Notas de producción – Mujer Maravilla 1984

La nueva aventura cinematográfica de Mujer Maravilla nos transporta instantánemente a la década de los 80, en la que enfrentará a dos nuevos enemigos: Max Lord y Cheetah.

Patty Jenkins retoma el mando en la dirección y Gal Gadot regresa para interpretar el papel principal en Mujer Maravilla 1984, la continuación de la primera entrega de la superheroína de DC, Mujer Maravilla que Warner Bros. Pictures estrenó en 2017 y rompió records al recaudar 822 millones de dólares en la taquilla mundial.

El elenco de la película también incluye a Chris Pine como Steve Trevor, a Kristen Wiig como Cheetah, a Pedro Pascal como Max Lord, a Robin Wright como Antiope y a Connie Nielsen como Hippolyta.

Charles Roven, Deborah Snyder, Zack Snyder, Patty Jenkins, Gal Gadot y Stephen Jones fungen como productores. Rebecca Steel Roven Oakley, Richard Suckle, Marianne Jenkins, Geoff Johns, Walter Hamada, Chantal Nong Vo y Wesley Coller son los productores ejecutivos.

Patty Jenkins dirigió un guion que ella escribió con Geoff Johns & David Callaham, a partir de una historia de Jenkins & Johns, basada en personajes de DC.

El equipo que acompaña a la directora detrás de cámaras está integrado por varios miembros que también trabajaron en Mujer Maravilla; entre ellos el director de fotografía, Matthew Jensen; la diseñadora de producción nominada al Oscar, Aline Bonetto (Amélie), y la diseñadora de vestuario ganadora del Oscar, Lindy Hemming (Topsy-Turvy). El editor nominado al Oscar, Richard Pearson (United 93) está a cargo del corte de la película. La música original es del compositor Hans Zimmer (Dunkerque, El rey león), ganador de un Oscar.

Warner Bros. Pictures presenta una producción de Atlas Entertainment/Stone Quarry, una película de Patty Jenkins, Mujer Maravilla 1984.

Mujer Maravilla regresa en una acción épica que lleva al público a una aventura al pasado no tan remoto y a nuestra heroína en una travesía que se extiende al mundo entero.

Es 1984 y Estados Unidos está en la cima del poder y el orgullo, sacando lo mejor—y lo peor—en nosotros. Consumismo, riqueza, arte, tecnología, glamur…todo al alcance, con una mentalidad de “tenerlo todo” que lleva inevitablemente a querer aún más. Un escenario del todo distinto al periodo de la Primera Guerra Mundial que presentó a la audiencia con Mujer Maravilla en 2017, es la década ideal para volver a desafiar su compasión y sentido de justicia, igualdad y abnegación junto con su inquebrantable amor hacia la humanidad. A pesar de pasar muchos años viviendo y trabajando en la sociedad, para Diana Prince las nociones del “yo” y el “más” son tan extrañas como era la civilización cuando la conocimos en su isla paraíso hace 66 años para salvar al mundo de la destrucción. Ahora debe salvarlo una vez más…de sí mismo.

            La directora/coescritora/productora Patty Jenkins se propuso llenar la pantalla con aún más acción y más en juego para la protagonista. “En la primera película, Diana se involucró con la primera ola de mecanización del mundo; esta vez, se involucra con la humanidad a la altura de su éxito o, más precisamente, exceso”, declara. “Como antes, hay algo para que todo el público disfrute, y mucho para que los admiradores de corazón adoren”. Jenkins—quien se encuentra entre los últimos—dice que se debe a que “el núcleo de la historia nunca pierde de vista lo que es Mujer Maravilla: optimista, positiva, valiente…lo mejor de nosotros. Es un ejemplo perfecto de lo que creo que deben hacer los superhéroes, enseñarnos a cómo ser la mejor versión de nosotros y recordarnos que al hacerlo, podemos crear un mundo mejor”.

            Gal Gadot, que no solo regresa como protagonista del papel doble de Diana Prince y Mujer Maravilla, sino que también está entre los productores de la cinta, dice, “En ‘Mujer Maravilla’ Diana aprendía lo que significaba vivir con los humanos por primera vez. En este filme, tiene un arco paralelo con la humanidad en que, con el tiempo, ha aprendido a sentir como ellos”.

            Gadot recuerda cuando la idea para esta historia comenzó a germinar para Jenkins.  “Patty y yo seguíamos trabajando en la primera película, y no sabíamos cómo reaccionaría la gente. Pero ambas somos grandes soñadoras”, dice sonriendo, “y pensamos que si podíamos hacer otra cinta de Mujer Maravilla, tendría que ser un capítulo del todo distinto en su vida”.

            El productor Charles Roven, quien tiene una larga historia explorando temas muy identificables mediante héroes aspiracionales de DC, añade que, para esta historia de Mujer Maravilla, “Queríamos que tuviera lugar lo bastante lejos en su futuro para haber evolucionado y madurado. La década de 1980 fue una época interesante para colocar a alguien atemporal como Diana porque dejaba una sensación de invencibilidad, de que tus aspiraciones podían ser ilimitadas. Pero al pasar tantas décadas, también ha tenido que lidiar con cosas con las que nunca lidió en su juventud como amazona inmortal: la pérdida de sus seres amados”.

Dándole al personaje una conexión más profunda a una experiencia humana cotidiana—la vulnerabilidad que viene con el anhelo—está el único individuo que Diana perdió que nunca la ha dejado realmente, al menos en su corazón: Steve Trevor. Aunque Jenkins ha mantenido secretas las circunstancias del regreso del personaje en el nuevo filme, dice que su participación en la nueva historia nunca estuvo en duda. “Tuvo perfecta lógica con la trama que elaborábamos. De hecho, Gal y Chris sabían a mitad del rodaje de la primera película qué podían esperar si hacíamos una segunda”.

            Chris Pine, regresando en el papel fundamental, comenta, “Patty sabía exactamente cómo quería que volviera Steve, y es una narradora increíble, pictóricamente, cinematográficamente y en persona. Me emocionó de inmediato la idea de volver a un mundo que ella crearía de nuevo y, claro, trabajar codo a codo con Gal”.

            Si la primera película expuso a Diana al amor romántico, esta, explica Gadot, explora otro valor del personaje. “Este filme trata de la verdad, lo que suena simple, pero es, de muchas maneras, muy complicado. Como personas, tenemos que aprender a apreciar el aquí y el ahora—la verdad de nuestra situación—pero también deseamos dejar eso de lado  por lo que queremos, lo que no tenemos, lo que no es la verdad de nuestra situación. Claro que podemos intentar tenerlo todo, pero ¿es realmente posible?”.

            Diana está convencida de que no. Eso es hasta que repentinamente se enfrenta con el deseo de su corazón, y su entusiasmo por creer la lleva a hacer a un lado cualquier duda que pudiera tener. Pero casi de inmediato, la reunión de Diana y Steve es interrumpida por no uno, sino dos icónicos supervillanos de Mujer Maravilla: Maxwell Lord y Cheetah.

            Kristen Wiig interpreta el papel doble de la científica estudiosa y rara Barbara Minerva y su alter ego Cheetah, una de las favoritas de los fans, así como una de las más formidables rivales de Mujer Maravilla. “Cuando Patty me llamó para la película, acepté de inmediato porque me encantó la primera. Fue así de simple. Luego, cuando leí el guion, me emocionó el grado de transformación de mi personaje, cuánto cambia y lo mala que se vuelve. Siempre quise hacer algo así, fue un sueño para mí interpretarla”.

            Maxwell Lord, un villano que entró al canon de DC en 1980, es interpretado por Pedro Pascal. Habiendo admirado desde hace tiempo a Jenkins, el actor admitió ser atraído a trabajar con la directora así como al papel. “La época que más me ha influenciado y se ha quedado conmigo es la de los 80, para bien o para mal, supongo”, dice riendo. “Ese sentimiento de nostalgia, sumergirse en ese mundo con una cineasta brillante que lo entiende tan bien… ¿Quién no querría ser parte de la exploración de un personaje como Mujer Maravilla, la superheroína que no sabíamos que tanto necesitábamos? Hasta que Patty y Gal la trajeron para recordarnos nuestra humanidad de la forma más entretenida”.

            Además de incrementar las apuestas y la acción con un desafío mundial superior para la superheroína de DC que es tanto física como emotiva, los 80 también les ofrecieron a los realizadores emocionantes oportunidades de diseño para la imagen y sensación del filme, desde sus entornos a vestuarios. Para Jenkins, la ubicación fue una elección personal y profesional. “La idea inicial de ambientar la historia en 1984 vino de mi deseo de ver a Mujer Maravilla en mi época, época que para mí es sinónimo de ella, en cuanto a popularidad cultural del personaje. Lo que luego se volvió muy divertido y desafiante del entorno fue tratar de hacer una película que no fuera referencial al periodo, sino que realmente recreara la sensación de ver una película en los años 80, que se sintiera auténtica a esa experiencia”.

El productor Stephen Jones señala, “Aunque hacíamos una película épica de superhéroes—con secuencias de acción tremendas, en varios países y grabando en locación cuando se pudiera—al trabajar con Patty y comprender su visión, sabíamos que el filme también se sentiría centrado. Le gusta trabajar en privado para hacer que todo luzca y se sienta lo más real posible”.

La producción cubriría mucho terreno, de hecho se filmó en EE. UU., Inglaterra, Gales, España y las Islas Canarias. “La huella mundial de este filme es una de las más grandes en las que he trabajado”, relata Roven. “También pudimos grabar tanto en cinta de 35mm y 65mm IMAX, lo que siempre es muy emocionante al crear una verdadera sensación de espectacularidad y ser uno de los medios cinematográficos más inmersivos a la fecha”.

Erick Contreras Ayala

Diseñador Gráfico. Freelancer. Locutor en UTA Radio.

Un comentario en «Notas de producción – Mujer Maravilla 1984»

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
TWITCH OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: