República Cinefila | La Liga de la Justicia.

¿Es La Liga de La Justicia el mejor filme hollywoodense de superhéroes del 2017?
 
La verdad desde mi personal criterio no, pero ante el estreno de “La Liga de La Justicia” se desatarán millones de opiniones, unas fundamentadas y otras probablemente más cercanas a la emoción. Por esa razón un servidor decidió abordarla desde la total perspectiva objetiva, la de cinefilo y no de fan boy de los cómics que siempre lo he sido por de la calidad y la oportunidad del popular cine hollywoodense de superhéroes, sobre el deseo de muchos de verla antes que nadie y sobre la predisposición de buena parte del público a aceptar prácticamente cualquier producto envuelto en el empaque de cine de superhéroes, también sobre los riesgos que este tipo de películas han tomado si es que lo han hecho y sobre los que debería de tomar.
 
Pero sobre todo, el de olvidar la actitud de los fanboys ante las malas críticas a las películas de superhéroes. Para mi gusto, el realizador Zach Snyder hace una producción cinematográfica grande con un elenco de lujo, y buenos actores, con la inclusión de algunos nuevos personajes emocionantes, que la fanaticada anhelante demandaba, como el atlante submarino o el genio despistado que domina la velocidad. Pero con ese cúmulo de luminarias, el director se atraganta.
 
El amasijo es de acción y aventura dispersa, con una enorme y tediosa presentación de los integrantes del equipo, que muestran más su personalidad que sus cualidades, pero primero voy a presentarles la sinopsis oficial en la trama de esta historia. Motivado por la fe que había recuperado en la humanidad e inspirado por la acción altruista de Superman (Henry Cavill), Bruce Wayne (Ben Affleck) recluta la ayuda de su nueva aliada, Diana Prince (Gal Gadot), para enfrentarse a un enemigo aún mayor, Steppenwolf. Juntos, Batman y Wonder Woman se mueven rápidamente para encontrar y reclutar un equipo de metahumanos para combatir esta nueva amenaza.
 
Pero a pesar de la formación de esta liga de héroes sin precedentes, Batman, Wonder Woman, Aquaman (Jason Momoa), Cyborg (Ray Fisher) y Flash (Ezra Miller), puede que sea demasiado tarde para salvar el planeta de una amenaza de proporciones catastróficas. Aunque la premisa suena a la de todos los malvados de los superhéroes de los cómics que, tradicionalmente, emergen con una fuerza demente y armados con argumentos egoístas y destructivos para gobernar a la humanidad, este lobo estepario de Steppenwolf, un personaje creado por computadora, con la voz del formidable actor Ciarán Hinds, aparece de la nada como un depredador de otro mundo que quiere apoderarse de un conjunto de misteriosos objetos resguardados en varios rincones del globo. Al conseguirlos, asume un poder infinito, y se convierte en un ser indestructible y no tiene una justificación de ser, pues su génesis es bastante artificiosa y ni él ni su ejército del Darkside provocan temor. Lo conocen únicamente los enterados, por haber aparecido al inicio de los setenta, de la mano del gran dibujante Jack Kirby.
 
Liga de la Justicia
 
El año pasado, “Batman vs Superman: El Origen de La Justicia” sorprendió como una cinta oscura, subversiva, emocional, arriesgada y filosóficamente inquietante. Ahora, “La Liga de La Justicia” en cierta forma se resbala, pero en mi personal punto de vista y percepción sale a flote. Sirve de muy poco que haya regresado del más allá el Hombre de Acero, a través de un bizarro ritual vudú eléctrico, que le añade algo de interés, aunque no mucho, a una historia algo fallida, que hace retroceder la incipiente serie, que ya está muy rebasada por las películas de los “Avengers”, de Studios Marvel. Batman, el que es quizás el más enigmático y atractivo de los chicos de DC, aquí se muestra patéticamente, como el tontín del grupo.
 
Es el líder y mira con desdén a todos sus compañeros, aunque, en realidad, es el más deplorable, pues su humor, su comportamiento e incluso sus habilidades, están fuera de tono. Ben Affleck, como Wayne, se ve gordo y cansado, bastante plano en su interpretación, como el millonario que tiene todo al alcance de su bolsillo. Gal Gadot luce su espectacular belleza mediterránea, con una ceja levantada y serenamente enfurecida cuando necesita entrar en acción. Pero el papel no le permite lucirse, como lo hizo en su presentación estelar como heroína solitaria. Jason Momoa como Aquaman; Ezra Miller, como Flash, y Ray Fisher como Cyborg, están casi de mero adorno. Intercambian algunas líneas y tiran algunas patadas, pero no tienen el peso específico en la progresión de la historia que, por lo demás, presenta a un villano bastante gris, eso en el fondo. Pero en la forma, es tan impresionante que corrige el mal camino que “Batman vs Superman” dejó en la pantalla grande. La tan esperada reunión de los superhéroes representativos de DC Comic ha llegado a la pantalla grande.
 
La Liga de la Justicia se ha formado y con ella las expectativas sobre si esta cinta resulta mejor que “Batman vs Superman” y sin temor a equivocarme lo es por mucho, eso no quiere decir que sea la mejor historia de estos personajes. Tras la muerte de Superman, Bruce Wayne solicita la ayuda de su nueva aliada, Diana Prince, para enfrentar a un enemigo aún mayor. Juntos, Batman y Mujer Maravilla trabajan rápidamente para reclutar a un equipo de metahumanos que combatirán contra esta amenaza que recién ha despertado. Pero a pesar de la formación de esta liga de héroes sin precedentes incluidos Aquaman, Cyborg y Flash, puede que sea demasiado tarde para salvar al planeta de un ataque de proporciones catastróficas. La dirección quedó a cargo de Zack Snyder en un 90 % ya que abandonó el proyecto por cuestiones familiares tras el lamentable suicidio de su hija mayor, para ser retomado por Joss Whedon, quien tiene experiencia en “Los Vengadores”. Justamente eso es lo que se ve, una película que comienza con un estilo serio y hasta poco esperanzador (Snyder) pero se recupera al tomar ritmo y evitando que la trama se vaya en picada (Whedon). 
 
Mi 8.5 de calificación bien ganado a este popular filme que para salvar al mundo se reúnen los famosos superhéroes convocados de la editorial DC Comics, Batman, Mujer Maravilla, Flash, Cyborg, Aquaman y Superman que conforman “La Liga de La Justicia”, porque Bruce Wayne es el que, ayudado de su maravillosa amiga Diane Prince, convoca a toda la pandilla de supra humanos para confrontar a una malvada amenaza que se cierne sobre el planeta, enmienda los errores de las anteriores cintas y lo logra, esto es, que a pesar de ser en conjunto bastante entretenida, carece de lógica y profundidad en los personajes. Definitivamente, Mujer Maravilla (Gal Gadot) sigue siendo la estrella del universo cinematográfico de DC Comic y logra esa efectividad en la película en solitario. No así en Batman (Ben Affleck), que parece que le gustaría estar en otro lado, menos en este filme. ¿Por qué finge tanto la voz cuando es el Caballero de La Noche? Ezra Miller como Flash encaja perfectamente en la cinta. Las bromas y carisma del actor hacen que nos olvidemos que en el guión, este personaje pareciera que no sirve más que para correr rápido. En tanto que la expectativa hacia Jason Momoa en el rol de Aquaman, quien en el próximo año de 2018 tendrá su película propia, era tan grande que quedó a deber al no saber más sobre el Rey del Mar. Mención aparte es Ray Fisher, que destaca como Cyborg y al que deberían poner más atención.
 
Quizá el problema lo ocasionó el mismo estudio Warner Bros cuando solicitó acortar la duración de la cinta y con ello la posibilidad de conocer a cada superhéroe y establecer las bases para que nos den ganas de verlos en historias propias. Otro aspecto negativo a comentar es el villano, el mal logrado de todos los personajes, Steppenwolf (Ciarán Hinds), porque independientemente que su rostro luzca con el peor efecto de CGI en la historia de las películas de superhéroes, se diluye a mitad de la película. De tan perverso, inmenso y despiadado ser, pierde el interés al enfocarse a la necesidad de regresar a Superman (Henry Cavill) para vencerlo. Como ya comenté, “La Liga de La Justicia” es divertida, palomera, pero no es espectacular o gloriosa como debería ser, es más bien, para pasar dos agradables horas, sin esperar más. Studios Marvel ha establecido una referencia alta en este tipo de películas y hasta sobrepasa las expectativas. Comparándola con las producciones de “Los Vengadores” o la más reciente entrega de “Thor: Ragnarok”, el filme de “La Liga de La Justicia” sale perdiendo, pero a manera de consolación es muy superior a las anteriores de DC como “Escuadrón Suicida” (2016). ¿Vale la pena ir a verla? Claro que sí, pero con todos las advertencias que aquí les hago. Mi personal recomendación: asiste a la sala del cine sin expectativas grandes, con la mente en blanco y simplemente disfrútala. Por cierto, quédate hasta el final de los créditos; porque hay dos muy buenas escenas escondidas.
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: