Muhammad Ali, el campeón que derroto a Superman

Por Markoz Saenz /@Saenz001

Durante los setentas había un revuelo en el mundillo de los cómics. Marvel acaparaba el mercado, pero por una inundación de este de sus productos, lo que hacía parecer que todo iba viento en popa. Eso hizo que la competencia, DC Comics, hiciera lo mismo, dando privilegio a la cantidad que a la calidad.

Poco a poco los negocios empezaron a ir mal. La gente se alejó por el monótono y vacío contenido, aunado a un aumento de precios en las historietas, esto último provocado por la crisis en la década y la problemática de los combustibles.

Warner decide tomar cartas en el asunto, despidiendo a Carmine Infantino, leyenda de la época de oro y director editorial de DC en esos días. En su lugar colocan a Jenette Kahn, quien se ocupaba de la división infantil del sello, pero con pocos conocimientos administrativos.

Muy pocos confiaban en que la joven Kahn pudiera hacer algo para rescatar a DC Comics. Pero la flamante editora tenía grandes planes para la empresa. Primero redujo la cantidad de cómics y planteo una restructuración de la narrativa; si, fue ella la arquitecta de la Crisis en Tierras Infinitas.

 Como parte de su plan, Jenette se empezó a entrevistarse con la mayoría de los artistas del medio, para rodearse con las mejores mentes en pos de mejorar DC. Unas de sus platicas más memorables fue con Neil Adams. Adams en ese momento representaba a los creadores de Superman, quienes buscaban regalías por el personaje, esto ante el inminente estreno de la película del Hombre de Acero. Jenette logró un reconocimiento y una compensación económica para Jerry Siegel y Joe Shuster, a cambio Neil Adams colaboraría en la editorial.

Adams inmediatamente se volvió en uno de los baluartes de la marca, trayendo de vuelta su estilo al sello y colaborando de manera genial con otros autores en DC, como Denis O’Neal. Es con este que realiza grandes historias, incluidas el enfrentamiento entre Superman y el campeón de los pesos completos del box, Muhammad Ali.

La historia del cómic gira alrededor de Ali quien, inesperadamente, visita Metrópolis, donde es interceptado por Clark Kent, Lois Lane y Jimmy Olsen en busca de una exclusiva.

SMALI_003

Justo en ese instante, Rat’Lar, líder de los Scrubb llega retando a Ali a un combate de box contra el general de la flota extraterrestre. Aparece Superman, que declara que él será quien pelee en nombre de la Tierra, a lo que Ali inmediatamente se niega, argumentando que el hombre de acero nos es totalmente terrestre. Rat’Lar decide que ambos, Ali y Superman, se enfrenten para tener el derecho de enfrentar al campeón scrubb.

Muhammad Ali y el último hijo de Kriptón viajan a la fortaleza de la soledad, hogar de Superman en el polo norte; gracias a la tecnología kriptoniana los poderes de Kal El se ven disminuidos, para alcanzar el nivel del campeón de peso completo, quien le da una cátedra de boxeo.

La historia es ideada por Julius Schwartz, editor de los cómics de Superman. Aunque los rumores dicen que fue originalmente idea de Don King, representante de Ali en ese momento.

El plan original era crear historias novedosas con Superman, para promocionar el estreno de la película de 1978. DC comics ya había jugado con historias así, justo un año antes había realizado el croosover entre Superman y Spiderman, el evento había sido llamado “la batalla del siglo”, tal como la pelea librada por Ali y Frazer en 1971. El nombre retumbó en la cabeza del editor de Superman, quien la comento a Neil Adams, quien junto a Dennis O’Neal empezaron a trabajar en la historia.

O’Neil crea una trama algo simple, de momento inocente, pero de ella surge una de las historias icónicas de la época, un digno ejemplo de cómo eran los cómics durante esos años. Además, vemos a un Superman muy similar a sus primeras historias, un boy scout recto y altamente moral, imagen que se percibe en las películas protagonizadas por Christopher Reeve, que sería renovada durante los años ochenta con la llegada de la Crisis en las Tierras infinitas.

Tras el entrenamiento, Superman y Muhammad Ali parten hacia la nave extraterrestre donde se enfrentan en una dura pelea de box, que al final gana Ali. Durante la pelea el dictador scrubb ordena la destrucción de la Tierra, violando así el pacto realizado con el campeón de box y el hombre de acero. Superman, alejado de la tecnología que le quitaba sus poderes, detiene la invasión extraterrestre, mientras que Ali da cuenta del campeón scrubb y el dictador Rat’Lar. Los Scrubb al ver la traición de su líder deciden derrocarlo, el lugar es ocupado por el general que peleo con Ali y retira los restos de las naves prometiendo por el honor de su raza no volver a amenazar a la Tierra.

Como mencione antes el argumento de la historieta gira alrededor de la figura de Muhammad Ali. En las páginas del cómic se percibe el discurso de Ali en pro de la igualdad y la paz, además de que mucho de su carácter bravucón y altanero es imitado de manera genial por el argumento de O’Neil. Los trazos de Adams son geniales; cada página esta llena de detalles y vida, además que su forma de captar los gestos de Ali habla de un gran artista.

 No era la primera vez que DC toca temas políticos y de interés social en una publicación, mucho del trabajo de Adams-O’Neil se caracterizó por intentar hacer conciencia en los jóvenes sobre las adiciones y la violencia, esto es más notable en los cómics Green Lantern/Green Arrow.

Una referencia adicional a la cultura de la época es la gran portada del cómic creada por Neal Adams, que está llena de figuras populares, tanto en el ámbito cultural como político. Se alcanza a distinguir a personajes como los Beatles, los Jackson 5, Andy Warhol. Algunas celebridades, como John Wayne, negaron su permiso para aparecer en la portada, por lo que se les ve con alguna característica extra, como un bigote. También se observan a dos expresidentes de Estados Unidos, así como varios miembros del personal de DC Comics y algunos personajes, como Batman, Wonder Woman, el zoquete de la revista MAD, entre muchos más.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La publicación del All-New Collectors’ Edition #C-56 Superman VS. Muhammad Ali tuvo sus tropiezos.

El primero fue conseguir la autorización de Ali y la Nación Musulmana, de la cual era miembro el campeón. Muhammad Ali accedió a que fuera usada su imagen bajo un par de condiciones: la primera era que el cómic fuera editado en todos los países libres del Mundo, la segunda fue que Ali conociera y develara de alguna forma la identidad de Superman. Los editores aceptaron y pronto empezó el trabajo editorial.

La primera fecha de publicación era la primavera del 77, pero fue retrasado para el otoño de ese año, sin embargo, el cómic se volvió a postergar hasta el otoño de 1978. Para ese entonces Muhammad Ali ya no era el campeón del mundo, pero la publicación se realizó como parte de la promoción de la primera película de Superman. La historieta se volvió a reeditar en 2010, con un trabajo de mejora de color, llevado a cabo por el mismo Neil Adams.

Sin duda que este cómic no debe faltar en la colección de todo amante del noveno arte, no solo por ser una pieza icónica de la época, también por extraordinario trabajo de Neal Adams, a quien estaremos recordando en próximas publicaciones ante su triste partida.

Mientras tanto no dejen de leer cómics.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: