Viernes de Críptidos.

Capítulo 0: Una introducción al mundo de los críptidos

Bueno Robottos, pues hoy comenzamos una nueva sección que creo yo les va gustar mucho, esta es acerca de criptozoología ,para los que no están muy emparentados con el término en palabras simples es el estudio de los animales “ocultos” es decir aquellas especies que la ciencia no reconoce oficialmente, partiendo de aquí podríamos excluir criaturas relacionadas con otros fenómenos paranormales como los duendes, hadas, entre otras criaturas o seres de las diversas mitologías. Esto no quieres decir que en algún momento no vayamos a tocar alguno de estos, ya que muchos de ellos han dado origen a la historia de criaturas que tocaremos aquí.

Para comenzar con esta serie de posts, me gustaría darles  una breve introducción a esta pseudociencia dando algunas definiciones muy útiles para quienes busquen hondar un poco más allá en el tema de la criptozoología

 

¿Qué es la criptozoología?

La criptozoología (del griego κρυπτος cryptos, ‘oculto’, ζωος zoos, ‘animal’ y λογος logos, ‘estudio’; literalmente: ‘el estudio de los animales ocultos’) es una pseudociencia, es decir una ciencia que esta desacreditada por la comunidad científica comúnmente excluida por considerarse falta de objetividad, basarse solo en historias de personas que afirman haber visto alguna de estas criaturas pero siempre careciendo de evidencia contundente, así como también por basarse en múltiples ocasiones en mitos o leyendas.

La ciencia de los animales desconocidos

Un poco de Historia

La invención de este término suele atribuirse al zoólogo Bernard Heuvelmans, quien definió la criptozoología como «el estudio de los animales sobre cuya existencia sólo poseemos evidencia circunstancial y testimonial, o bien evidencia material considerada insuficiente por la mayoría». Su libro de 1955 «Tras la pista de animales desconocidos» es a menudo visto como el génesis de esta disciplina, pero el mismo Heuvelmans remontó dichos orígenes a Anthonid Cornelis Oudemans y su estudio de 1892 «La gran serpiente marina». Tuvo una gran influencia entre un nutrido grupo de autores, Willy Ley, que en 1941, 1945 y 1948 publicó en Viking Press, en U.S.A. “The Lungfish, the Dodo and the Unicorn” traducido a numerosos idiomas y publicado en español por Espasa-Calpe en 1963.

 

Bernard Huevelmans Padre de la Criptozoología

Tomos 1 y 2 de “Tras la pista de los animales desconocidos” publicados en 1955 divide los relatos por región.

Heuvelmans argumentó que la criptozoología debía ser practicada con rigor científico, pero también con una actitud abierta e interdisciplinaria, dando a estos términos un sentido ajeno al de «rigor científico». Además, según Heuvelmans, se debe también prestar especial atención a las tradiciones y creencias populares sobre estas criaturas. Aunque suelen estar cubiertas de elementos fantásticos e inverosímiles, las leyendas populares pueden contener alguna parte de verdad que pudiera ayudar a guiar la investigación de los informes sobre «animales inusuales». En España, existe una obra temprana sobre el tema, de José Luis Barceló, editada por Telstar en 1967 y titulada «Animales desconocidos sobre la tierra».

 

La editorial Espasa Calpe, publicó en 1963 «El pez pulmonado, el dodo y el unicornio» traducido del inglés por José Banfi y Alfredo B. Besio, de Willy Ley y publicado originalmente bajo el título de «The Lungfish, the dodo, and the Unicorn» en 1941, 1945 y 1948 por The Viking Press Inc. En la década de los 80 Vadim Chernobrov escribió varios libros sobre eventos relacionados con animales del centro de Rusia. Entre los criptozoólogos con titulación universitaria en Zoología se encuentran, además del fundador Bernard Heuvelmans, a Karl Shuker, Loren Coleman, Ben S. Roesch, Anthonie Cornelis Oudemans, y otros.

“El okapi, que por años fue conocido solo por los relatos recopilados de los pigmeos, es usado como emblema de la International Society of Cryptozoology, a pesar de no haber sido descubierto por criptozoólogos.”

 

 

¿Qué son los críptidos?

 La criptozoologiá ocupa de la búsqueda de animales cuya existencia no ha sido probada. Los animales de interés criptozoológico son llamados «críptidos», término acuñado por John Wall en 1983.1​ Esto incluye a especímenes vivos de especies extintas, como dinosaurios no aviares; animales que carecen de evidencia pero aparecen en mitos, leyendas o reportes oculares, como Piegrande, el Yeti o el Monstruo del lago Ness.

Ejemplares exhibidos en el Museo Internacional de Criptozoologia

NO SON CRIPTIDOS

Criaturas pseudocriptozoológicas¿

También existe otro grupo de criaturas a las que popularmente aún se identifica como críptidos, pero que la mayoría de los criptozoólogos modernos descartan que pertenezcan a su área de estudio, debido a que:

Estas criaturas no presentan todas las características necesarias para ser consideradas como críptidas, tales como el mantener relatos constantes de su presencia a través del tiempo.

Estas criaturas son consideradas más for apropiadas para su estudio por parte de la parapsicología.

Entre las criaturas pseudocriptozoológicas encontramos aladas como el Hombre polilla, y criaturas terrestres como el Gnomo de Gerona.

“El Hombre Polilla” criatura relacionada con hechos sobrenaturales.

Igualmente en la criptozoología, con frecuencia existen falsificaciones realizadas a partir de restos animales de supuestas criaturas que en algún momento fueron consideradas como críptidas. Ejemplos de ello destacan los Sirenos y sirenas realizados por artistas chinos o del sudeste asiático y que se vendían a los marineros, estaban fabricados a partir de pequeños monos cosidos a peces, o peces cartilaginosos recortados y manipulados para darles un aspecto de sirénido, de la familia de las rayas y mantas.

Falso ejemplar sirénido

Clasificación de los críptidos

Para su estudio los críptidos se han dividido en diversas formas la más común es la que te presento a continuación 

Marinos

Como su nombre lo indica se refieren a criaturas que viven en los océanos, muchos de ellos se cree que viven en las profundidades más inexploradas, donde el hombre no ha podido llegar aquí también encontramos a especies que han sido reconocidas por la comunidad científica y han dejado de ser criptidos. Estos también son de los más escurridizos, y difíciles de localizar ya que si consideramos que tres cuartas partes del planeta son nuestros océanos los  hacen animales prácticamente irrastreables

Existen innumerables historias, contadas principalmente por navegantes a cerca de terribles criaturas que acechan los océanos.

Lacustres

A diferencias de los marinos, estos seres no habitan los océanos si no los cuerpos de agua como ríos, lagos, lagunas y pantanos son criaturas de hábitos nocturnos la mayoría de los que se tiene algún relato aunque también los hay de hábitos diurnos, algunos de aspecto humanoide,  hay múltiples relatos sobre criaturas de lagos y ríos sobre todo entre los nativos de lugares alejados de la civilización.

“El Monstro del lago Ness”

Terrestres

Las criaturas  que viven sobre la superficie son también las más numerosas en cuanto a relatos aunque son las que gozan de menos credibilidad ya que por su cercanía con la humanidad deberían poderse registrar sin embargo se ha demostrado en múltiples ocasiones a través de descubrimientos de la ciencia que aún queda mucho por descubrir.

 

Yeti y Sasquatch críptidos de tierra firme.

Voladores

Es una gran incógnita porque criaturas con la capacidad de volar siguen ocultas ante nuestros ojos, tal vez es porque sus poblaciones son muy reducidas, su alta agresividad, o su localización demasiado remota, sin embargo durante siglos hemos escuchado historias sobre criaturas extrañas que acechan los aires.

 

“Kongamato” una de las criaturas más aterradoras que surca los aires.

 

¿Por qué no es una ciencia?

Entre las críticas realizadas a la criptozoología destacan:

  • Se alega que a veces los criptozoólogos modifican radicalmente las características de seres mitológicos o legendarios para hacerlas cuadrar con los rasgos de animales extintos y así darles verosimilitud. Es el caso del mapinguarí: los nativos de las selvas de Brasil y Bolivia lo describen como un monstruo humanoide horripilante que da fuertes gritos, tiene los pies vueltos del revés y posee una boca hedionda en el abdomen. Para los criptozoólogos, sin embargo, es un tímido y asustadizo megaterio.
  • Los criptozoólogos nunca han descubierto realmente un solo “críptido” ni hallado pruebas científicamente convincentes de su existencia. Los zoólogos, en cambio, encuentran cada año cientos de especies nuevas. Por ello, la criptozoología pretende hacer suyos ciertos descubrimientos de la zoología, y darle las características de un “críptido”.
  • Según los criptozoólogos, esa afirmación denota, o bien un absoluto desconocimiento de la historia de la zoología, o bien simple mala fe. Según ellos el problema de fondo radica en que la criptozoología, por su propia definición, es la única disciplina cuyos éxitos disminuyen su campo de aplicación: toda nueva especie descrita sale automáticamente de la criptozoología para entrar en la zoología.Un caso que se suele citar como descubrimiento de un críptido es el del kraken, del que los seguidores de la criptozoología alegan que corresponde a varias especies de calamares gigantes. A esto los críticos responden que los calamares gigantes no son el kraken.
  • El argumento de que la criptozoología fallaría al utilizar el método científico, ya que el método científico requiere que las hipótesis sean descartadas cuando no se cumplan sus predicciones; pero la creencia en los “críptidos”, en cambio, se sostiene indefinidamente sin que los resultados negativos les afecten.
  • La falta de evidencias a la hora de encontrarlos se justifican con explicaciones ad hoc (“es un animal tímido”, “se esconde en áreas poco exploradas”, “su población es muy escasa”, etc.). Igualmente, de forma equivocada, hay “críptidos” originados en el folklore que se les asignan nombres zoológicos (violando las normas de la nomenclatura zoológica), se les describe y se les identifica con animales fósiles, etc; todo ello sin pruebas sólidas de su existencia. Por estas razones, los escépticos y científicos las consideran como una pseudociencia.
  • Producto de lo mencionado anteriormente, en numerosas ocasiones, sucede que varios de los criptozoólogos no aceptan los argumentos científicos que van en contra de muchas de las presuntas pruebas que tendrían. Ejemplo de ello es lo que sucede con las supuestas huellas del Yeti, las muestras de pelo del Orang Pendek, o los numerosos vídeos y fotografías de las criaturas lacustres, las cuales han sido descartadas como pruebas científicas.
  • Además una de las grandes dificultades con los que cuenta la criptozoología es que resulta imposible desde un punto de vista racional y científico el demostrar la existencia de ciertos animales singulares. La explicación es sencilla: aquellos que mantienen la existencia de seres folklóricos o mitológicos como el monstruo del Lago Ness, Pie Grande, etc. olvidan que la existencia de un único individuo de una especie de forma indefinida en la naturaleza, es genética y naturalmente imposible. Es necesaria una población mínima de individuos de una especie para conseguir la reproducción y asegurar la necesaria diversidad genética que les haga subsistir en su medio. Así, al admitir la existencia de “Nessie” por ejemplo, se estaría admitiendo implícitamente la existencia no de un sólo individuo sino de una población genéticamente viable de estos supuestos seres.

Para algunos, la criptozoología no es una disciplina científica porque parte de indicios de validez discutible, como testimonios o restos materiales dudosos. Pero la finalidad de la criptozoología es, precisamente, la obtención de pruebas definitivas de la existencia (o inexistencia) de nuevas especies a partir de dichos indicios.

Si les gusto el tema háganoslo saber a tráves de sus comentarios semana a semana mejoraremos este contenido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: