El día del fin del mundo | República Cinéfila

El día del fin del mundo, las películas de desastres son muy entretenidas sobre todo las hollywoodenses, ya que cuando crees que todo sale mal, aún puede ir un poco peor.
 
En el santuario Greenland y todo lo que les ocurre en las dos horas a las estrellas fílmicas Gerard Butler y Morena Baccarin parecen un reflejo de este caótico año 2020. Ese meteorito que siempre nos amenaza va a caer en la Tierra, así empieza el filme. Pero los gobiernos tenían un plan: seleccionar a los mejores, gente útil para una reconstrucción de la sociedad. Una premisa un poco turbia para estos momentos que vivimos. Aunque al final el meteorito y el plan casi serán lo de menos en su camino hacia la supervivencia. Butler es una versión mucho más real de su habitual hombre de acción y el peso protagonista con Baccarin está muy equilibrado. Se agradece al menos esa presentación de héroes normales en este correcaminos de desastres que no deja descansar ni un segundo. 
 
En la sinopsis de la sencilla y obvia trama, una familia lucha por la supervivencia mientras un cometa arrasador se aproxima a la Tierra. John Garrity (Butler), su distanciada esposa Allison (Baccarin) y su joven hijo Nathan emprenden un peligroso viaje hacia su única esperanza de santuario, los gobiernos de todo el mundo deberán enfrentarse a la amenaza de un asteroide que impactará contra la Tierra y arrasará con todo a su paso si no hacen nada. Unos pocos serán los afortunados que podrán sobrevivir en refugios secretos. Esta decisión desatará el caos internacional y sacará la naturaleza más salvaje de unos, y la dura supervivencia de otros cuantos. En el medio de espantosas noticias de que ciudades de todo el mundo están siendo destruida por los fragmentos del cometa, los Garrity experimentan lo mejor y lo peor de la humanidad. Mientras la cuenta regresiva rumbo al apocalipsis global se aproxima a cero, su increíble odisea culmina en un desesperado vuelo de último minuto a un posible refugio. Butler se salva a sí mismo en esta cadena de desastres apocalíptica. La compañía cinematográfica STX Entertaiment presentaba el trailer y el póster de Greenland, filme de ciencia ficción que reúne al protagonista y el director de Presidente Bajo Fuego
 
Sin saber si Donald Trump o alguno de sus tronados asesores leyó el guion antes de manifestar su interés por comprar Groenlandia, lo cierto es que en este drama y thriller de supervivencia en el inhóspito territorio danés se convierte en el único lugar para poner a salvo a lo que queda de la Humanidad, es decir, los estadounidenses, tras el apocalipsis. Es en este punto donde la película comienza a ser la mezcla de cintas de desastres naturales entrando a los escenarios conocidos ya por muchos. A diferencia de otras producciones cinematográficas donde un meteorito chocará con la Tierra, entiéndase “Armageddon” de Michael Bay, “El día del fin del mundo” está más cercana a vivir dentro del universo de “Impacto Profundo” de Mimi Leder, en el que una familia debe hacer todo lo posible por llegar al refugio que construyó el gobierno para algunas personas seleccionadas. Lo cierto es que esta película ofrece los momentos de tensión y acción propios de una cinta de desastres. Especialmente nos presenta a veces escenarios o situaciones incómodamente familiares en los tiempos que estamos viviendo con los seres humanos que ven por sí solos y pueden pasar por encima de los más necesitados e incluso violentarlos para obtener lo que desean. Sin embargo también existen personas que ayudan a la familia protagonista sin esperar nada a cambio. Al final, esta ficción se encuentra a la altura de nuestra actual y cruda realidad.
 
 
 
Mi 8.5 de calificación a esta cinta que si bien no aporta nada novedoso a este tipo de producciones fílmicas, “El día del fin del mundo” es sumamente entretenida y en su fondo hasta cobra un sentido por la actual pandemia global de coronavirus y resulta ser una película paradójica, que por momentos nos desconecta de nuestros problemas, de nuestro 2020 y que nos coloca dentro de otro escenario probablemente más catastrófico con la caída de un meteorito. Pero por momentos nos recuerda que el ser humano es complejo y no importa si hay un virus mortal o una pandemia, habrá los que sólo vean por sí mismos. Pero que nadie crea que esto es “Armageddon”, “Deep Impact” ambas películas del año 1998 –de la que toma la idea del refugio con los mejores–, o la loquísima “2012” (2009) del director Roland Emmerich, por mucho que su protagonista sea el pétreo Gerard Butler, aquí fuera de su hábitat natural de tipo normal con habilidades de héroe, y lo dirija Ric Roman Waugh (“Agente Bajo Fuego”).
 
Porque la sorpresa es mayúscula: descarta los clichés y lugares comunes manidos y los que utiliza, ayudan al relato; y más que la parafernalia de efectos digitales, que no aparecen hasta bien avanzada la trama, lo que prima aqui es el drama familiar y un más que creíble retrato de la naturaleza del ser humano ante la posibilidad del fin del mundo más cercano al formidable filme “Melancolia” (2010) de Lars Von Trier que a la ñoñería de la cineasta Mimi Leder. Casi nada. A lo largo de la proyección de “El día del fin del mundo”, pareciera que estamos ante una amalgama de cintas de desastres. Desde aquellas del cine en la década de los años 70, pasando por el revival en los 90, hasta las más recientes: estas son, tanto buenas, como malas noticias. En la trama el hecho de que el hijo de Butler sufra de diabetes hace que la familia se tenga que separar por diversas circunstancias. El tiene a Nathan, un hijo diabético porque no sería película de desastres si no le dieran a ciertos personajes conflictos que ayudarán a la trama posteriormente, y a Alison, su exesposa y con quien intentará enmendar las cosas por el bien de Nathan. Este escenario les complica mucho las cosas para que puedan estar juntos nuevamente. Algo similar a “Lo Imposible” (2012) de J.A. Bayona en donde Ewan McGregor y Naomi Watts deben mantener unida a la familia en medio de un tsunami que arrasó el lugar. Lo mejor visto es su apuesta por huir de la típica cinta de catástrofes y la actuación de un gran veterano como Scott Glenn. Aunque con lo peor de que no acabe unos minutos antes porque paradójicamente la película nos recuerda otras cintas de desastres y nuestra propia realidad. Una apuesta en el género de la acción y sobre todo mas en el drama que te hará saltar de la butaca, todos sabemos por la actual pandemia que se vive en todo el mundo, sin embargo siguiendo todas las medidas de cuidado esta será una excelente opción para regresar al cine un fin de semana.
 
Lic. Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

Un comentario en «El día del fin del mundo | República Cinéfila»

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
TWITCH OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: