Terrifier 2: El Payaso Siniestro | República Cinéfila

Con Terrifier 2, el director Damien Leone redobla la apuesta en esta sangrienta y violenta secuela que profundiza en la senda más gore del horror y convierte a Art, el payaso en un personaje icónico para el gustado género cinematográfico.

El fenómeno taquillero indie Terrifier 2, que desembarcó en las salas de cines mexicanas y latinoamericanas, es una grata sorpresa global para los fanáticos del terror y nostálgicos amantes del cine slasher en la década de los años 80. Hacía tiempo que no existía una figura potente, desde los míticos personajes asesinos seriales de Jason Vorthees (Viernes 13) o Michael Myers (Halloween).

Esta vez encarnado en un payaso diabólico mezcla de mimo, tan histriónico como It pero más gestual, sádico e impulsivo. Y es que Art, el payaso, como se llama este antagónico personaje, ya venía pisando fuerte entre el género más gore y clase B desde su primera aparición en All Hallows’Eve, una década atrás, en una suerte de antología de miedo durante esa época festiva. En ella, una niñera comparte una película en VHS para que los niños vayan a dormir pronto.

Un producto muy liviano y sin demasiado impacto, que sin embargo haría que su realizador, Damien Leone, comience a elaborar un interesante personaje de perfil psicópata no parlante. Y a destacar aquí en adelante a la actriz -en diferentes papeles- Katie Maguire, una suerte de scream queen en todas sus entregas. Es así que por el año de 2016 surgió el spin-off Terrifier, que cuenta las siniestras andanzas de este sujeto, desarrollado desde ese año por el talentoso y desconocido David Howard Thornton, bajo la dirección de Leone, con quien se afianzaría una sólida alianza audiovisual.

Este es un filme de culto, siniestro, brutal, para el deleite de un puñado de fanáticos que se volverían una horda. Quienes reclamaban más aventura, sangre y tripas ante el vacío de figuras de fantasía en el terror slasher de este último tiempo. Y quienes a la vez supieron deleitarse con la excelente manipulación de efectos de la vieja escuela sin tanto manoseo del famoso CGI. Solo así puede entenderse esta locura indie de Terrifier 2, que es una película de un fanático del terror nostálgico en un claro homenaje para otros admiradores de un estilo de filmes casi extinto. Una propuesta muy esperada desde su anuncio, hace más de un año y medio, que disparó cantidades de adeptos por las redes sociales y sitios del género, como en este caso la productora de Bloody Disgusting, principal responsable de esta entrega.

Productora que ya recaudó fácilmente los 250.000 dólares invertidos. Con respecto a esta segunda propuesta en el guion, observamos una trama más tradicional y sólida ya que a un año después de la hoy infame Masacre del condado de Miles, el asesino en serie Art the Clown regresa para causar estragos en una familia muy afligida. Guiado por una aparición demoniaca, Art se enfoca en una adolescente y su hermano menor. A medida que las líneas entre la pesadilla y la realidad se cruzan y el número de cadáveres aumenta, los hermanos descubren un oscuro secreto familiar que puede conducir a su salvación y poner fin al reinado de terror de Art. con una protagonista joven y empoderada -una suerte de princesa Xena- que hará lo posible para salvar a su familia de las garras de este obsesionado Art.

Este payaso que resucita por una malvada entidad y regresa con sed de más asesinatos por el simple gusto de no aburrirse. Terrifier 2 mantiene ese clima lúgubre, inserta un humor muy negro y sube un peldaño más en las escenas de asesinatos ultra sádicos inspirados, según Leone, en el mismísimo Jack, El Destripador.

Art

Siempre con ese modus operandi tan amado por este mimo teatral, entusiasta en desfigurar rostros humanos. En contra apuntaremos su desmedida extensión con unos 138 minutos que a veces flojea y se limita a un capricho insostenible, con poca profundización en algunos personajes y antagónicos que aparecen con muy poco desarrollo, como también el desconocimiento del origen del mismísimo Art. Pero a no desesperar, que seguro en puertas podrá venirse una próxima entrega donde puedan atarse estos cabos sueltos y necesarios que exigen los fans. Por ello, estos puntos negativos son perdonados por el carisma de este llamativo engendro maligno que supo ocupar actualmente una parte en el corazón de los espectadores de películas diabólicas. Y como verdadero cinefilo una película como Terrifier 2 brilla en la cartelera comercial, ver esto le da a uno la sensación de que está viendo algo nuevo, y ese es un sentimiento que simplemente no se puede vencer.

Mi 8 de calificación a esta producción fílmica en serie B de buen nivel, mi recomendación es de que si todavía no han ingresado al circo hiperviolento de Art The Clown, quedan advertidos. Este payaso será el protagonista de sus futuras pesadillas. Recordar que en el año 2016 ocurrió un pequeño milagro dentro del cine de terror. Con un presupuesto paupérrimo, Damien Leone dirigió, produjo, escribió y editó una película llamada Terrifier, protagonizada por un asesino en serie vestido como payaso Pierrot.

El personaje ya había sido utilizado previamente por Leone en dos cortometrajes que pasaron a ser parte de una cinta antológica llamada La víspera de Halloween, pero aquí Art The Clown deja de ser un burdo imitador de Pennywise, el payaso de la miniserie y las películas It basadas en la novela de Stephen King; de los inolvidables Payasos Asesinos del Espacio Exterior de Stephen Shiodo y del delirante Payaso del Mal de Jon Watts, director de la última saga de El Hombre Araña, para convertirse en toda una fuerza demoníaca con luz (o si se prefiere, oscuridad) propia. Leone utiliza la estética de las innumerables cintas de terror de bajo presupuesto, realizadas en los años setenta y ochenta la cual fue reciclada de una manera efectiva por la serie de television Stranger Things, para producir una obra breve, pero contundente.

Terrifier 2: El Payaso Siniestro

Terrifier es una mezcla entre los slashers de John Carpenter (Halloween) y Tobe Hooper (Masacre en Texas), con el giallo de Dario Argento (Rojo Profundo) y Lucio Fulci (Zombie), que da como resultado una cinta auténticamente aterradora porque cada uno de sus sobresaltos llegan a funcionar, tremendamente violenta donde el gore llega a ser casi inaguantable y con un personaje inolvidable con David Howard Thornton logra con su Art The Clown, meterse en nuestro inconsciente para hacer parte de nuestras pesadillas. La segunda parte de Terrifier llega seis años después, y quienes estamos inmersos en el mundo de las películas de terror, sabemos que casi siempre las segundas partes nunca son tan buenas (como prueba de ellos están Halloween 2 y Masacre en Texas 2).

Pero al igual que sucedió con la segunda parte de It, Leone llega a confeccionar una secuela tan escalofriante y sangrienta como su predecesora, aunque algo del salvajismo, potencia y visceralidad se ha quedado en el camino. Las películas de Terrifier no son tímidas a la hora de exhibir actos de violencia extrema, pero tal parece que el público contemporáneo no se ha puesto a revisar las películas de terror de antaño. Las noticias sobre miembros del público que se han desmayado o han vomitado en la sala de cine, se sienten exageradas si comparamos el gore de Terrifier con Blood Feast, la infame cinta de Herschell Gordon Lewis o con la ya mencionada Zombie de Fulci. Lo que sí nos hace ver Terrifier es que las cintas de terror se han vuelto pacatas y tímidas con el paso de los años y ya era hora de que la sangre y las tripas volvieran a aparecer en la gran pantalla. En esta ocasión, nuestra final girl es Sienna Shaw (Lauren LaVera), una adolescente de clase media que vive con su madre y su hermano pequeño.

Su padre, un ilustrador murió en extrañas circunstancias y dejó a su familia hundida en el dolor y la disfuncionalidad. Sienna se encuentra preparando un traje de guerrera para Halloween, inspirado en los dibujos de su padre. La noche anterior, la chica tiene una pesadilla que al principio parece un comercial olvidado de McDonald’s, en donde Art reemplaza a Ronald y asesina sin piedad a un grupo de niños que lo único que querían era comer golosinas y cantar una pegajosa canción. Como si se tratara de Pesadilla en la calle Elm, la pesadilla traspasa las fronteras de la realidad y el cuarto de Sienna se incendia de una manera inexplicable.

Por otra parte, Jonathan (Elliott Fullman), es un chico obsesionado con el asesino en serie, de una manera muy similar al Tommy Jarvis interpretado por Corey Feldman en la cuarta parte de Viernes 13. Nuestro amigo Leone es un cinéfilo empedernido y sus películas lo demuestran. Art, quien supuestamente había muerto en la primera parte, regresa como un ente sobrenatural como suele ocurrir en todos los slashers.

Como si se tratara del mismísimo Joker, el payaso asesino ahora deambula por las calles acompañado de una misteriosa y pálida compañera. Se trata de una Harley Quinn del infierno tan siniestra como Art. Leone continúa mostrándonos los asesinatos de una manera pausada, haciendo uso de planos secuencia y primeros planos, siguiendo la tradición de los maestros italianos Bava, Argento y Fulci. Y aunque hay algunos guiños a Jigsaw, el surrealismo y el humor perverso logrado por el director hacen que la saga de Terrifier supere con creces a la imparable y pesada serie de Juego macabro.

Art The Clown

Para mi gusto y criterio Terrifier 2 comete solo dos pecados: superar las dos horas de duración y sugerir una lógica/obvia tercera parte con un epílogo más que absurdo. Pero no importa. Art The Clown es un monstruo aterrador y quienes no padecían de coulrofobia, ahora tendrán que acudir a su terapeuta psicológico de confianza para quitarse de la cabeza a este Pierrot sediento de mucha sangre. Tengan miedo a esta cinta. Ténganle mucho miedo al payaso.

Lic. Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto:
Verificado por MonsterInsights