Three Jokers #1, Nostalgia sin contenido.

La nostalgia es lo único que mantiene las ventas de DC Comics y Three Jokers no es la excepción.

Lejos están los días de grandes historias que nos invitaban a la reflexión, que intentaban ser diferentes, que mostraban un aspecto diferente o interesante sobre alguno de nuestros personajes favoritos o que simplemente eran realizadas sin tanto sarcasmo comercial.

Three Jokers depende en gran medida de historias que son consideradas clásicas y dentro de las mejor contadas en la historia de Batman, o más explícitamente, de Joker. Muerte en la Familia y La Broma Mortal, (A Death in the Family, The Killing Joke).

A pesar de cualquier controversia que se pudiera decir que existió en 1988 con A Death in the Family, la decisión de matar a Robin fue un momento importante e interesante dentro del mundo de los cómics que permaneció establecido por varios años antes de que DC comenzara a perder la cabeza y a revivir personajes que obviamente estaban mejor muertos.

La muerte de Jason Todd fue motivo de obsesión y remordimiento para Batman durante varios años, la publicación de la obra atrajo la ansiada atención de los medios y aunque algunos no tomaron de buena forma la muerte de Robin, en general es considerada una buena historia que forjó las bases de un Batman moderno y atormentado

Por su parte, A Killing Joke es considerado por muchos fans y críticos como una de las más grandes novelas gráficas jamás creada, o incluso la novela definitiva de Joker, no obstante, no es para nada una de las mejores historias de Alan Moore, quien simplemente se refiere a ella como un trabajo por encargo de dos personajes bajo licencia. A pesar de que se trataba de un One-Shot sin canon, DC Comics oficialmente retiró a Batgirl en julio de 1988 y cuando Barbara Gordon reapareció en Suicide Squad, se encontraba en una silla de ruedas.

Se convirtió en una evolución diferente hacia el personaje, había forjado su propia identidad de Oracle y seguía siendo una heroína a toda prueba, hasta que de nuevo DC Comics decidió destruir ese legado.

 

El inicio de Three Jokers solamente se limita a recordarnos todo esto, llegando al punto de recrear paneles específicos de esas mejores historias, de nueva cuenta, apelando al sentido de nostalgia que todos tenemos cuando las recordamos.

Y a partir de ahí no logra hacer nada importante, Bullock nos cuenta de la manera más anticlimática del mundo, que tres personas ejecutaron tres crímenes al mismo tiempo, los tres dicen ser el Joker, ¿Es esta la gran historia que nos habían estado vendiendo desde hace cuatro años?

Utilizar al Joker de Killing Joke y al Joker de Death in The Family como simples secuaces de otro Joker, no me parece tan ofensivo como el hecho de que Geoff Johns parece creer que somos tontos al intentar generar conflicto y misterio en un plan que no tiene mucho sentido.

La catarsis de Jason Todd ante el Joker había sido ya explorada, lo teníamos como un héroe que había aceptado su pasado y estaba siguiendo su propio camino, pero aquí otra vez vemos como DC no puede ponerse de acuerdo con lo que ya escribió otro autor y lo vemos de nuevo llorando por sus traumas intactos y la necesidad de matar al Joker, algo que según yo ya estaba superado.

Lo más absurdo de la escena es la reacción de Barbara, quien aparentemente falla a propósito en detener a Jason para ser cómplice en la muerte de Joker, ahí tenemos a dos personajes con redenciones completamente olvidadas y puestos en este horrible drama de telenovela por culpa de un escritor aburrido y corriente que aparentemente no ha leído muchos cómics de DC recientemente…

Total, que seguramente veremos en el siguiente número al Joker de The Killing Joke morir de una manera igualmente necia e insensata con el único objetivo de impactar a la audiencia con violencia gratuita sin sentido, para al final darnos una revelación sacada del orto, como que ninguno de ellos era el verdadero Joker y todo era un plan del verdadero o algo así por el estilo.

Three Jokers
Image: Geoff Johns, Jason Fabok/DC Comics

Existen muchas y muy variadas historias del Joker que han sido contadas por grandes escritores y dibujantes a través de los años, Three Jokers no es una de ellas.

Es solamente un juguete coleccionable publicado para satisfacer a un público sin criterio que busca sus 20 portadas variantes para poder llevarlas a firmar en la próxima convención…

Erick Contreras Ayala

Diseñador Gráfico. Freelancer. Locutor en UTA Radio.

Un comentario en «Three Jokers #1, Nostalgia sin contenido.»

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: