República Cinéfila | Creed 2: Defendiendo el Legado

Sin lugar a dudas en el actual mundo del cine de Hollywood, Sylvester Stallone ha sido muy astuto en seguir conservando a uno de sus personajes mas memorables en la figura del entrañable campeón de los pesos pesados del boxeo Rocky Balboa que regresa a los cuadriláteros pero ahora para convertirse en el entrenador del hijo de uno de sus mayores rivales pero también uno de sus buenos amigos, el nuevo boxeador es Adonis Johnson interpretado por Michael B. Jordan y es hijo nada menos que de Apollo Creed. Si bien en la estupenda película de spin-off “Creed: Corazón de Campeón” (2015) marcó el regreso de Stallone en la piel de Rocky e incluso le valió que ganara un premio Globo de Oro y una nominación al Oscar en 2016, ahora la misión de su secuela “Creed II: Defendiendo el Legado” es profundizar en la historia de Adonis y confrontarlo con la herencia legendaria de su padre sobre el ring a nivel personal y con su muerte prematura en lo que ocurrió en la trama del taquillero filme de “Rocky IV” (1985) enfrentándolo con Viktor Drago (Florian Munteanu), el hijo de Ivan Drago (Dolph Lundgren), el púgil responsable de la caída de Apollo Creed. Esa es la premisa básica en la sinopsis de esta cinta en la vida del personaje principal que se ha convertido en un acto de equilibrio para Adonis Creed. Entre las obligaciones personales y los entrenamientos para su próxima gran pelea, afronta el gran reto de su vida que es el de enfrentarse a un oponente ligado al pasado de su familia que intensificará su inminente batalla en el ring. El veterano Balboa está a su lado y juntos, Rocky y Adonis confrontarán el legado que comparten, se cuestionarán por qué merece la pena luchar, y descubrirán que nada es más importante que la familia. Esta producción cinematográfica trata sobre volver a las bases para redescubrir qué lo hizo un campeón en primer lugar, y recordar que, sin importar dónde vaya, no puedes escapar de su historia.
 
Creed 2
Dolph Lundgen regresa al papel de Ivan Drago junto a Florian Munteanu como Viktor Drago
 
En esta segunda entrega bien dirigida por el joven cineasta Steven Caple Jr. donde el director de la primera cinta Ryan Coogler ejerce de productor ejecutivo, quien permaneció cercano al proyecto en ese rol de productor para permitirle a Caple Jr. tomar la batuta. Bajo su mandato la película retoma líneas argumentales de otras entregas de la saga boxística con el factor emotivo y las charlas motivacionales, por ejemplo, añade similitudes con la franquicia de “Karate Kid” y la estética indie que caracterizó a su antecesora inmediata. Creed ha dejado atrás su derrota ante Ricky “Pretty” Conlan visto en la cinta anterior, y suma seis victorias al hilo para proclamarse campeón de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo. Ante éste escenario aparece Viktor Drago, hijo del expugilista Ivan Drago, quien quiere el cinturón para demostrar que es el mejor, y recuperar el prestigio de su familia y su país, el cual quedó por los suelos al perder con Rocky a mediados en la década de los años 80.
 
En lo personal, Adonis encuentra un nuevo reto, no sólo por el crecimiento que ha tenido como pugilista, también por llevar su romance con Bianca (Tessa Thopson) a un nuevo nivel, el cual no sólo conlleva el compromiso, también el iniciar una vida en un nuevo lugar y formar una familia, por lo que Creed enfrentará desafíos más duros que el boxeo, como la paternidad. En el aspecto deportivo, la carrera de Adonis Creed se convierte en una verdadera montaña rusa. Su deseo de enfrentarse a Viktor Drago tiene más motivos personales que deportivos. Lo que le hace presa de un revés más que doloroso, sumado a que Rocky declina a llevar su entrenamiento ante uno de los combates más esperados del momento, con un marcado drama en el dolor del pasado en su fondo.  En la forma, la calidad de las peleas sobre el cuadrilátero son de un realismo y de una emoción muy palpables que le inyectan gran dinamismo y franca emoción cuando el ritmo va en picada. Caple Jr. hace un notorio aprovechamiento de la cámara subjetiva como cuando vemos cómo el protagonista recibe golpes certeros y de la cámara lenta para añadir dramatismo a estas escenas y sublevarlas a un enfrentamiento épico, con las emociones de una pelea real gracias a los close-ups.
 
Pero no obstante, donde esta bien lograda danza corpórea de boxeo se queda corta es en el acartonamiento de las motivaciones de los personajes, ya que no sólo son semejantes a los sentimientos ya experimentados por Rocky, Apollo Creed o el mismo Ivan Drago en la cuarta película de Balboa que nos hace retornar al pasado, sino que en el caso de los antagonistas actuales sus conflictos internos son casi plásticos, primitivos y bidimensionales, porque uno de los aspectos que aborda esta nueva cinta, sin redondearlo del todo bien, es la caída de Ivan Drago, quien proyecta su frustración a su hijo Viktor, el cuál se convierte en una máquina inmisericorde de boxeo. En mi percepción, la contraposición maniqueada en la trama entre los estadounidenses y los rusos está por demás caducada y mancillada. Porque el odiar a Rocky tras perder la espectacular pelea con él en 1985, donde Drago fue vilipendiado en Rusia y eso a mi parecer parece una gran exageración; un complejo inmaduro ad hoc con un comportamiento pueril perteneciente como a jardín de niños, no para hombres maduros y atletas de alto rendimiento a nivel mundial, vaya, que es casi una telenovela en su drama. Ademas, tiene algunos huecos narrativos que se presentan en la cinta, como por ejemplo el estado de salud de Rocky Balboa, quien en la entrega pasada sostuvo su más grande pelea ante un oponente muy difícil, como lo fue la enfermedad del cáncer. 
 
Creed 2
Creed II marca el retiro definitivo del personaje de Rocky Balboa originado por Sylvester Stallone.
 
Mi 8.5 de calificación a “Creed II: Defendiendo el Legado” cuyo subtitulo mas bien se refiere al de Rocky Balboa, que aun sigue teniendo una presencia fundamental en esta saga, con el mensaje universal que nos da esta película de una lección de que no es importante solo el llegar a la cima, sino mantenerse ahí, a pesar de las adversidades profesionales y personales, las cuales pueden traer de regreso a viejos fantasmas del pasado. Aunque el final es obvio del triunfo de Creed por decisión unánime, la verdad este filme se gana la atención del público, por lo cual no salimos decepcionados de la cinta aunque Steven Caple Jr. no logra conectar un KO sólido en el fondo como lo hizo Ryan Coogler en la primera cinta con una revancha emocionante, pero algo desgastada que en su forma en los combates cuerpo a cuerpo te mantiene al filo del asiento. Pero si bien hay un buen desarrollo en el arco argumental en el guion sobre el personaje de Adonis Creed, quien también transita por pesares personales, para Sylvester Stallone significa una digna despedida del hombre que lo ayudó a florecer como actor; con el adiós oficial y el hasta siempre a Rocky Balboa. Hay buenas actuaciones de todo el elenco y la aparición sorpresa de 2 personajes fundamentales en las vidas de Rocky e Ivan. Esta segunda parte en su adhesión a la fórmula de la popular franquicia de boxeo suma ahora una secuela con pocas sorpresas verdaderas, pero sus temas generacionales probados con el tiempo todavía tienen un impacto sólido, sobre todo a los seguidores del entrañable boxeador de origen italoamericano. Esta es mas que buena y correcta, si hay una tercera parte en los próximos años que seguramente así sera, tendrá que ser mejor sin la pesada sombra de su veterano mentor y entrenador, quizá el mas famoso boxeador en la historia del séptimo arte.
 
Reseña Creed 2
 
Por: Lic.Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: