La Vieja Guardia | República Cinéfila

“La Vieja Guardia” es una cinta basada en la novela gráfica de Greg Rucka y Leandro Fernández, esta película de acción es un festival de aventura con toques de fantasía.

Liderada por Charlize Theron siempre implacable en el género y dirigida por Gina Prince-Bythewood (“Love & Basketball”), cuenta las aventuras de un grupo de guerreros dotados con el don de la inmortalidad que ofrece una introducción para el escuadrón de guerreros inmortales de Theron, pero que es suficiente para iniciar su propia saga en Netflix que sigue acumulando en su catálogo películas o más bien productos destinados a cimentar franquicias con grandes estrellas al frente: ya tuvimos a “Bright”, “Escuadrón 6” y “Misión de Rescate”, donde pudimos ver a actores/estrellas hollywoodenses como Will Smith, Ryan Reynolds y Chris Hemsworth respectivamente; en el medio de muchos ruidos y explosiones. Lo que todavía falta son personajes e historias realmente atractivas.

El arribo de “La Vieja Guardia”, con Theron en el protagónico, no consigue remediar esto, a pesar de sus intentos de darle entidad o más bien alma a lo que cuenta a través de la culpa. Basada en una novela gráfica de Greg Rucka autor también del guión y el argentino Leandro Fernández, la película pareciera querer combinar el género de acción con condimentos de los relatos de aventura medieval y algo de los thrillers corporativos. Hay un grupo de mercenarios prácticamente inmortales que se ven de repente expuestos y perseguidos por una corporación farmacéutica, mientras al mismo tiempo descubren inesperadamente que ha aparecido una joven con sus mismos poderes. De ahí que el filme de Prince-Bythewood busca hacer confluir una estructura de persecución y huida, de fuerzas distintas yendo a una confrontación, con otra de aprendizaje, donde la nueva integrante del grupo funciona como puente para el espectador para conocer a un pequeño grupo de personajes que han intervenido de diversas formas en eventos que abarcan miles de años. Por eso la relación entre Andy (Theron), la jefa de esa “vieja guardia”, y Nile (Kiki Layne), la soldado novata que recién está aprendiendo a manejar su capacidad innata para sanar, es clave para impulsar la narración y hasta su verdadero núcleo narrativo.

 
Mi 7.5 de calificación a esta popular cinta en la plataforma de streaming de Netflix que no difiere mucho de sus demás producciones fílmicas, cuyo problema es que solo en algunos pasajes el filme pareciera entender que esto se debe transmitir desde el movimiento, la acción y un verdadero espíritu aventurero. Durante la mayor parte del tiempo, La vieja guardia está más preocupada por remarcar los eventos terribles que han atravesado Andy y sus tres antiguos compañeros, cuan tortuoso se ha hecho el paso de los años para ellos, la desesperanza que los aqueja al sentir que no tienen un propósito real dentro de un mundo que no para de autodestruirse.
 
De por sí, no es inválido hacer hincapié en el lado negativo de esos poderes que muchas veces accionan como maldiciones, pero lo cierto es que lleva al relato a caer en una solemnidad constante, que obtura toda posibilidad de diversión. Es obvio que a la cinta le interesa primariamente hilvanar un recorrido de descreimiento, caída y posible redención para sus personajes, de búsqueda de un propósito que les brinde una identidad. Sin embargo, lo hace privilegiando una discursividad políticamente correcta, que incluye a varios personajes que cambian de parecer con una facilidad ciertamente inverosímil y un villano extremadamente esquemático, sin la más mínima dosis de complejidad. Todo se explica varias veces, las vueltas de tuerca y revelaciones se ven venir a la distancia, y en vez de personajes tenemos portadores de frases altisonantes. Por todo lo anterior, cuando llegan los minutos finales y las apuestas se elevan para los protagonistas, la tensión necesaria no aparece y todo se convierte en un trámite cuyo objetivo demasiado obvio es dejar plantadas las semillas para una segunda parte. “La Vieja Guardia” es un filme que a lo sumo cumple con su deber de diversión y entretenimiento doméstico, pero cuyas atmósferas culposas lamentablemente le quitan toda la energía aventurera que no explota del todo.
 
Lic. Ernesto Lerma, titular de la columna y sección periodística.

Un comentario en “La Vieja Guardia | República Cinéfila

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: