República Cinéfila | Ted Bundy: Durmiendo Con El Asesino

El cine en el subgénero de los asesinos seriales sigue dando mucha tela de donde cortar y en su momento todo mundo estuvo interesado en la llamativa serie televisiva documental presentada por la plataforma de streaming Netflix llamada “Conversation With a Killer: The Ted Bundy Tapes”, pero poco se sabía de la película independiente que basada en los inclementes e inhumanos asesinatos del mencionado Bundy lleva a la ficción la historia de este asesino en serie que torturó y aniquiló a por lo menos 36 mujeres. En su documental “Conversaciones con Asesinos: Las Cintas de Ted Bundy” (2018), el cineasta Joe Berlinger ofreció una mirada sin filtro a la personalidad escindida de un psicópata. Ahora, desde la ficción a la hollywoodense, muestra al célebre asesino como un personaje casi digno de lástima, en una interesante cinta en su fondo donde la mayor tragedia parece ser la decepción amorosa, y no del cruel asesinato de decenas de mujeres.

Es por eso que ahora que la película se estrenó en todas las salas de los cines comerciales en México que les presentamos mi crítica de “Ted Bundy: Durmiendo Con El Asesino” (“Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile“). En ella el asesino en serie es interpretado por el joven actor y estrella hollywoodense Zac Efron. La cinta esta muy bien dirigida por Berlinger quien explora desde la ficción al célebre asesino en serie a partir de un guión de Michael Werwie. En la sinopsis de la trama de la historia es el año de 1970, en la ciudad de Seattle, Washington y Liz Kloepfer (Lily Collins) es una madre soltera que cree haber encontrado al amor de sus sueños en un bar. Ese hombre, Ted Bundy (Zac Efron), resulta ser el asesino serial más famoso de Estados Unidos. La narración que está contada desde el punto de vista de Kloepfer, la novia de Bundy a lo largo de muchos años y que negó las acusaciones hacia Bundy por mucho tiempo; hasta que él mismo se entregó a la policía. Fue solamente cuando la fecha de su ejecución se acercaba, cuando Bundy comenzó a hablar en todos los detalles de sus crímenes y a partir de ahí tanto Kloepfer como el resto del mundo conocieron la verdad.

En el reparto también encontramos a John Malkovich, Jim Parsons, Angela Sarafyan, Jeffrey Donovan, Kaya Scodelario, Haley Joel Osment  y hasta el rockero líder de la banda Metallica, James HetfieldEsta es mi personal crítica donde hay que entender que Ted Bundy fue un implacable asesino serial que aterrorizó Estados Unidos en la década de los años 70, porque el tipo era encantador, apuesto y de apariencia normal, que cometió decenas de crímenes atroces. Durante su juicio se convirtió en toda una anti estrella mediática, que ahora, en esta cinta quien lo interpreta es, justamente, la estrella de la música pop Zac Efron, que le da una justa dimensión de contraparte al personaje real.

Ted Bundy

La historia de Bundy es ya muy conocida y permanece en el imaginario del terror de la Unión Americana, porque inspiró docenas de películas en Hollywood ya que secuestró, violó, asesinó y descuartizó a mujeres jóvenes, algunas menores de edad, sin aparente remordimiento. Lo que el director Joe Berlinger pretende mostrar en este filme al mundo es cómo era el criminal en su vida personal cotidiana. Para ello toma el testimonio de primera mano de Liz Kendall, quien es una madre soltera, con una hija pequeña, que fue su pareja. Inexplicablemente, las dos mujeres nunca fueron objetivo del carnicero de Vermont porque esta película es un drama carcelario y de tribunales que, lejos de mostrar los horrores de los homicidios, se concentra en retratar a un hombre de apariencia normal, dentro del que, insospechadamente, se esconde un monstruo sádico que disfruta provocando sufrimiento, y que se pavonea en privado por eludir la cacería policiaca de la que es objeto en todo el país.

Era un hombre frío y cortés, que fingía escapadas nocturnas a la biblioteca, para continuar sus estudios de abogado, cuando en realidad aprovechaba la oscuridad para introducirse en casas de estudiantes y provocar sus funestas tropelías. Incluso, cuando se enfrenta al jurado para defenderse de los cargos que negaba de manera permanente, disfrutaba halagado y sonriente, al saberse protagonista de su propio reality show televisivo, exhibido en las cadenas nacionales. En cuanto a la actuación del personaje principal, Zac Efron se adueña por completo de la película. Su personificación es muy sorprendente ya que la mayor parte del tiempo actúa únicamente con la mirada, siendo el rasgo que delataba el desequilibrio emocional del homicida serial. Efron juega con su imagen, pero sabe cuándo subirle a su poder de estrella juvenil, quizá sea apropiado que la película se vuelva plana cuando él, interpretando a un asesino que amaba los reflectores, sale de cuadro y en estricto sentido, su trabajo en pantalla le da un formidable poder real al personaje, haciéndolo tan atractivo como deleznable porque definitivamente, aprovecha el enorme potencial que le da esta interpretación para afianzar su carrera, que hasta ahora ha sido de galán y comediante en lo que es, hasta ahora, su mayor reto actoral, Efron pasa el examen con notas aprobatorias.

Quien fuera estrella una juvenil de Disney, convertido en popular cantante, merece ser tomado en serio como intérprete de drama, después de encarnar a este complejo personaje de doble personalidad, que mezclaba locura por sus inclinaciones crueles, y brillantez, por la frialdad para escapar de los detectives, hasta que le echan el guante, donde su química es perfecta con la actriz Lily Collins, la madre soltera que vive internamente conflictuada con la sospecha de las actividades secretas de su pareja. Por cierto en cuanto al elenco secundario ahí tenemos al gran histrión John Malkovich, siempre eficiente, con un breve papel como juez que es, al mismo tiempo, guasón y severo. Por lo tanto resulta un filme biográfico de peso ligero, considerando que no vemos nada de Bundy antes de que conozca a LizPorque este filme pudo tener una mejor perspectiva para evitar sentirse como un montón de ideas que no se exploran por completo del todo, no hace un examen completo de Bundy ni Liz, ademas del nacimiento del crimen como entretenimiento no es cuestionado del todo y las víctimas son notas al margen, al igual que la investigación.

Mi 9 de calificación a este filme que es el repaso a un hecho histórico que, mayormente, interesará al público como sociedad y sobre todo a los cinefilos estadounidenses, que están familiarizados con la escalofriante historia del matón de jóvenes, con una gran actuación de Efron que exagera el aterrador carisma que tenía Bundy y que le permitió seducir tanto a sus víctimas como a los medios cuando su caso llegó a juicio.

El director Joe Berlinger construyó este recuento de Bundy al elegir mostrar poco de la violencia. Esto es comprensible, porque las horribles violaciones y asesinatos descritos en los juicios no le quedarían al tono casi alegre que eligió, ya que en el fondo no tanto en la forma en sus asesinatos, sino en su relación con su novia, Liz Kloepfer bien interpretada por Lily Collins quien encarna a una madre soltera que conoce a Bundy en un bar y que no puede decidir si el hombre que está condenada a amar es un monstruo o una víctima de acusaciones falsas, o por qué nunca la lastimo a ella. La verdad es más difícil de negar conforme se acumulan las acusaciones contra Bundy a lo largo de los años.

Collins tiene el papel menos jugoso de los dos principales, aunque se apaga gradualmente conforme se da cuenta de que le dio su corazón al peor hombre posible. Para Efron, esta es su gran oportunidad de alejar su imagen de las comedias y los musicales interpretando a Bundy en el nivel preciso, como si siempre estuviera tras una pantalla de cristal de la prisión, nunca conectado con la persona frente a él, con las escenas de la corte como niño precoz a punto de un berrinche ya que casi siempre Ted se representó a sí mismo a lo largo de sus juicios. Es el mejor trabajo que ha hecho. En un reparto muy adulador donde poner a Efron en el papel de Bundy, el asesino serial que mató cuando menos a 30 mujeres en los 70, porque él no tenía esa apariencia de ídolo juvenil ni el físico de un luchador olímpico, pero la caracterización se hizo con el objetivo de exagerar el aterrador carisma que tenía Bundy y que le permitió seducir tanto a sus víctimas como a los medios de comunicación cuando su caso llegó a juicio. Esta es una elección creativa brillante, pues establece el tono para una cinta que a veces es demasiado ligera para su propio bien, pero que es intrigantemente extraña en esta producción fílmica que tiene buen ritmo con un competente director haciendo que la historia de Bundy resulte cautivadora. Aunque seguramente saldrás de la película comentando la interpretación de Efron, en lugar de algo sorpresivo de lo que te hayas enterado en ella sobre el asesino serial más famoso de Estados Unidos. Sin lugar a dudas una de las actuaciones y películas del año.

Reseña: Ted Bundy: Durmiendo Con El Asesino

Lic.Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística. 

Un comentario en “República Cinéfila | Ted Bundy: Durmiendo Con El Asesino

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: