Moebius y Gir, la dualidad de Jean Giraud, leyenda del comic francés

 

Por Markoz Sáenz /@Saenz001

¿Quién era Jean Giraud, Gir, Moebius? ¿Eran dos entidades o era dos personalidades de un artista? Buscaremos desentrañar esta parábola mientras homenajeamos a uno de los artistas más influyentes de la historia del cómic mundial.

 

Jean Giraud nace en un suburbio de Paris en 1938. Paso la mayoría de su infancia en casa de sus abuelos. Giraud era un joven enfermizo, pasó muchos de sus años confinado, en sus cuarentenas empezó a dibujar y desarrollar su talento, tal vez las febriles noches detonaron la creatividad dormida de alguna vida pasada, o las alucinaciones por esas fiebres despertaron a una mítica criatura que solo quería crear mundos.

Después de la segunda guerra mundial Jean regresa a Paris con su madre; ingresa a la Escuela de Artes Aplicadas de París, donde desarrolla sus capacidades como artista. En esta época colabora con varias publicaciones, apenas tenía 14 años. En 1954 ocurre algo que detonaría su carrera y le daría un giro a su vida; su madre contrae nupcias con un mexicano y se muda al norte de nuestro país. Giraud pasa los dos siguientes años en México, donde su vida se abre a nuevas experiencias. En estos años Giraud descubre el jazz, tiene su primer contacto con drogas psicoactivas, conoce el sexo y ve por primera vez el desierto. Es en este viaje psicotrópico, a través del páramo seco que nació Gir, el narrador, el noble justiciero que cabalga por la arena y roca y crea el alma de su arte, el cimiento de su oficio.

Para 1958 Jean Giraud regresa a Francia para realizar su servicio militar. Es despachado en Alemania y Argelia, ahí, su primer alter ego, Gir, perfecciona su forma de expresión. Se sigue nutriendo con cine wéstern y poco a poco la dinámica de sus trazos para expresar ese mundo de vaqueros y justicieros. Durante sus estancias en el extranjero manda sus trazos a diferentes publicaciones, es publicado y pronto es notado por varios autores, Gir resalta y pronto llevara a Jean a una nueva aventura.

Al regreso de su servicio militar es tomado por Jijé, afamado ilustrador belga que publica en la revista Spirou, como su aprendiz. Gir se nutre del arte de Jijé mantiene un bajo perfil hasta la oportunidad precisa. En 1963 el guionista Jean-Michel Charlier regresa de un viaje por los EE. UU., inspirado por el wéstern pretende crear una historieta de aventuras de vaqueros para la revista Pilote. Jijé recomienda a Giraud, por fin Gir podía desatar sus sueños del oeste. Así nace Marshall Blueberry, un cómic épico que ha perdurado hasta nuestros días.

Pero Jean Giraud tenía una mente muy activa. Mientras Gir trabajaba arduamente en las viñetas de Marshall Blueberry, Jean empieza la lectura de ciencia ficción. Se empapó de textos de revistas y libros y en él nace la necesidad de crear algo loco, psicodélico, sorprendente. Y así nace Moebius, el alter ego engendrado en ciencia, matemáticas, homenajeando al científico alemán August Ferdinand Moebius. Moebius era diferente a Gir, mientras este último era un gran narrador (lo podemos ver en las fascinantes secuencias de Marshall Blueberry) Moebius era un soñador, un esteta de las ilusiones, de las imágenes surrealistas. Moebius, Giraud, empezó a colaborar en la revista Charle Mensuel, ilustrando historias de fantasía y ciencia ficción entre 1968 y 1970.

Para 1974 Jean Giraud se une a otros artistas de las historietas europeos y fundan el grupo Androides Asociados, quienes editan la revista Métal Hurlant. Ahí Moebius crea su obra Arzak, que le daría aún más reconocimiento. ¿Pero quién era reconocido, Gir, Moebius, Jean Giraud? Giraud siempre dijo que los éxitos eran de sus alter ego, Gir disfrutaba su continuidad en Marshall Blueberry, mientras Moebius disfrutaba saltar de mundo en mundo viajando y creando las imágenes oníricas de sus fantasías. Fue en esta época que conoce a Alejandro Jodorowsky, con él crea el cómics “Los ojos del gato”, con ello iniciaría una larga y fructífera relación de colaboraciones. Jodorowsky lo invito a participar en la preproducción de su versión de Dune, el libro de ciencia ficción de Frank Herbert. Si bien el proyecto progresó, la industria del cine vio en el talento de Moebius alguien que podría crear los escenarios e imágenes. Colaboro en películas como Alien (1979), Tron (1982), Willow (1987), Abismo (1989).

Gir continúo trabajando en Blueberry hasta avanzados los años 2000. Moebius siguió brincando entre mundos, un día volviendo a colaborar con Jodorowsky, otro con Osamu Tesuka, el padre del manga, otro con Stan Lee en una historia de Silver Surfer, otro más trabajando con Jean-Luc Beson para su película “El Quinto Elemento”. Solo la muerte de Jean Giraud pudo detener a ambos alter egos. Con esto nos damos cuenta de la gran influencia de Jean Giraud en la cultura pop moderna, del enorme alcance de su obra y trabajo. Sin duda es alguien que debemos conocer y apreciar, ya sea para pasear por el oeste a lado de Gir o volar por el espacio y la psicodelia con Moebius.


Un comentario en “Moebius y Gir, la dualidad de Jean Giraud, leyenda del comic francés

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: