muerte, en el desierto y lo separaron de los habitantes, sus únicos amigo.

Ahora CRUEL asegura que el tiempo de las mentiras ha terminado. Con toda la información que reunió gracias a las pruebas, está en condiciones de avanzar en la cura de la llamarada, la enfermedad mortal que asola a toda la población que le rodea. Pero Thomas debe pasar por la gran prueba final. ¿Logrará sobrevivir al procedimiento? ¿Será cierto que se terminaron las mentiras? Quizá la verdad sea más terrible aún una solución letal, sin retorno. Obviamente no estamos ante la obra maestra fílmica del año, es evidente, pero sí puedo asegurarles que “La Cura Mortal” ha encontrado la clave del entretenimiento, siendo un largometraje fácil de ver, que combina a la perfección momentos de aventura, acción y tensión con escenas reflexivas y que logra remontar una saga que cierra correctamente, pero que siendo bien objetivo no aporta nada novedoso en este tipo de genero fílmico.

Maze Runner
Maze Runner

En mi opinión esta cinta es muy apta para adolescentes jugadores y aficionados al cine de aventuras juvenil del director Wes Ball, con los niveles de exigencia todavía en un estado de gestación, de encontrar un estilo. Vi para mi gusto y criterio lo mejor en esta tercera entrega que fue la formidable secuencia del prólogo. Y también con lo peor de que una simple historia se crea tan importante como para durar los 143 minutos que tiene.

En mi personal percepción, como en los antiguos seriales televisivos, esta tercera entrega de “Maze Runner: El Corredor Del Laberinto” (2014), estrenada un año más tarde de lo previsto, enlaza con la segunda, “Maze Runner: Prueba De Fuego” (2015), que nos había dejado en suspenso, con el bueno de Minho capturado por los enemigos y la bella Teresa traicionando al equipo y aliándose con la doctora Paige. Si bien es cierto que en esa secuela sufrió un tropezón en el ritmo de la historia que se perdió en cierta manera y, sobre todo, sentimos que la esencia de la primera se había quedado precisamente allí, ahora los espectadores salen del cine con la certeza de que todo ha remontado y de que, muy probablemente, acaban de ver la mejor película de la saga. 

La escena inicial, realmente prometedora, es precisamente la del intento de rescate de Minho, en un desierto cruzado por una vía férrea, y recuerda sobremanera tanto a los excelentes filmes de “Mad Max 2: El Guerrero De La Carretera” (George Miller, 1982) como “Mad Max: Furia En La Carretera” (George Miller, 2015); concluye con la espectacular imagen del vagón de tren suspendido en el aire por una nave de apariencia alienígena; más tarde habrá otro punto alto similar, con un autobús en lugar de vagón. Ambas parecen pertenecer a cualquier película de la franquicia “Fast & Furious” de última hornada. La saga, que como la de “Divergente” (2014/2015/2016), nació lógicamente con un aroma de explotación e influencia a la sombra de “Los Juegos Del Hambre” (2012/2013/2014/2015), por lo visto tiene ahora ambiciones superiores. Pero creo que por mucho que literalmente levante el vuelo en esas dos escenas aceptables, el resto de esta cura mortal sigue donde siempre con personajes tan carentes de interés como los actores que los interpretan, ya que ni los veteranos Patricia Clarkson ni Giancarlo Esposito se salvan de la quema, de la dirección rutinaria, de una trama insignificante y una flagrante ausencia de sentido del humor. 

Durante poco más de dos horas, seguimos a Thomas, a Newt y compañía en su intento por liberar a Minho y acabar de una vez por todas con la organización CRUEL. Aquí hay más zombies, más aventuras y, sobre todo, muchas más escenas de acción en las que, sin darte cuenta, acabarás trasladándote hasta el borde de la butaca, deseando ser uno más y ayudar en esa lucha del bien contra el gran mal. Entre medias, amor, amistad, lealtad y hasta perdón.

Mi 7.5 de calificación que le otorgo a esta película que tiene un poco de todo, desde el ataque a un tren en la estupenda secuencia inicial hasta situaciones que remiten a otras sagas como las de “Rápidos y Furiosos”, “Mad Max” y la famosa serie televisiva “The Walking Dead” claro, también a su apuntada mentora, “Los Juegos Del Hambre”. Todo esto es como un reciclaje visual que se parecen como referencias a que, esta vez, funciona con algo de dignidad en la forma, pero que en el fondo no aporta nada nuevo. El resultado sin dar lugar a entusiasmos desmedidos es bastante eficaz, sobre todo para los fans que esperan ver cómo se resuelven en la pantalla grande los enigmas y conflictos desarrollados en las dos primeras entregas. Esto es lo más parecido a esperar el episodio de cierre de una buena serie de televisión que uno ha seguido y se despide para siempre. Wes Ball quien es el director de las tres entregas narra con un buen pulso la misión final de Thomas y sus amigos para rescatar a Minho de las garras del cruel Janson, un villano la verdad muy caricaturesco. Los otros aspectos de interés en su básica trama, tienen que ver con el antídoto para un amenazante virus y, claro, con la suerte de la bella Teresa, que ha terminado trabajando para una científica siniestra. Llego este cierre de la trilogía adolescente que, como suele ocurrir en el actual Hollywood, apuesta por un mayor despliegue de recursos de producción, de efectos visuales y de peripecias, pero que es lamentablemente convencional y standart con un hilo argumental previsible, hasta para aquellos que no han leído las gustadas novelas y con un cierre no demasiado sorprendente, la película logra mantenernos a todos algo tensos desde el inicio y consigue introducirnos de nuevo en ese mundo distópico que nos atrapó muy bien en la primera parte y del que nos alejamos en la segunda, y eso al menos desde mi percepción como cinefilo y critico de cine, la parte de entretenimiento palomero; es lo mas destacado de “La Cura Mortal”.

Lic.Ernesto Lerma, titular de la columna y sección periodística.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: