Nakagin, icónica torre de cápsulas será demolida.

Nakagin es un complejo construido hace 50 años durante el apogeo económico de Japón, el edificio arquitectónico imaginó un futuro que nunca llegó.

Cualquiera que haya visto la Torre Cápsula Nakagin de Tokio lo recordará. Salpicado de cubos grises, el llamativo edificio transmite un mensaje arquitectónico obvio: se trata de un hábitat modular.

Construido hace medio siglo durante el vertiginoso ascenso de Japón como potencia económica, el complejo de 140 unidades ha quedado atrás, eclipsado por rascacielos más altos y elegantes que dominan la ciudad de 14 millones.

Una vez que la demolición comience oficialmente el 12 de abril, los andamios rodearán las dos torres que componen el edificio. Luego, las cápsulas se quitarán una por una, muy probablemente detrás de láminas protectoras de plástico porque contienen asbesto.

El arquitecto Kisho Kurokawa concibió a Nakagin como un excelente ejemplo de Metabolismo, un movimiento de posguerra que veía los edificios como megaestructuras que podían evolucionar y cambiar. Fotógrafo: Akio Kon/Bloomberg

“La idea básica detrás del edificio era poder reemplazar las cápsulas; es triste que todo tenga que derrumbarse”, dijo Tatsuyuki Maeda, de 55 años, propietario de más de una docena de unidades de cápsulas y renunció a su trabajo hace cuatro años para concéntrate en salvar el edificio icónico.

«Cuando miro hacia la torre, todo lo que puedo decir es ‘lo siento’ por no poder salvarla», dijo.

Kisho Kurokawa, quien también diseñó la nueva ala del Museo Van Gogh de Ámsterdam, concibió la Torre Cápsula Nakagin como un excelente ejemplo del Metabolismo, un movimiento arquitectónico japonés de posguerra que imaginó los edificios como megaestructuras que podrían evolucionar y cambiar, como un organismo.

Cuando se construyeron, las cápsulas no estaban destinadas a ser residencias permanentes, sino pequeños apartamentos para asalariados durante la rápida expansión económica del país, una forma asequible de evitar los hoteles y los largos viajes diarios a la ciudad. Un folleto de ventas de 1972 muestra que los servicios de limpieza e incluso de secretaría (incluida la mecanografía) estaban disponibles por una tarifa.

El diseño de la unidad B1004. Fuente: Nakagin Capsule Tower: The Last Record (Soshisha)

Cada cápsula de color gris claro tiene 4 metros (13 pies) de largo, 2,5 metros de alto y ancho. Se vendieron por 3,8 millones a 4,8 millones de yenes ($ 12,540 a $ 15,830) cada uno en el momento de la construcción. (Ajustado por inflación, eso es de 10,9 millones a 13,8 millones de yenes, o de $86 560 a $109 280, en dinero de hoy).

Las unidades pueden parecer acogedoras, pero en realidad se sienten un poco claustrofóbicas, con ventanas redondas que no se abren. Según el folleto, el comprador de una unidad «súper lujosa» de gama alta obtendría alfombras «peludas», papel tapiz de piel sintética, un televisor a color y una fantástica grabadora de audio de carrete a carrete.

No había servicio a la habitación, ni espacio para cocinar. Se suponía que los residentes comerían fuera la mayor parte del tiempo en los elegantes restaurantes cercanos de Ginza o en Shimbashi, la meca de los pubs izakaya frecuentados por asalariados después del trabajo.

Las unidades pueden parecer acogedoras, pero en realidad se sienten un poco claustrofóbicas, con ventanas redondas que no se abren. Fuente: Nakagin Capsule Tower: The Last Record (Soshisha)

A pesar de su forma Metabolista, ninguno de los cubos de la Torre Cápsula fue removido o reemplazado. Eso es porque cada uno estaba conectado a la torre en dos puntos de gancho más algunos pernos. Separar una caja inferior requeriría desenganchar todas las unidades de arriba, un defecto de diseño crítico.

Posteriormente, la Torre Cápsula se deterioró: el sistema central de agua caliente dejó de funcionar hace unos años y los residentes restantes instalaron sus propios calentadores de agua, usaron duchas improvisadas en el sótano o fueron a baños públicos. Los cubos comenzaron a degradarse. El resultado es un edificio que parece antiguo y nuevo al mismo tiempo.

Como muchas de las cápsulas se volvieron simplemente inhabitables, los residentes se mudaron y el edificio se convirtió en una novedad. Ocasionalmente, algunas unidades estuvieron disponibles para la venta o el alquiler. Uno incluso estuvo en Airbnb por un tiempo.

Maeda había estado organizando recorridos por el edificio durante los últimos años, con fanáticos de la arquitectura y el diseño que acudían en masa para experimentar la Torre Cápsula de primera mano. Sin embargo, incapaz de hacer frente al abrumador interés durante los últimos días de la torre, Maeda ya no organiza recorridos y, en cambio, centra sus esfuerzos en preservar el legado del edificio.

Como muchas de las cápsulas se volvieron inhabitables, los residentes se mudaron y el edificio se convirtió en una novedad. Fotógrafo: Akio Kon/Bloomberg

Le pregunté a Maeda durante una visita qué hará una vez que las torres desaparezcan.

“Esto no es una demolición completa”, dijo. “Algo positivo saldrá de eso”.

Maeda dijo que tiene una pequeña parcela de tierra donde planea construir una mini torre de cápsulas usando las unidades que posee. Alquilará camiones para mover las cajas; después de todo, son modulares.

 

Información de Bloomberg

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: