República Cinéfila | Hombres de Negro Internacional

¿Otro spin-off innecesario de Hollywood? No del todo, ya que seguir protegiendo a la Tierra de la basura extraterrestre del universo sigue siendo la principal misión de los Men in Black 22 años después de su primera y sin lugar a dudas la mejor película de 1997.
 
Pero en estos tiempos en los que, parece, viven muchos más aliens entre nosotros, no todos son malos. Si las tres cintas anteriores ya nos decían que podíamos convivir en paz con bichos pequeños y babosos o extraterrestres súper inteligentes, en esta cuarta entrega, los Hombres de Negro tienen como nueva misión también proteger a los refugiados e ‘invasores’ VIP. Un apunte político, que no pasa de eso, de un guiño, pero que se agradece en una película más larga en duración que sus hermanas mayores diseñada principalmente como disfrute veraniego. La sinopsis oficial en la trama de esta nueva aventura los Hombres de Negro siempre han protegido la Tierra de la escoria del universo, ahora se enfrentarán a su mayor amenaza hasta la fecha con el topo en la organización MIB, con la Agente M (Tessa Thompson), que es la nueva recluta de las oficininas de MIB en Londres y la ponen como pareja del Agente H (Chris Hemsworth). Pero cuando uno de los aliens VIP es asesinado y se roban una arma superpoderosa ambos tienen que descubrir quién fue el soplón dentro de los Hombre de Negro. Esta es la adaptación cinematográfica de los cómics de Lowell Cunningham.
 
Sin pretensiones de superar a sus producciones cinematográficas predecesoras aunque para alcanzar a la tercera parte no tenían que correr mucho, sin ambiciones de ser el gran blockbuster del verano, es olvidable como si a la salida del cine te neutralizaran, pero lo suficientemente entretenida en la mayor parte de su metraje como para estar justificada. Y gran parte del mérito lo tiene la pareja formada por los actores Chris Hemsworth y Tessa Thomspon, los nuevos Hombres y Mujeres de Negro, y su química que ya venía probada desde el filme de “Thor: Ragnarok” (2017). Aunque está claro que aquí no tienen detrás de las cámaras la mente imprevisible de un imaginativo cineasta como Taika Waititi, la nueva pareja encuentra su relación de entre los tiras y aflojas distanciándose de la marcada por la siempre favorita en los personajes de Tommy Lee Jones y Will Smith. Aquí hay más screwball comedy, con más tensión hombre-mujer como de una película ochentera. Realmente no es una película que los fans de la saga pidieron, no era necesaria hacerla, pero que inexplicablemente se disfruta.                                 
Agente M (Tessa Thompson) y Agente H (Chris Hemsworth) en Morocco en MEN IN BLACK: INTERNATIONAL.
 
Porque una estrella hollywoodense como Hemsworth vuelve a demostrar su vis cómica y su físico es de nuevo el blanco de chistes como en “Cazafantasmas” (2016), solo que aquí, además, es listo y soberbio. Thompson es una agente vocacional que encuentra la agencia ella sola, después de 20 años persiguiéndola, desde que era una niña y tuvo su primera experiencia con un alien y unos Men in Black que no la neutralizaron. Ella es la comprometida, la nueva, agente en pruebas, dispuesta a todo; él ya está pasado de rosca y acaba de salir de una tormentosa relación con una traficante de armas intergaláctica interpretada por una desaprovechada actriz como lo es Rebecca Ferguson.
 
Con Thompson también se cubre la política de género, no solo dándole el traje y la confianza de liderar una misión como ya vistiera e hiciera muy bien la jefa suprema, que vuelve, Emma Thompson, sino dejándola que suelte diálogos en brillantes perlas a lo largo de toda la película (“Todas las mujeres somos reinas”). Y entre los dos se cuela un pequeño extraterrestre en forma de peón y con voz en VO de Kumail Nanjiani que compite con mini Groot de los Guardianes de La Galaxia en monería y le ganará por goleada en chistes. Proteger a un alien VIP es, precisamente, la primera misión de la nueva pareja protagonista. Una misión en la que fracasan tras una demostración de baile y fuerza de dos extraterrestres lumínicos interpretados por los bailarines gemelos Les Twins, pero de la que sacan lo que de verdad protegían que es el arma más poderosa del universo. Toda una serie de excusas les van llevando de un destino a otro desde Londres, París, Marrakech a Nápoles, en una edición y montaje precipitado en el que o se han quedado muchas cosas por el camino o solo era así de torpe. No es que las anteriores cintas brillaran por guiones inteligentes, pero quizá no se anticipaban con tanta facilidad las sorpresas alienígenas ni una trama tan masticada como por ejemplo el topo en la agencia.
 
Y, sin embargo, y a pesar de la preferencia del director F. Gary Gary (“Straigh Outta Compton”, “Rápidos y Furiosos 8”) por los efectos visuales, estos Hombres y Mujeres de Negro son un relanzamiento disfrutable. Ir sin expectativas y salir sin muchas quejas. Un disfrute de verano, sin más. “MIB: International” atiende más a la réplica ingeniosa y al crecimiento/descubrimiento mutuo de sus personajes con la pareja protagonista y Peoncín, ese extraterrestre en miniatura robaescenas, herederos de Bob Hope, Bing Crosby y Dorothy Lamour que al barroquismo de los títulos previos firmados por un director como Barry Sonnenfeld en 1997, 2002 y 2012 poseído por Tim Burton junto a los hermanos Ethan y Joel Coen. Habrá quien eche de menos el código de los filmes originales, en la esencia de la sci-fi en estado puro. Tal vez, pero de ahí a no compartir ni disfrutar el Men in Black que hubieran dirigido Stanley Donen o Frank Tashlin, no lo entendería. Porque estrenándose siete años después de “MIB3” y sin ninguna de sus estrellas principales, “Men In Black: International” es el estreno de verano menos esencial pero sin embargo, a pesar de eso, de tener una historia sin tanto chiste y un tiempo de ejecución dinámico que rebasa los 90 minutos, el combo en la pareja de H&M es muy atractivo. Parte un reebot suavizado, parte película de gags exagerados, nunca alcanza la ciencia ficción y el misterio. Pero gracias a la química del combo ya hablado, hay suficiente chistes para salvarla más que nada porque todo se reduce a esa excelente química de pareja. Con lo mejor que fue ver a Chris Hemsworth como que no es de este mundo y lo peor de que se hable más de lo del youtuber que del cameo de J.J. Abrams. En las actuaciones secundarias Liam Neeson, Kumail Nanjiani, Rafe Spall, Rebecca Ferguson y Emma Thompson acompañan a los dos protagonistas en esta nueva película que fue correctamente dirigida por F. Gary Gray.
 
Agentes en las oficinas de Londres de MIB en MEN IN BLACK: INTERNATIONAL.
 
Mi 8 de calificación a esta producción fílmica “Hombres de Negro: Internacional”, que es el nuevo capítulo en la serie cinematográfica que ahora prescindirá de los papeles que interpretaron Tommy Lee Jones y Will Smith, aunque esta nueva aventura se encuentra ubicada en la misma temporalidad de las películas anteriores. Como ustedes probablemente ya lo saben ahora conocemos a los personajes interpretados por Tessa Thompson y Chris Hemsworth en esta historia donde nos encontraremos con estos agentes de la división especial Hombres de Negro los agentes H y M que ubicados en el Reino Unido, reciben un llamado para resolver un misterio local pero con implicaciones globales, precisamente por eso la cinta vale la pena, por la química de la pareja protagonica que es la clave de su relación.
 
De ella van sobrados Chris Hemsworth y Tessa Thompson, más cerca de las sofisticadas comedias de espionaje de Stanley Donen con las citas a las inmortales películas como “Charada” y “Arabesco” que conviven en alegre viaje cosmopolita por París, Londres, Marrakech y Nápoles que de la guerra de sexos de la screwball comedy clásica. Aunque el festival que Hemsworth regala, yendo del guiño a Tony Curtis, de la autoironía elegante a lo Cary Grant y la capacidad de reírse de sí mismo al puro slapstick Clouseau, brilla más al tener a su lado a una Tessa Thompson como contraste y sentido común menos cuando hay de seguirle el juego a su compañero en la divertidísima secuencia en el club nocturno.
 
Con todo, la verdadera química de “MIB: International” es la que se establece entre una franquicia que jugó en la trilogía previa la baza de la ciencia-ficción de divertido excentricismo, y el universo de los dibujos animados en la década de los años 60s. Precisamente eso es lo que logró la entrañable serie televisiva de animación de los “Hombres de Negro”, y es por ello que la película de F. Gary Gray tiene todo el rato el aspecto de un cartoon estiloso ambientado en un indeterminado y cool escenario de diseño, o que remite al ADN de míticas piezas alienígenas del género: la fortaleza de Riza con una sexy y verhoeveniana Rebecca Ferguson parece ideada por el megalómano villano de un episodio de “Jonny Quest”; la Marrakech de persecuciones imposibles bebe del acelerado mix entre el sentido de la maravilla de la aventura y la apología del gadget presentes en la versión de “La Momia” (1999) de Stephen Sommers; y la parte parisina con esa torre Eiffel fantastique que se diría surgida de un tebeo de la Adèle creada por Tardi, como el toma y daca continuo entre H y M, rinden pleitesía a El Inspector de DePatie & Freleng. Aquí hemos visto que renuevan una franquicia en la forma pero que siguen sin refrescarla del todo en su fondo.
 
Reseña: Hombres de Negro Internacional
 
Lic.Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

Un comentario en “República Cinéfila | Hombres de Negro Internacional

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡EN VIVO! Click para ver.
CURRENTLY OFFLINE
LATEST NEWS
A %d blogueros les gusta esto: