República Cinéfila | Halloween

Desde el estreno de Halloween en el año de 1978, cuatro décadas observan una de las franquicias fílmicas más explotadas de toda la historia del cine de terror claro, junto a las películas de Viernes 13 y Pesadilla en la calle del infierno. El personaje de Michael Myers, el asesino serial de la ciudad de Haddonfield, el terror de la familia Strode, el hombre que se puso una máscara del Capitán Kirk de la saga original en Star Trek y pasó a la historia del cine a cuchillada limpia, está de vuelta con Halloween, la cinta con la que el cineasta David Gordon Green y la productora fílmica Blumhouse eliminan todas las secuelas de la primera gran película de John Carpenter.
 
Como una de las cintas del mito fundacional del slasher se proyecta en este mes de octubre, justo cuando se cumplen 40 años de la que durante muchos años fue la cinta independiente más rentable de la historia del séptimo arte. ¿Estás listo para Halloween? Cuarenta años después de la primera versión, regresa la película que aterrorizó al mundo. Aquí esta la sinopsis oficial en la trama de esta historia, un equipo británico que realiza documentales viaja a Estados Unidos para visitar a Michael Myers en prisión y tratar de entrevistarle para un programa que están rodando a modo de retrospectiva sobre los macabros crímenes que cometió en la ciudad de Haddonfield.  Myers es confrontado en el hospital psiquiátrico con dos investigadores que traen con ellos un micrófono en el que pretenden registrar la narración de Myers sobre lo ocurrido hace 40 años, sobre los asesinatos que ejecutó y que lo han hecho pasar a la historia como el asesino de niñeras. Pero Myers escapa y va de nuevo en busca de Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) para acabar lo que comenzó cuatro décadas atrás. Sin embargo, Laurie se ha armado y se ha preparado para el día en que Michael Myers regresara y hará lo posible por salvar su vida, la de su hija Karen y la de su nieta Allyson. A 40 años después del lanzamiento de la primera película de la saga Halloween escrita y dirigida por Carpenter, llega esta nueva entrega que se propone regresar a los orígenes de la popular franquicia. Esta décima entrega pretende convertirse, según sus creadores, en la película más terrorífica de todas. Éste tenebroso universo cuenta con la participación de Carpenter, el director de la primera entrega, ejerciendo labores de producción ejecutiva y de compositor musical. Lee Curtis regresa a su papel icónico como Laurie Strode, quien llega a su enfrentamiento final con Michael Myers, el psicópata enmascarado que intentó matarla hace cuatro décadas. Halloween dirigida por David Gordon Green y escrita por el propio Green y Danny McBride, es la decimoprimera entrega, retomando cuarenta años después de los eventos de la película original sin tener en cuenta las secuelas anteriores. ¿Qué hacer en 2018 con el mito de Halloween? Teniendo como opciones producir un reboot o una nueva versión de la fábula de terror, los productores se decantaron por realizar una secuela directa de la original, aunque separadas ambas por un puente de 40 años y prescindiendo de las tramas que llegaron luego de la presentación de aquella primera historia setentera. 
 
John Carpenter es el padre de Halloween no hay que olvidar al verdadero creador de toda esta leyenda cinematográfica quien es uno de los directores más amados por la comunidad fílmica. Un hombre multitareas que durante el auge del cine independiente en Estados Unidos se desempeñó tanto como director de arte, pasando por guionista, hasta llegar a ser el compositor de las bandas sonoras en sus propias cintas. Las nuevas generaciones han imitado y admirado sus patrones de producción. Es el maestro en todo el sentido de la palabra. Carpenter es reconocido por ser un director muy suspicaz respecto a su obra. Por ejemplo, fue explícito y decisivo en su descalificación de aquel remake de Halloween realizado por Rob Zombie hace algunos años primero en 2007, y una secuela en 2009, aunque después se retractó de lo dicho. Ahora podemos asegurar que esta versión de 2018 contó por completo con su visto bueno desde el instante de su concepción. Pese a la devoción y carácter de culto con que cuenta el director estadounidense dentro de la industria y del círculo de nuevos realizadores, Carpenter prefiere pasar como un hombre común y ordinario que ama su profesión como todo un creativo cinematográfico. El nuevo enfrentamiento entre Jamie Lee Curtis y Michael Myers atrajo multitudes en Estados Unidos, ya que Halloween abrió con colosales 77.5 millones de dólares para Universal Pictures. Es la segunda mejor apertura de la historia para el mes de octubre, solo por detrás de la obtenida por la cinta de Venom hace dos semanas. Es también el segundo mejor debut para un filme de horror y terror, apenas por detrás del conseguido por el taquillero remake de IT (2017) con 123.4 millones. La secuela supo sacar provecho de la popularidad de la franquicia y de las buenas reseñas de la critica mundial.
 
Halloween
En Halloween, Jamie Lee Curtis regresa a su icónico rol como Laurie Strode, quien se enfrenta por última vez con Michael Myers, la figura enmascarada que la ha atormentado desde que logró escapar precariamente de la matanza de Halloween hace cuatro décadas.
 
En la introducción de esta nueva cinta que nos lleva al típico cine de horror en la década de los años setenta, de zooms y música in crescendo, de miradas desorbitadas ante la pregunta sin respuesta, donde el personaje de Michael Myers parece mover el aire a su alrededor, dejando escapar algo de su alma a través de sus ojos lastimados ,“Michael Myers es el mal en sí mismo” dice su psiquiatra, quien por años ha intentado también obtener alguna palabra del monstruo de asesino serial, una señal verbal que no le demostrará la humanidad inexistente en “eso” ya que durante toda la película se refieren a Myers como “eso”, sino algo que lo oriente sobre la sensación de matar, sobre el placer de hacerlo. En una historia que nos pide olvidarnos de las secuelas surgidas de la gran narración en el filme original de John Carpenter en 1978 para hacer de esta su secuela directa. Esto es un enorme acierto con respecto a todos los intentos anteriores por replicar el éxito de Carpenter que buscaron explicar los motivos y satisfacciones de Myers, que quisieron encontrarnos el por qué, pero que aquí se calla con inteligencia y que tiene como única explicación que “es el mal en sí mismo”. La pregunta soltada a bocajarro a la última heredera de la ya famosa Laurie vista hoy como una mujer fuera de sus cabales debido al trauma provocado por los ataques de Myers aquella noche de Halloween en 1978, ¿Pero qué tan relevante es ahora la historia de un asesino en serie, si vivimos en un mundo mucho más violento que hace 40 años?.
 
Con la narración, con el reenfoque que le da Laurie a quien literalmente vemos vivir en su propio mundo después de su apocalipsis personal, de ahí lo impactante de su arsenal casero y con la descripción racionalmente insatisfactoria que se da de Myers ya que él es el mal caminando entre nosotros, el nuevo filme de Halloween parece querer demostrarnos que hemos banalizado al mal en un mundo lleno de violencia. Con el asesino entre nosotros con ese Myers tropezando con infantes indefensos en plena noche de Halloween, la película pide nuestra atención si bien el mundo contemporáneo es violento, esa violencia no debe ser parte de nuestro día a día. Con esa apropiación del misterio, de algo casi sobrenatural donde sabemos que Myers no morirá tan fácilmente, abre la puerta para que David Gordon Green como un gran director de cine por encargo, Carpenter y Jamie Lee Curtis como productores ejecutivos de la cinta, Danny McBride y Jeff Fradley como co guionistas al lado de Gordon Green, jueguen con los elementos del terror que Carpenter ejecutó con inspiración y pulso en 1978 para contar prácticamente la misma historia, con las mismas herramientas, dándose permiso para elaborar las obvias auto referencias de regalo para los fanaticos de hueso colorado con el rostro de Lee Curtis saliendo de las sombras y deseando un feliz Halloween a un Myers ahora acomodado bajo la lámpara de una casa que provoca claustrofobia, con ejecuciones a la vieja escuela algo desconocidas para las nuevas generaciones acostumbradas a lo aséptico de las cintas de terror contemporáneo, donde nadie muere y si lo hace jamás se muestra como en esta reinvención de un mito, todo engordado a la buena con un par de giros de apreciación. 
 
Halloween
Jamie Lee Curtis como Laurie Strode.
 
Y sin embargo con el riesgo de entrar a la sobre interpretación en su llamativo fondo, el giro extra es probablemente el más propositivo. ¿Qué ocurriría si vemos a ambas películas, la clásica de 1978 y la de este 2018, como la historia del acoso masculino hacia el mundo femenino, del machismo posesivo en contra de lo femenino? Entendidas así, la Laurie de 1978 ahora una alcohólica, amargada y con dos matrimonios fallidos a cuestas, la otrora inocente niñera se ha preparado durante esos 40 años para esa noche en que él volvería a casa y resulta a la vez trágico como fascinante comprobar cómo un evento así puede trastocar una vida. Ella tiene que superar este apocalipsis personal en el que es vista por el mundo que la rodea como una mujer desquiciada, mentirosa, incoherente, enferma mental y peligrosa, donde les dice a los reporteros “¿vienen ustedes a entrevistarme para que explique por qué no puedo controlar mi vida, pero buscan comprender racionalmente la psique de un asesino en serie?” le escupe a estos investigadores que también la ven como a una enferma mental. 
 
Al hacerlo, al sobrevivir practicando el método de la defensa y del ataque, esta mujer oprimida por su hermano acosador y disminuida por un mundo que la llama loca y que le pide que “finalmente deje pasar todo y olvide”, se transforma en una persona que conoce al mal del que ha sido víctima y ha decidido combatirlo y enseñar a otras a hacerlo transformando la jaula en la que vive en una trampa que, efectivamente, demuestre que la pesadilla que vivió en el mal encarnado en Myers y el acoso del macho obsesionado, es real y tiene que ser derrotado. Una razón más para que Myers no emita una sola palabra en la película con esos actos animales, las ejecuciones que “eso” lleva a cabo para satisfacer sus impulsos, no necesitan justificación en un mundo como el nuestro. La Laurie de 2018 con el mundo en su contra nos dice que es tiempo de que eso termine y, sobre todo, que cambie. Siempre es reconfortante que el cine de terror cuente más que la leyenda de una sombra escondida detrás de la puerta. Halloween 2018 libera a “eso”, al monstruo, para recordarnos que sigue aun entre nosotros y dificilmente como el personaje de Laurie, lo vamos a olvidar.
 
Halloween
 
Mi 8.5 de calificación para esta producción cinematográfica, con la buena actuación en el personaje de Laurie Strode formidablemente interpretada por la formidable actriz Jamie Lee Curtis, la única sobreviviente de la masacre de Michael Myers que ahora es una abuela armada, decidida a matar al aparentemente inmortal Myers en esta ultima entrega que conmueve al regresar todos estos años después con el profundo amor y la reverencia de los fanáticos, ciertamente, esta nueva Halloween como la tercera película de la franquicia en llevar ese título oficial, también posee esa cierta forma del filme estrenado en 1978, ya han pasado 40 años desde que Myers asesinara a cinco personas la noche de Halloween, en lo que se conocería como The Babysitter Murders. Los fanáticos de la película reconocerán ahí el título original de esta entrega, una historia que daría lugar a nueve secuelas y muchas más víctimas. Aunque esta cinta no da cuenta de cómo habría sido capturado o de cómo habría sobrevivido luego de que Loomis interpretado por Donald Pleasence en el filme original le disparara, lo cierto es que el asesino serial ha permanecido encerrado desde aquella noche. Es entonces en esta buena trama, que la pareja de periodistas podcasters, llega al sanatorio para tener una entrevista con Myers llevando consigo la máscara, conservada como evidencia de los asesinatos.
 
Halloween
JAMIE LEE CURTIS en el set de Halloween con el director DAVID GORDON GREEN.
 
Pero Michael no ha pronunciado una palabra en décadas, por supuesto, y la pareja decide así intentarlo con Laurie Strode, a quien encuentran viviendo a las afueras de Haddonfield en una casa que es más búnker que hogar. Con el bien logrado ltono de la película que es en esencia, realista bien dirigido y escrito por Green y McBride en la manera en que han abordado aquí al personaje como una survivalista, más que una superviviente, la víctima del estrés postraumático de Laurie interpretada de nuevo en su tercer regreso al rol por Lee Curtis, quien ha reconocido siempre que debe su carrera a Laurie Strode, a Halloween y a Carpenter. Su presencia aquí le presta a la cinta toda su convicción, además de resultar en una de las mejores interpretaciones en la culminación casi de su carrera artística. Es en mi personal opinión y percepción, por mucho, lo mejor de la película. Más que un reboot o una secuela, incluso, esta nueva Halloween resulta así en un eco, con una imagen especular no sólo de la original, sino de la saga entera en los flares propios de la óptica anamórfica que Carpenter utilizaría en aquella para que la película se viera más cara de lo que realmente era, a esa cámara errante que parece sugerir la presencia de Michael a cada paso a guiños en planos y escenas. Esta película es más Halloween que cualquiera de esas secuelas que ahora han sido suprimidas de la existencia.
 
Aunque, al mismo tiempo, se citan para deleite de los fans: la gasolinera que aparece de manera prominente en Halloween 4: The Return of Michael Myers o las máscaras marca Silver Shamrock de Halloween III: Season of the Witch en la que Michael Myers ni siquiera aparece son, sí, puras referencias de fans como homenaje y tributo a la saga. Hemos asistido quizás al último encuentro entre Laurie y Michael y la película no decepciona en ese tercer acto que finalmente la distancia de Halloween 1978 y que, aunado al buen oficio del director Gordon Green, pone a esta Halloween 2018 muy por encima de cualquiera de las anteriores secuelas originales. Esto tampoco era muy difícil, pues la franquicia siempre fue inferior a las de las sagas de Nightmare On Elm Street con Freddie Krueger y hasta alguna de las Friday the 13th con Jason Voorhes. Recordando lo que dice el Dr. Loomis, en la película original, que no puedes matar al Coco, esta es la prueba que se encuentra en esta nueva entrega. Uno delos mejores filmes de terror del año con una mas que digna secuela, en una película que ha adquirido la forma de Halloween no menos, pero no más con todas esas referencias que sólo consiguen devolvernos a Halloween en 1978 al recordarnos por qué ha trascendido y por qué seguimos hablando de ella después de 40 años donde esta cinta adquiere la forma del filme original, como la famosa careta/máscara. El que también este de vuelta  Carpenter como productor ejecutivo y responsable junto con su hijo Cody y el guitarrista Daniel Davies del soundtrack con un buen score que si bien recuerda al minimalismo del original, afortunadamente nos remite más bien a Lost Themes y Lost Themes II, los álbumes de Carpenter en su nueva faceta de rockstar, alejado ya del cine que dedica a películas que jamás habrán de ver la luz de un proyector. De lo mejor en el buen cine hollywoodense de terror y horror que hemos visto en este año 2018.
 
Reseña Halloween
 
Lic.Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

Un comentario sobre “República Cinéfila | Halloween

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: