Los Croods 2: Una Nueva Era | República Cinéfila

Tras hacerse con la fórmula secreta para hacer fuego, parece que la familia prehistórica de los Croods salió definitivamente de la caverna tras varios meses en los que no habiamos tenido noticias acerca de ellos. Y es que, tras la adquisición de la compañía fílmica DreamWorks Animation por parte de la empresa hollywoodense Universal Studios, definitivamente el estreno mundial del proyecto cinematográfico, ya está en las salas de los cines comerciales desde el pasado mes de diciembre del pasado año 2020.

No obstante, en aquel momento el equipo de Universal prefirió no cerrar definitivamente las puertas a la secuela con la segunda parte de «Los Croods», aquella exitosa película animada del año 2013. La dirección de esta secuela corre por cuenta de Joel Crawford, realizador del cortometraje «Trolls: Días de Fiesta». Y el elenco de voces en ingles vuelve a estar integrado por las estrellas Emma Stone, Nicolas Cage, Ryan Reynolds, Catherine Keener, Cloris Leachman y Clark Duke.

En esta segunda entrega, los Croods descubren una especie de paraíso repleto de color, frutas y verduras. Y si bien su entusiasmo es notable, la sorpresa es mayúscula cuando descubren que ese lugar ya está habitado. Los nuevos personajes cuentan con las voces originales de Leslie Mann, Peter Dinklage y Kelly Marie Tran. La familia de los Croods con esa primera aventura prehistórica, que recaudó más de 500 millones de dólares en todo el mundo con una inversión de tan sólo 125, narraba las aventuras de una familia que, ante la amenaza de la destrucción del mundo, se ve obligada a salir de su cueva, refugio del que únicamente se aleja el patriarca de la familia para buscar alimento.

La cinta resultaba atractiva para los más pequeños ya que fomentaba el diálogo en torno a valores como la sobreprotección, el trabajo en equipo y la necesidad de enfrentarnos a nuestros propios miedos. «The Croods: A New Age» es la segunda parte de la historia de una unida familia prehistórica. En esta entrega, los Croods seguirán buscando el mejor lugar para vivir y en el proceso se encontrarán con una familia que dice estar más evolucionada que ellos. La película, que todavía está en salas de cine mexicanas y que llego a plataformas de video bajo demanda en Estados Unidos el 18 de diciembre, explora temas como la amistad, la empatía, la apertura al cambio y el hambre de libertad de los jóvenes. 

En los últimos años en el mundo de la animación, Dreamworks parece haber encontrado un espacio personal e identificable, donde ya no hay lugar para películas no muy buenas como por ejemplo «El Espanta Tiburones» o «Monstruos Vs. Aliens» esto es más o menos así desde que dejaron de pensar en quién hace la voz antes de cómo contar lo que tienen para contar. Pero esto no quiere decir que hagan necesariamente grandes películas porque las grandes cintas en Dreamworks se pueden contar con los dedos de una mano, sino que hay un grado de conocimiento que los lleva casi mecánicamente a lograr productos efectivos: claro que las más de las veces nos enfrentamos a películas de animación que son bastante rutinarias. Algo que me ocurre, por ejemplo, cuando veo una película de Pixar, es que más allá de sus resultados, los tipos de esa formidable compañía tienen una fórmula que vaya a saber por dónde pasa, en la que sus filmes adquieren un nivel de sofisticación mayor comparemos por ejemplo, el filme de «Valiente» como un Pixar menor con esta de «Los Croods 2: Una Nueva Era», que abordan en sus tramas de sus historias temáticas bastante similares -una hija rebelde que se enfrenta con coraje al designio familiar-, para darnos cuenta que mientras la primera tiene momentos de gran cine y hasta de osadía en su planteo, la segunda es apenas una película muy divertida y entretenida que se ve con mucho agrado, pero que nunca alcanza un nivel de profundidad en todo su abordaje.

Los Croods 2
(from left) Guy (Ryan Reynolds) and Eep Crood (Emma Stone) in DreamWorks Animation’s The Croods: A New Age, directed by Joel Crawford.
 
Mi 8 de calificación a esta buena cinta animada porque de entrada, en su segunda parte Los Croods tiene que hacerle frente a una serie de similitudes y comparaciones algo molestas: si hablamos de cavernícolas y grupos familiares, nos acordamos de «Los Picapiedras» aunque aquí lo social y la burla al modo de vida consumista quede ausente, pero la prehistoria tiene un precedente exitoso y reciente en el cine animado con la saga de «La Era del Hielo» de hecho, el viaje es aquí también parte del relato como forma de manifestar los cambios internos de los personajes, viaje motivado a su vez por cuestiones cíclicas que exceden a los protagonistas.
 
Pero hay más: el director de la primera cinta Chris Sanders, por ejemplo, recupera temas que ya había abordado en la mejor «Cómo Entrenar a tu Dragón», situación que se asemeja a lo que realiza en esta secuela el cineasta Joel Crawford. Y si en esta segunda película no logra despegarse demasiado de las referencias, podemos concluir que es porque carece de cualquier tipo de originalidad para generar un punto de vista novedoso: más aún si tenemos en cuenta que amén de algunos prototipos familiares algo subvertidos como el personaje de la abuela, no ofrece mucho más que una enseñanza de vida simple y demasiado remarcada desde los diálogos. 
 
Sin embargo, detrás de la rutina, «Los Croods 2: Una Nueva Era» da muestras de tener algo más para ofrecer y justifica, como pocas, el uso de la animación. Porque si por un lado, la película evidencia ser consciente de la nimiedad de su historia, por el otro, brinda un diseño visual asombroso: una vez que se presentan los personajes y se los corre del mundo que habitan plácidamente, el viaje los obliga a adentrarse en un espacio sin identificación posible con la realidad ni la de los personajes ni la del que mira. Lejos de la búsqueda de realismo fotogénico del cine animado del presente, el mundo de los Croods es inventiva, originalidad, fantasía: básicamente, animación en estado puro y delirante a partir de criaturas y espacios que se construyen como una deformación de lo real y con esencia kitsch.
 
Y no se trata del virtuosismo prepotente de la tecnología, sino más bien de un uso artístico y creativo de las herramientas a disposición: esa creación es color, es forma y es movimiento. Si a esa inventiva le agregamos el ritmo frenético de una narración que funciona con total fluidez y varios chistes súper efectivos, la familia de los Croods se termina convirtiendo en una propuesta honesta en su falta de pretensiones y muy divertida en su algarabía sin mesetas. Y es que llegar al mañana fue sólo el comienzo para esta entrañable familia cavernícola. Han decidido abandonar por siempre las cuevas y abrir su mente a ideas aventuradas pero lejos están de ser los humanos más modernos de la Edad de Piedra. Los Croods conocerán a su evolucionada contraparte, los Siemprebien (énfasis en «bien»), y nuevos conflictos emergerán en esta secuela de la exitosa cinta de DreamWorks Animation que vale la pena tanto por su forma y fondo, aunque en originalidad más bien esta escasa, lo compensa con sus muy divertidos y entrañables personajes prehistóricos.
 
Lic. Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

Un comentario en «Los Croods 2: Una Nueva Era | República Cinéfila»

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
TWITCH OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: